Shirley Fry Irvin, estrella del tenis de los años 40 y 50, muere a los 94 años

Shirley Fry Irvin, una tenista que en la era previa al Open arrasó con los títulos de individuales y dobles en los cuatro torneos de Grand Slam, murió el martes en su casa en Naples, Florida. Tenía 94 años.

Su muerte fue anunciada por el Salón de la Fama del Tenis Internacional, donde fue admitida en 1970.

En un momento en que los jugadores eran aficionados, las raquetas estaban hechas de madera y las superficies del campeonato eran principalmente de hierba, Irvin (quien era conocida en sus días como Shirley Fry) ganó el título francés (en arcilla) en 1951, Wimbledon y Títulos de Estados Unidos en 1956 y el título de Australia en 1957. Luego se retiró del tenis para formar una familia.

Ella fue una de las únicas 10 mujeres en ganar los títulos individuales en los cuatro campeonatos.

También ganó 12 campeonatos de dobles femeninos en esos cuatro torneos, los primeros 11 con Doris Hart y el 12 con Althea Gibson. En la competencia anual de la Copa Wightman entre Estados Unidos y Gran Bretaña, jugó seis años y ganó 10 de sus 12 partidos. Con 5 pies 5 pulgadas y 125 libras, fue la jugadora más rápida de su época. Pero aparentemente ella no pensó mucho en sus talentos.

“Billie Jean King dijo que yo era su ídolo”, le dijo a The Orlando Sentinel en 2000. “Eso me halaga, porque realmente no era tan buena jugadora. No era un natural. Tenía habilidad atlética, podía correr y podía concentrarme. Sobresalí en carrera y concentración. No tuve ningún servicio “.

Hart, su frecuente pareja de dobles, admiraba la tenacidad de Irvin. “Shirley fue una de las mejores corredoras que he visto jugar”, dijo en 2000. “Lo corrió todo”.

Deberías leer:   Rusia está prohibida, pero está en todas partes en los Juegos

Shirley June Fry nació el 30 de junio de 1927 en Akron, Ohio. Era una niña atlética, probaba hockey, bádminton, béisbol, tiro con arco, patinaje sobre hielo, natación y carrera, además de tenis. En 1999, le dijo a The Akron Beacon Journal: “Quería jugar al fútbol, ​​pero una vez que llegamos a la escuela secundaria, se convirtieron en niños y niñas”.

El tenis ganó. En un evento del Salón de la Fama en Newport, RI, en 2004, le dijo al locutor y columnista Bud Collins que había comenzado a viajar sola a torneos en todo el país cuando tenía 10 años.

“Mis padres me subían a un autobús en Akron y me iba”, dijo. “Por lo general, alguien me esperaba en el otro extremo, pero acudía a Ayuda al Viajero si había algún problema. Construyó la autosuficiencia y fue divertido “.

Cuando tenía 11 años, le dijo a The New York Times: “Viajé en tren a un torneo en Filadelfia y luego, por sugerencia de mi padre, fui a Nueva York. Tomé un tren hasta la estación Penn y luego el metro hasta Forest Hills, donde me había hecho una reserva en el Forest Hills Inn. Luego caminé hasta la Feria Mundial de Nueva York “.

En 1941, a los 14, jugó en el campeonato amateur de Estados Unidos, la persona más joven en competir allí hasta que Kathy Horvath (que era un mes más joven) en 1979. En 1942, se convirtió en la cuartofinalista amateur más joven de Estados Unidos. Durante 13 años consecutivos (1944-56), se ubicó en el Top 10 de los Estados Unidos. Fue la número 1 en 1956.

Deberías leer:   Los arquitectos del muro de escalada de los Juegos de Tokio

Encontró tiempo para obtener un título en relaciones humanas de Rollins College en Florida en 1949. Después de la temporada de 1954, se retiró del tenis debido a una persistente lesión en el codo y consiguió un trabajo como empleada en The St. Petersburg Times en Florida, donde ella ganaba alrededor de 75 centavos la hora. Como recordó ese periódico en 1989, “Uno de sus primeros deberes como copista fue enviar la historia de su propia jubilación a la sala de redacción”.

Después de unos meses de tenis recreativo, participó en dos torneos de Florida en 1955 y ganó ambos, en uno de los cuales venció a Hart en la final. Ese verano, dejó su trabajo y regresó al tenis a tiempo completo.

El año siguiente le brindó su gloria suprema en Wimbledon, donde venció a Gibson en los cuartos de final, a Louise Brough en las semifinales ya Angela Buxton de Inglaterra en una final de 50 minutos.

“Juego mejor cuando no importa si gano o pierdo”, le dijo a The New York Times sobre su victoria en Wimbledon, que llegó en su noveno intento. “Después de ocho intentos en Wimbledon, no pensé que iba a ganar”. Su siguiente campeonato de Estados Unidos fue el primero en Forest Hills en 16 intentos.

Ganó el título australiano en 1957 y luego se retiró nuevamente. Ese año se casó con Karl Irvin, un ejecutivo de publicidad estadounidense a quien conoció cuando él trabajaba en Australia y se desempeñó como árbitro en algunos de sus partidos allí.

Deberías leer:   Karsten Warholm y Rai Benjamin batieron un récord, pero solo uno ganó el oro

“Durante un partido”, le dijo a The Times, “me enfurecí por varias de sus llamadas y le pedí que lo retiraran y que no trabajara más en mis partidos. Poco después de eso, nos casamos y tuvimos cuatro hijos en el espacio de cinco años “.

Su esposo murió en 1976. Le sobreviven sus hijos, Mark, Scott, Lori y Karen, y 12 nietos.

Irvin vivió en West Hartford, Connecticut, durante 35 años antes de mudarse a Florida. Enseñó tenis durante tres décadas, jugó en torneos senior y, a los 58 años, ganó el campeonato de cancha de arcilla de Estados Unidos para mujeres de 55 años o más. Cuando le fallaron las rodillas a los 62 años, dejó de jugar al tenis en favor del golf, que se había convertido en su deporte favorito.

Le encantaba el golf, pero no era tan buena en él, generalmente tiraba más de 100.

“Es un poco vergonzoso”, dijo en 2000. “Dices: ‘¿Ganó el torneo de tenis de Wimbledon?’ Luego me ves jugando al golf y dices: ‘¿Cómo pudo ella?’ ”.

Frank Litsky, un periodista deportivo de The Times desde hace mucho tiempo, murió en 2018. Peter Keepnews contribuyó con el reportaje.