Tras diez días de violentas protestas, el gobierno de Ecuador rechaza las condiciones de los indígenas

El Ministro de Gobierno de Ecuador dijo este miércoles que las autoridades no aceptan las condiciones impuestas por el sector indígena como requisito para iniciar diálogos encaminados a buscar una salida pacífica a las protestas que ya tienen 10 días.

Las protestas indígenas exigen una reducción en los precios de los combustibles.

El líder indígena Leónidas Iza exigió la noche del martes que el gobierno eliminar el estado de excepción en seis provincias -donde se han registrado los mayores hechos de violencia-, que desmilitaricen y eliminen a los cuerpos policiales de los lugares donde se encuentran en la capital y que les permitan llegar al parque El Arbolito y a la vecina Casa de la Cultura para concentrarse y mantener las asambleas. .

“Este no es el momento de poner más condiciones, no es el momento de exigir mayores exigencias, es el momento de sentarse a conversar, estamos en el décimo día de paro”, dijo el ministro Francisco Jiménez a la cadena de televisión Teleamazonas. . “Y no podemos seguir esperando, la capital no puede seguir esperando, el país ya no puede esperar”.

“No podemos levantar el estado de excepción porque eso es dejar indefensa a la capital… primero tenemos que sentarnos a hablar, a hablar, tenemos que poner los temas encima de la mesa”, dijo.

Agregó que el gobierno del presidente Guillermo Lasso está dispuesto a ir a una posible negociación en cualquier fecha, lugar, hora con los mediadores que se designen para llegar a un consenso.

Ante la situación, las embajadas de la Unión Europea, Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, España, Italia, España y Suiza, en un comunicado público expresaron “preocupación por disturbios en curso en el paísespecialmente porque afectan los derechos fundamentales de todos los ciudadanos”.

E invitaron a las partes al diálogo ya “la celebración de acuerdos” encaminados a la reconciliación, la pacificación y el progreso.

Indígenas de Cotopaxi se sirven un trago antes de marchar en Quito.  Foto: Carlos Villalba / AFP

Indígenas de Cotopaxi se sirven un trago antes de marchar en Quito. Foto: Carlos Villalba / AFP

Por su parte, el Departamento de Estado elevó el miércoles su nivel de alerta para viajar a Ecuador y advirtió a los estadounidenses que reconsideren ir a ese país debido a los disturbios y la violencia.

Quito se puso de pie prácticamente paralizado, con muy poco tráfico y gran parte del comercio cerrado.

Deberías leer:   El Vaticano sale en defensa de Pío XII y publica archivos sobre su supuesto silencio durante el Holocausto

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, dijo en conferencia de prensa que en la ciudad de Puyo, en la Amazonía, las mayores hostilidades se registraron el martes con turbas enfurecidas “que en actos absolutamente irracionales, con explosivos, con armas antiguas y con armas de fuego tipo carabina atacaron a personal civil y policial”.

Esa ciudad se encuentra a 152 kilómetros al sureste de la capital, donde se registró una muerte cuando uno de los manifestantes manipuló explosivos. Así, ya hay dos indígenas muertos.

Policías “desaparecidos”

Carrillo dijo que en la región hay 18 policías desaparecidos luego de un ataque de indígenas a instalaciones policiales el martes en Puyo, a cinco horas en auto al sur de Quito.

“Estaremos presentando la denuncia ante la Fiscalía ante estos actos irracionales, que no son protesta social”, agregó.

Otros seis policías fueron “heridos con trauma severo y con perdigones” y tres más fueron retenidos por indígenas, dijo el ministro en conferencia de prensa.

Las universidades, la Iglesia, la delegación de la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos -entre otras 300 instituciones- hicieron pública una invitación al gobierno y a los pueblos indígenas para “llegar a acuerdos que permitan confrontar la grave crisis económica, social y política que atraviesa el Ecuador”.

Deberías leer:   La aplicación Xfinity Stream de Comcast llega a Apple TV

Desempleo

Desde el 14 de junio, la Confederación de Nacionalidades Indígenas realiza un paro nacional por tiempo indefinido que ha afectado especialmente a seis provincias del centro norte ecuatoriano en demanda dey la rebaja en el precio de la gasolinade 2,55 dólares el galón a 2,10 dólares, la fijación de precios de los productos agrícolas y un mayor presupuesto para la educación, entre otras demandas.

Las protestas se han caracterizado por choques intermitentes violentos de las principales vías de comunicación de seis provincias mientras en la capital grupos de manifestantes deambulan por la ciudad atacando vehículos y civiles y obligando a cerrar negocios, algunos de los cuales fueron saqueados.

Unos 10.000 indígenas llegaron a Quito esta semana.

Durante la jornada del martes, los manifestantes también atacaron el edificio de la Procuraduría General de la República, con funcionarios adentro, y ocuparon pozos e instalaciones petroleras que obligaron al Estado a declarar estado de fuerza mayor para evitar juicios por no entregar cargamentos de petróleo, principal producto de exportación del país.

Agencias