Snapchat busca dificultar que adultos extraños contacten con menores

Los trabajos más recientes en este sentido pretenden restringir el contacto entre menores y adultos sospechosos, limitando la aparición de sugerencias de amigos a través de Agregar rápido.

Añadir rápido es una herramienta con la que los usuarios de la plataforma reciben sugerencias de otros contactos que pueden conocer a partir del algoritmo con el que trabaja Snapchat, que analiza su interactividad.


Los cambios que se implementaron en este botón afectan a los adolescentes entre 13 y 17 años, cuyos perfiles solo serán sugeridos por la plataforma a otros contactos cuando tengan un número determinado de amigos en común con ellos.

Snapchat ha indicado que esto “asegura aún más que es un amigo que conocen en la vida real”, restringiendo así que los usuarios desconocidos sigan e interactúen con personas menores de 18 años.

Además, insistió en que es una plataforma creada para allegados y conocidos, por lo que actualmente los usuarios no tienen acceso a cierta información confidencial de otros usuarios, especialmente si son menores de edad.


Deberías leer:   Administración Biden ofrece alivio de sanciones menores a Venezuela

Por ejemplo, los usuarios de Snapchat no pueden ver las listas de amigos de los demás, y los menores de 18 años no pueden tener una cuenta abierta o un perfil de navegación pública. Tampoco pueden recibir un mensaje de alguien fuera de su red de contactos.

La plataforma indicó que en los próximos meses dará a conocer más detalles sobre las nuevas herramientas de control parental que está desarrollando, con el objetivo de que tengan más información sobre los contactos de sus hijos respetando su privacidad.

Lucha contra el narcotráfico

Esta nueva medida para proteger a los menores forma parte de una serie de acciones con las que Snapchat pretende frenar el intercambio ilegal de sustancias estupefacientes y concienciar a los usuarios sobre el peligro que esto conlleva.

Lo llama ‘la epidemia del fentanilo’ y denunció este problema el pasado mes de octubre, cuando anunció que intensificaba las acciones contra los narcotraficantes en su plataforma e introducía herramientas para detectar estos comportamientos.

Deberías leer:   En EEUU nadie asume decisión de aliviar a Maduro

Estas soluciones derivan de un reportaje publicado por NBC News en el que se investiga la muerte de varios adolescentes y jóvenes sospechosos de haber adquirido drogas con este opiáceo a través de la red social.

Según este informe, los traficantes pueden usar Snapchat para encontrar compradores potenciales y alega que la plataforma no está implementando medidas suficientes para mediar en este problema eliminando y expulsando a estos usuarios de la red.

Una de las herramientas que Snapchat ha puesto a disposición de los usuarios a raíz de estas investigaciones es el portal educativo Heads Up. A esto se ha sumado recientemente la colaboración, en Estados Unidos, con las organizaciones sin fines de lucro Community Anti-Drug Coalitions of America (CADCA) y Truth Initiative, dedicadas a lograr una cultura saludable entre los jóvenes.

Según datos proporcionados por Snapchat, las tasas de detección proactiva de usuarios sospechosos de este tipo de actividades ilegales se sitúan en el 390 por ciento. De esta forma, han aumentado un 50 por ciento desde sus últimos informes, publicados en octubre.

Deberías leer:   Queremos que esa perla del Caribe vuelva a brillar

Además, el 88 % del contenido relacionado con las drogas se ha detectado a través de sus herramientas de inteligencia artificial, un aumento del 33 % con respecto al informe anterior.

Cuando la plataforma detecta actividades ilícitas, restringe el uso de la cuenta que realiza dichas acciones y utiliza esa tecnología de detección para evitar que puedas volver a abrir nuevas cuentas de Snapchat.

En algunos casos, este usuario incluso es remitido a la policía para una mayor investigación de su cuenta.

La plataforma también ha destacado que el contenido denunciado por la propia comunidad por estar relacionado con las drogas ha disminuido un 31 por ciento, cifra que está ligada a la efectividad de las herramientas proactivas.