Teresa Zylis-Gara, soprano polaca de voz afelpada, muere a los 91 años

Teresa Zylis-Gara, una soprano polaca que mostró una voz lujosa, una versatilidad impresionante y una presencia teatral cautivadora durante una carrera internacional de tres décadas que incluyó un tramo en el Metropolitan Opera durante su mejor momento en la década de 1970, murió el 28 de agosto en Lodz. Polonia. Ella tenía 91 años.

Su muerte fue anunciada por la Ópera Nacional de Polonia.

En sus primeros años, la Sra. Zylis-Gara fue esencialmente una soprano lírica que se destacó en Mozart y otros roles adecuados para una voz más ligera. Pero a medida que desarrolló más riqueza y cuerpo en su sonido, pasó al repertorio lírico-spinto, que exige un peso dramático junto con el lirismo, incluido el papel principal de “Tosca” de Puccini, Tatiana en “Eugene Onegin” de Tchaikovsky y Elisabeth en “Tannhäuser” de Wagner.

Su repertorio varió desde el barroco, incluidas las obras de Claudio Monteverdi, hasta la comida del siglo XX del compositor polaco Krzysztof Penderecki. También defendió las canciones de su compatriota Chopin, obras que sorprendentemente se habían pasado por alto.

Para algunos fanáticos y críticos de la ópera, la voz de la Sra. Zylis-Gara, aunque hermosa, carecía de carácter distintivo. Y en su lucha por el refinamiento, a veces se la consideraba demasiado comedida. Peter G. Davis, de The New York Times, describió esta mezcla de cualidades en una reseña en su mayoría entusiasta de su interpretación de Pamina en “Die Zauberflöte” de Mozart en el Met en 1970.

Su “voz fría y plateada no posee una amplia gama de colores ni una individualidad especial”, escribió Davis, “pero es algo encantador de escuchar en sí mismo, y esculpió las melodías de Mozart con gracia y estilo”. Además de “la calidez y el encanto naturalmente femeninos”, dijo Davis, ella “introdujo una agradable nota de humor en sus primeras escenas y un genuino patetismo trágico más adelante”.

Deberías leer:   El fuerte giro de EE. UU. Hacia Asia está desequilibrando a Europa

Dos años más tarde, al revisar una producción del Met de Verdi “Otello” presentada en una gira en Boston, la crítica Ellen Pfeifer escribió en The Boston Globe que Desdemona de Zylis-Gara era “una mujer joven enérgica y madura en lugar de la habitual adolescente violeta aferrada”. . ” Su canto, agregó la Sra. Pfeifer, “era hermoso, de tamaño amplio, con la transparencia y flexibilidad necesarias”.

En una reveladora entrevista de 1974 con The Atlanta Constitution, la Sra. Zylis-Gara habló sobre los riesgos de ser demasiado emocional en el desempeño. En ese momento, estaba en Atlanta para cantar el papel principal de “Madame Butterfly” de Puccini, y recordó haber llorado en el escenario durante una escena particularmente intensa mientras interpretaba el papel como estudiante.

“Fue terrible”, dijo. “Cuando lloras no puedes cantar. Desde entonces, nunca me he permitido llegar tan lejos, pero sigue siendo un peligro para mí “.

Teresa Geralda Zylis nació el 23 de enero de 1930 en Landwarow, Polonia, ahora Lentvaris, Lituania, cerca de Vilnius. Era la menor de cinco hijos de Franciszek y Jadwiga Zylis; su padre era ferroviario y su madre ama de casa.

Tras la reconstitución política de posguerra de la región, la familia se instaló en Lodz, Polonia, en 1946. Teresa, de 16 años, decidió dedicarse al canto y comenzó nueve años de estudio con Olga Ogina.

Ganó el primer premio en el Concurso de Jóvenes Vocalistas Polacos de 1954 en Varsovia, lo que la llevó a compromisos con la Radio Nacional Polaca y, en 1956, a su debut profesional con la Ópera de Cracovia en el papel principal de “Halka”, del compositor polaco del siglo XIX. Stanislaw Moniuszko, un elemento básico del repertorio de ópera polaco. Otros premios durante los próximos años en Toulouse, Francia, y en Munich llevaron a compromisos con teatros de ópera en Oberhausen, Dortmund y Düsseldorf en Alemania Occidental.

Deberías leer:   Los hijos de Merkel: legados vivos llamados Angela, Angie y, a veces, Merkel

Decidida a avanzar en su carrera, tomó decisiones profesionales que afectaron su vida personal, como explicó en la entrevista de 1974.

Se había casado con Jerzy Gara, director de una escuela técnica en Lodz, en 1954. Al año siguiente, nació su hijo, también llamado Jerzy. Pero resultó “imposible ser esposa, madre y artista de fama internacional al mismo tiempo”, dijo.

“Elegí ser la artista”, agregó. “Acepto mi elección y todo lo que ha sucedido en mi vida privada como resultado”.

Cuando su hijo tenía 6 años, lo dejó al cuidado de su propia madre en Lodz y se estableció en Alemania para seguir su carrera, que prosperó rápidamente. (Su matrimonio terminó en divorcio).

“Es algo especial tener talento”, dijo. “Trae consigo una responsabilidad”. Añadió, refiriéndose a su hijo: “Veía que a veces no estaba contento; y esto es difícil “.

Él la sobrevive, al igual que una nieta.

La Sra. Zylis-Gara tuvo un avance significativo en 1965 cuando cantó un aclamado Octavian en una producción de “Der Rosenkavalier” de Strauss en el Festival de Glyndebourne en Inglaterra, lo que la llevó a debutar con la Ópera Nacional de París al año siguiente. En 1968, un año excepcional, Donna Elvira en “Don Giovanni” de Mozart se convirtió en su tarjeta de presentación o, como dijo en una entrevista de 1969 con The Los Angeles Times, su “papel del destino”. Cantó Elvira para sus debuts en el Festival de Salzburgo (con la dirección de Herbert von Karajan), la Ópera de San Francisco y, en diciembre, el Met.

Deberías leer:   Art Basel reafirma su importancia en casa

Sobre la actuación de San Francisco, el crítico de Los Angeles Times, Martin Bernheimer, escribió que la Sra. Zylis-Gara “cantó una Donna Elvira que fácilmente resistió la comparación con los mejores exponentes recientes de ese difícil papel, Sena Jurinac y Elisabeth Schwarzkopf”.

En el Met, el elenco incluía al formidable Cesare Siepi como Giovanni y Martina Arroyo como Donna Anna. En un artículo de 2015 en Opera News en el que se pidió a varios profesionales de la ópera que eligieran sus “debuts de diva” favoritos en el Met, Arroyo eligió a Donna Elvira de Zylis-Gara. “Ella cantó asi que bueno, una voz pura con el estilo perfecto, una de las mejores Elviras ”, dijo Arroyo.

El gerente general del Met, Rudolf Bing, inmediatamente contrató a la Sra. Zylis-Gara para futuras reservas. Luego cantó 232 presentaciones con la compañía durante 16 temporadas, asumiendo 20 papeles, incluyendo Marschallin en “Rosenkavalier”, Elisabeth y Elsa de Wagner (en “Lohengrin”), Mimi, Butterfly y Desdemona de Puccini y Tatiana de Tchaikovsky.

Durante la década de 1980, la Sra. Zylis-Gara continuó cantando en las principales casas del mundo. En años posteriores, dividió su tiempo entre una casa en Mónaco y visitas a su tierra natal, se sentó a menudo en jurados de competencia y enseñó con entusiasmo a cantantes emergentes. Cuando se le preguntó en una entrevista de Opera News de 2009 si alguna vez se despediría de la ópera, afirmó que esto “¡nunca sucedería!”

“Las luces del escenario no se apagan ni por un segundo”, dijo, “ya ​​que transmito a mis talentosos alumnos toda mi alma artística, mis conocimientos y mi experiencia”.

Anatol Magdziarz contribuyó con el reportaje desde Varsovia.