Tras la solicitud de aplazamiento, Conmebol anunció que Colombia no será sede de la Copa América

La Copa América 2021 no se jugará en Colombia

Finalmente Colombia no albergará el Copa América 2021. Esto fue gobernado por el Conmebol en un comunicado emitido este jueves en el que agradeció los esfuerzos del país por querer llevar a cabo el mega evento, que continúa con Argentina como organizador.

“Por motivos relacionados con el calendario internacional de competiciones y la logística del torneo, es imposible trasladar la Copa América 2021 al mes de noviembre”, dice la carta emitida por la entidad que preside Alejandro Domínguez. “La CONMEBOL agradece el entusiasmo y compromiso del Presidente de la República de Colombia, Sr. Iván Duque y sus colaboradores, así como del Presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, ​​Ramón Jesurún, y su equipo. Es cierto que en el futuro surgirán juntos nuevos proyectos para el crecimiento del fútbol colombiano y sudamericano ”.

A su vez, señala que “La reubicación de los partidos que se iban a jugar en Colombia se informará en los próximos días”. Por el momento, Argentina sería la única sede, aunque no se descarta sumar a Paraguay o Uruguay.

La situación social y sanitaria por la que atraviesan Colombia llevó a sus líderes a pedir a la Conmebol el aplazamiento del torneo que se realizará entre el 13 de junio y el 10 de julio. Así que anticipó Ernesto Lucena, El ministro de Deportes, ante los medios locales este jueves: “Creemos que lo más importante en un evento de esta magnitud es la capacidad del público y, como ha dicho el presidente de Argentina (Alberto Fernández) y como hemos reiterado, en este momento la imposibilidad de tener aforo hace que la Copa no sea un evento con el que todos soñamos ”, explicó.

Esta semana hubo fuertes protestas en Colombia

Además de la situación epidemiológica por la pandemia del coronavirus, el país sudamericano ha sido foco de continuas manifestaciones y protestas en varios puntos de su territorio desde el pasado 28 de abril. “Iniciamos un trabajo hace más de dos años con el presidente Mauricio Macri. , se programó el año pasado y se pospuso, y en 2021 hemos dicho que somos firmes para avanzarlo ”, había declarado el presidente Iván Duque, en medio de la tensión social que reina con su gobierno.

La Argentina podría ser entonces la única sede en el concurso que tendrá lugar a partir del próximo mes (se desarrollará del 13 de junio al 10 de julio). En ese caso, sumaría dos sedes (el estadio San Juan del Bicentenario y la Ciudad de La Plata; también se especula con el estadio Libertadores de América de Independiente). Por el momento, no es necesario descartar la incorporación de otro Estado organizador como Paraguay o Uruguay. Cabe mencionar que en territorio cafetero, el compromiso debe disputarse en los estadios Atanasio Girardot de Medellín, Metropolitano de Barranquilla, Pascual Guerrero de Cali y El Campín de Bogotá.

Todo esto ocurre a menos de un mes del saque inicial con el duelo entre Argentina y Chile programado para el 13 de junio en el estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti porteño.

Algunos de los equipos que iban a ser presentados por el Grupo A en Colombia ya estaban rearmando su logística y cambiando sus vuelos en los últimos días tras ser alertados sobre el posible traslado a Argentina.

Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, había anticipado que la Copa América no corría peligro independientemente de que se jugara con o sin público. El mes pasado Alberto Fernández, presidente argentino, había sido cauto contemplando la cuestión epidemiológica: “No quiero frustrar el espectáculo de la America’s Cup, pero quiero que seamos muy sensibles, muy cuidadosos. Si se hace, habrá que tener todos los cuidados ”. Y ante la posibilidad de organizarlo solo, abrió las puertas pero defendiendo su idea de exigir protocolos de salud: “Si Conmebol nos lo dice, estoy dispuesto a estudiarlo, pero necesito garantizar los protocolos”.

En las ultimas horas un grupo de activistas había estado presente en las puertas de El Campín en Bogotá para manifestar su descontento por la realización del evento al mismo tiempo que se replicaban las manifestaciones en Colombia. Colocaron banderas y pancartas con carteles que decían “La copa de sangre” y “La pelota no está manchada”. Esto se originó luego de que varios partidos por la Copa Libertadores y Sudamericana que se desarrollaban en la región corrieran riesgo de ser suspendidos, fueron detenidos temporalmente durante su desarrollo por los disturbios en las inmediaciones e incluso fueron reprogramados en otras sedes (en otros países) para garantizar la seguridad del espectáculo.