18.5 C
Usa River
viernes, mayo 7, 2021

Sin reglamentación: ¿se verán los cambios de Ganancias en los salarios de abril?

- Advertisement -
- Advertisement -

La ley es. El reglamento, no. Entonces, a pesar de que hace unas semanas se aprobaron nuevas disposiciones sobre el impuesto a la renta para empleados y jubilados, lo cierto es que con el cobro de la renta correspondiente a este mes de abril Los alcanzados por la reforma no verán cambios en la retención (y, por lo tanto, no recibirán una mejora en su salario de bolsillo) ni recibirán la devolución de las cantidades que les retuvo este impuesto en lo que va de año.

La implementación de todas las modificaciones debe esperar hasta luego de que el Ministerio de Economía y la AFIP regulen la norma aprobada por el Congreso y establecer las especificaciones sobre cómo se debe pagar el impuesto y la devolución de lo ya cobrado por el fisco. Esto le fue explicado a EDL contribuyentes, entre los cuales no existe una opinión unánime sobre una de las cuestiones fundamentales de la ley: si para los sueldos de este mes es necesario o no retener utilidades a quienes tienen sueldos inferiores a $ 150.000. Desde el Gobierno, mientras tanto, no proporcionaron información sobre cuándo se conocerían las regulaciones faltantes.

La ley 27.617, aprobado el 8 de este mes, fue promulgado el miércoles 21 con la publicación en el Diario Oficial de la decreto 249. Entre los principales cambios, se establece que se aplicará una deducción especial para que quienes tengan una remuneración mensual de hasta $ 150,000 ($ 124.500 netos de cotizaciones a la seguridad social), cifra que se ajustará anualmente de acuerdo con la variación de la Remuneración Media Gravable de los Trabajadores Estable (Ripte). Estos asalariados tampoco pagarán el bono. Y, como las modificaciones aplican a lo largo del año 2021, se estableció que habrá devoluciones de cantidades ya descontadas en lo que va de año.

Y lo que es más, La ley faculta al Poder Ejecutivo a proporcionar una reducción de la carga tributaria para quienes tengan salarios brutos de hasta $ 173.000. ($ 143,590, en términos netos). Respecto a este aspecto, no se sabe oficialmente nada sobre lo que se establecería. “Es el punto en el que se necesitan más detalles”, advierte Silvio Rizza, presidente de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas.

Lo cierto es que, si no existiera una medida para los sueldos superiores a 150.000 dólares, la vigencia de la propia ley provocaría un fuerte salto en la carga tributaria y generaría amplias distorsiones entre los ingresos. Si no paga nada en concepto de Ganancias, en el caso de un salario que sea inferior a $ 150.000 brutos, se gravaría, cuando apenas supere esa cifra, con una de las alícuotas más altas de la escala (por lo que la ley lo hizo no introducir cambios). En la práctica, alguien con un salario bruto de 149.500 dólares cobraría 124.085 dólares a mano y alguien con una remuneración de 160.000 dólares obtendría 120.732 dólares; es decir, con un bruto mayor de $ 10.500, llegarían al bolsillo $ 3.353 menos.

Para aquellos con salarios de $ 173,000 y más, no hay cambios. Lo mismo ocurre con los autónomos, que no estaban contemplados en la ley y para los que, por tanto, se ampliará la brecha existente en el régimen tributario (hoy ya tributan más y de menores ingresos, frente a los asalariados de baja relación de dependencia). .

“Con diversos temas sujetos a regulación, se vuelve difícil cumplir la promesa de un reembolso de impuestos ya retenido este año, con la liquidación de sueldos de este mes “, dice Osvaldo Purciariello, coordinador del departamento Técnico, Legal, Fiscal de la firma Arizmendi. En rigor, aclara, las liquidaciones de sueldos se realizan en empresas alrededor del día 20 de cada mes. mes.

El contador agrega que hay quienes sostienen que, en los casos en los que el salario mensual no supere los $ 150.000 en los meses que van del año, este mes ya no se pudo retener el impuesto (sin hacer aún la devolución de los montos previamente descontado), ya que, aprobada la ley, no podría haber objeciones. Sin embargo, añade, no es una opinión que parezca mayoritaria.

Deberías leer:   Lanús - Gremio, por la Copa Sudamericana: el Granate sufrió otra derrota, esta vez ante el indomable delantero Ferreira

“Desde mi punto de vista, las empresas deben retener este mes de acuerdo a lo que dice la ley, es decir, con los nuevos montos de deducciones especiales y, por lo tanto, no debe haber retenciones para quienes tengan un salario de hasta $ 150.000 ”, dice César Litvin, director general de la firma Lisicki, Litvin & Asociados. Y sostiene que si el legislador hubiera querido hacer depender la vigencia de la llegada del reglamento, la ley lo diría expresamente; como no es así, “para la retención de abril, la ley está sin duda en plena vigencia”.

Deberías leer:   Coronavirus en Argentina: casos en Tordillo, Buenos Aires al 25 de abril

En cambio, agrega, para la devolución de las cantidades retenidas por salarios de enero a marzo “es prudente esperar a que se determine el trámite, porque el reembolso debe ser realizado por el empleador para luego compensar con otras obligaciones tributarias a su cargo ”. Y afirma: “Toda la incertidumbre que existe hoy en día se habría evitado con una regulación adecuada y oportuna”. Pero eso no sucedió, más allá de que el texto de la ley fuera conocido mucho antes de su aprobación.

Dadas las distintas interpretaciones respecto a las retenciones de este mes en sueldos de hasta $ 150.000, Rizza dice que su sugerencia es “conformarse con la escala como está (es decir, sin considerar los cambios) y esperar detalles”.

“Todo sigue igual hasta que la AFIP emite el reglamento”, dice Gabriela Russo, presidenta del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y agrega: “Puede pasar que se conozca la normativa durante el mes de mayo y se tenga que hacer una liquidación complementaria, o puede pasar que los cambios se apliquen con la liquidación de los sueldos de mayo, que se cobran en los primeros días de junio”.

No solo están a la espera de las especificaciones para aplicar la nueva ley de beneficios, sino también la instrumentación de cambios en la tabla monotax, de un régimen puente entre este sistema tributario simplificado y el régimen general, y una actualización de los sistemas de declaraciones juradas de Ganancias y Bienes Personales para 2020. “Los contadores están esperando las definiciones en breve, porque será muy complejo abordar tantos cambios al mismo tiempo”, dice Russo del Consejo Profesional.

Entre las razones por las que cree que la ley debe regularse “lo antes posible”, el perito fiscal Iván Sasovsky menciona que Aliviar la presión fiscal para los asalariados fue parte de la conversación en las negociaciones conjuntas. “Y el cambio compensa de alguna manera los aumentos que el empleador no podía pagar”, dice. Agrega que hoy no existe un régimen de retenciones que se ajuste a lo dispuesto en la nueva ley, por lo que la aplicación de los cambios votados por el Poder Legislativo “está sujeta a una modificación” de ese sistema para el cálculo, es decir, a la aprobación de la normativa faltante.

Mientras tanto, algo que sucederá cuando los trabajadores que fueron alcanzados por Ganancias en 2020 cobren su salario este mes, es que verán -si aplica- los efectos de lo que han declarado en el formulario Siradig, ya sea deducciones (gastos cuyos montos se deducen de la renta sujeta a impuesto), o pagos a cuenta del impuesto, como el que se realiza en la compra de moneda extranjera. Con el cobro de las retribuciones de abril se realizan las compensaciones correspondientes, en el caso de que los conceptos declarados hayan determinado una desgravación en la carga tributaria del año pasado.

Conozca The Trust Project
- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -