“La pelota en el borde de la red balanceándose para mí”

Lo que de repente me vino a la mente fue la idea de límites. Sí, fue lo primero que sentí cuando cerraron la caseta de vigilancia de la Fundación Favaloro y ahí estaba yo solo, con fiebre alta, dolores musculares como si hubiera escalado el Aconcagua, con tos y dificultad para respirar, con un dolor … Leer más