Tonga envuelta en cenizas y misterio tras la erupción de un poderoso volcán

Los barcos chocaron contra un tranquilo puerto en el sur de California, una isla remota fue azotada en Japón por olas de cuatro pies y dos mujeres fueron arrastradas hasta la muerte en una playa en Perú, a unas 6,000 millas de una erupción volcánica submarina tan poderosa que el tsunami hizo estallar las agitadas aguas oceánicas en la mitad del globo.

Pero el domingo, mientras los informes sobre el impacto del volcán llegaban de países lejanos, había pocas noticias de Tonga, la nación insular a solo 40 millas del lugar de la extraordinaria explosión. A medida que crecían las preocupaciones, la nación de unos 100.000 habitantes permaneció en gran medida aislada del resto del mundo, sus cables submarinos de Internet quedaron fuera de servicio por el volcán.


Los primeros videos capturaron a los isleños corriendo hacia terrenos más altos cuando las primeras olas poderosas rompieron en tierra. Y los informes que surgieron el domingo describieron una tierra gris espantosa por los escombros volcánicos, sus aguas envenenadas por la ceniza que se elevó decenas de miles de pies hacia el cielo cuando el volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai entró en erupción el sábado por la noche.

“Las tiendas a lo largo de la costa han resultado dañadas y se necesitará una limpieza significativa”, dijo el domingo en una conferencia de prensa Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, que tiene estrechos vínculos con Tonga.

Deberías leer:   En Kioto, una séptima generación en metalurgia

El tsunami, dijo, asestó un fuerte golpe a la capital del archipiélago, “con botes y grandes rocas arrastradas a la costa”.


Pero no quedó ninguna noticia de víctimas, a diferencia de un océano de distancia en el norte de Perú. Allí, en una playa conocida como Naylamp en la provincia de Chiclayo, dos mujeres fueron superadas por olas “inusualmente grandes” el sábado y se ahogaron, dijo la policía.

La policía describió la playa como no apta para nadar, pero no quedó claro si las mujeres, que estaban con familiares, estaban en el agua cuando golpearon las olas. El esposo de una de las víctimas, que sobrevivió, dijo que estaban a unos 600 pies de la orilla, informó la policía.

Perú, a diferencia de sus vecinos Chile y Ecuador, se negó a cerrar playas o emitir alertas de tsunami después de la erupción, aparentemente creyendo que no corría peligro. Pero el agua de mar inundó varias zonas costeras de Perú el sábado, sorprendiendo a turistas y bañistas, según mostraron imágenes en la televisión y las redes sociales.

Las autoridades cerraron el domingo varias playas en Perú y advirtieron sobre actividad anormal de oleaje.

Las muertes en Perú recordaron las secuelas del poderoso tsunami provocado por un terremoto submarino frente a Indonesia en diciembre de 2004 que mató a más de 250.000 personas. Una decena de los muertos luego fueron golpeados por las olas en la costa este de África, en Kenia y Tanzania.

Deberías leer:   Después de los asesinatos masivos con armas, otras naciones cambiaron de rumbo, con un efecto notable

El domingo en Tonga, muchos residentes perdieron no solo los lazos de comunicación sino también el poder. Hasta 80.000 personas podrían verse afectadas, dijo a la BBC la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Una necesidad inmediata estaba clara: agua potable.

“La nube de ceniza, como se puede imaginar, ha causado contaminación”, dijo la Sra. Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda. “Eso se suma a un entorno ya desafiante, en términos de suministro de agua”.

Nueva Zelanda y otras naciones de la región se comprometieron a brindar ayuda a Tonga para su recuperación. También lo hicieron los Estados Unidos. Pero con grandes concentraciones de cenizas en el aire que hacían imposibles los vuelos, era difícil incluso saber qué se necesitaba.

La Sra. Ardern dijo que los vuelos sobre Tonga estaban planeados para el lunes o el martes, dependiendo de las condiciones de las cenizas. La marina de Nueva Zelanda también estaba preparando un plan de respaldo, en caso de que las cenizas siguieran siendo pesadas, dijo.

Deberías leer:   Tu sesión informativa del jueves: el bloque turco de la OTAN

En una publicación en Twitter, Antony J. Blinken, el secretario de Estado estadounidense, ofreció sus condolencias: “Profundamente preocupado por el pueblo de Tonga mientras se recupera de las secuelas de una erupción volcánica y un tsunami. Estados Unidos está preparado para brindar apoyo a nuestros vecinos del Pacífico”.

Tonga ha experimentado una sucesión de desastres naturales en los últimos años. En 2018, el ciclón Gita, una tormenta tropical de categoría 5, destruyó más de 170 viviendas y mató a dos personas. En 2020, el ciclón Harold causó daños por alrededor de $ 111 millones, incluidas grandes inundaciones.

El país ha informado solo un caso de coronavirus, pero ha tenido problemas económicos durante la pandemia. Cerró sus fronteras en marzo de 2020, cortando efectivamente el turismo, que anteriormente representaba alrededor del 12 por ciento del PIB del país.

Y no se puede hacer con Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai.

“Estamos listos para apoyar al gobierno y al pueblo de Tonga”, dijo un portavoz de las Naciones Unidas en el Pacífico en una publicación en Twitter. “Desafortunadamente, esto no ha terminado, y pueden seguir más erupciones y los consiguientes tsunamis”.

Leo Pimentel se especializa en noticias de Asia y el sudeste asiatico.