Si no sabes bailar al ritmo de la música, tranquilo, es cosa de tus genes según una investigación | Life

Un equipo internacional de científicos, incluido el Instituto de Genética Vanderbilt y 23andMe, ha demostrado en una investigación que la capacidad humana para moverse en sincronía con un ritmo musical tiene mucho que ver con el genoma.

A algunos les resulta increíblemente fácil moverse al ritmo de la música, fluir con ella y seguir el compás que marca como si lo hubieran practicado toda la vida, sin embargo, tenemos otros que hasta yendo a clases de baile, resulta que no es una de sus habilidades en la vida.

Esto es algo que vemos a nuestro alrededor cualquier fin de semana que salimos de discoteca y aparentemente no parece haber explicación. sin embargo, el Ciencias siempre busca respuestas a todo y parece que las ha encontrado, en los genes humanos.

Y es que, muchos de Los genes asociados con la sincronización del ritmo están involucrados en la función del sistema nervioso central, incluyendo genes tempranos relacionados con el desarrollo del cerebro y áreas auditivas y motoras.

«El ritmo no está influenciado por un solo gen, sino por muchos cientos de genes», explica el coautor de la investigación Reina Gordon. «Golpear, aplaudir y bailar en sincronía con el ritmo de la música es el núcleo de nuestra musicalidad humana».

¿Cómo se llevó a cabo el proceso de investigación?

En cuanto a cómo descubrieron esto, en el proceso de investigar se recopilaron datos de la empresa de genética comercial 23andMe. Más de 600.000 personas participaron en el estudioen el que se midió el ritmo musical mediante un cuestionario autoadministrado.

Eso sí, aclarar que la muestra se redujo a personas mayoritariamente europeas, aunque eso no arruina los resultados. Solo fomenta la ciencia para continuar el proceso con una muestra más grande y diferente.

En cuanto a los resultados deseados, el desarrollando y la respuesta fue rápida y clara: no hay un solo gen de «ritmo». En cambio, la capacidad de moverse en sincronía con un ritmo es un rasgo increíblemente complejo.

Según el coautor, los resultados de la investigación, «Hicieron nuevas conexiones entre la arquitectura genética y neuronal del ritmo musical, mejorando así nuestra comprensión de cómo nuestros genomas sintonizan nuestros cerebros al ritmo de la música».

Con información de Telam, Reuters y AP