Tres líderes de la iglesia con sede en Filipinas en Van Nuys acusados ​​de tráfico de personas, cargos de inmigración

Tres líderes de la iglesia con sede en Filipinas en Van Nuys acusados ​​de tráfico de personas, cargos de inmigración



Cuando los agentes del FBI allanaron el complejo Van Nuys de una iglesia con sede en Filipinas a fines del mes pasado, encontraron 80 pasaportes, siete anillos de bodas y una carpeta titulada «Traidor», lo que fue una conspiración de tráfico de personas que duró una década, dijeron fiscales federales en un comunicado. acusación abierta el jueves.

Funcionarios de la ciudad de Davao, la iglesia con sede en Filipinas, cuyo líder se llama a sí mismo «El Hijo de Dios designado», habían atraído a seguidores filipinos a Los Ángeles, donde se les prometió papeles en conciertos de la iglesia, alega la acusación.

Pero una vez que los seguidores llegaron al sur de California, sus pasaportes fueron confiscados y se vieron obligados a mendigar y solicitar donaciones para una organización llamada Children´s Joy Foundation, que pretendía ayudar a niños filipinos pobres, según los documentos judiciales. En cambio, se utilizaron fondos para comprar trajes de Armani para el líder de la iglesia y lencería para sus asistentes, entre otras compras de lujo, según la acusación y otros documentos.

Tres funcionarios de la iglesia llamada Reino de Jesucristo, The Name Above Every Name, fueron acusados ​​el miércoles por la noche de un cargo de conspiración para cometer tráfico forzado, servidumbre por documentos e inmigración y fraude matrimonial. Guia Cabactulan 59, fue el principal funcionario de la iglesia en los Estados Unidos, según la acusación. Marissa Duenas, de 41 años, supuestamente manejó asuntos de inmigración como la «líder de recursos humanos» y los investigadores creen que Amanda Estopare, de 48 años, rastreó la recaudación de fondos y canalizó dinero al liderazgo de la iglesia en Filipinas.

Un juez magistrado había ordenado la detención de las tres mujeres después de sus arrestos el mes pasado. Los abogados de Cabactulan y Duenas no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. No estaba claro en los registros judiciales si Estopare había contratado a un abogado.

Israelito Torreón, abogado de la iglesia en Filipinas, dijo anteriormente que los cargos de los Estados Unidos surgieron de una campaña, llevada a cabo por ex miembros descontentos, «para vengarse» y arrastrar a la iglesia y su líder, Apolo Quiboloy, «a un atolladero de vergüenza, flagrante humillación y derrota «.

Quiboloy no fue acusado ni identificado por su nombre en documentos de la corte; fiscales y agentes se han referido solo al «líder» de la iglesia.

Casi todos los días, durante todo el año, las presuntas víctimas de la trata, «voluntarios» o «trabajadores milagrosos», en palabras de la iglesia, se vieron obligados a recaudar dinero, a menudo mendigando en la calle, dice la acusación. Una mujer le dijo al FBI que solicitó dinero cantando en restaurantes y vendiendo productos horneados; otro describió la mendicidad fuera de centros comerciales, Walmarts y Home Depots.

Todo el dinero que gastaron en alimentos, alojamiento o necesidades médicas salió de su cuota diaria en efectivo. «Por esa razón», dice la acusación, «a menudo se saltaban las comidas y dormían en sus vehículos mientras recaudaban fondos».

Las víctimas que no cumplieron con las cuotas fueron abusadas, según la acusación y la declaración jurada de un agente del FBI. Algunos se vieron obligados a ayunar y escuchar los sermones grabados por el líder de la iglesia durante días en una habitación cerrada en el complejo de Van Nuys, según los documentos. Una víctima le dijo al FBI que después de que se conoció su relación con un miembro que no era de la iglesia, la remaron 100 veces, la obligaron a usar una camisa naranja con las letras SOS para «Hijo de Satanás» y le afeitaron la cabeza.

Para garantizar que las víctimas «que demostraron ser buenas para solicitar dinero» pudieran permanecer en los Estados Unidos, los funcionarios los obligaron a casarse con miembros de la iglesia con ciudadanía estadounidense en ceremonias falsas y mantuvieron anillos de boda en el complejo de Van Nuys para ese propósito, según la acusación y una declaración jurada firmada por Anne Wetzel, agente del FBI. Otros se inscribieron en universidades en Hacienda Heights y Garden Grove, lo que los hace elegibles para visas de estudiantes.

El FBI ha entrevistado al menos a una docena de víctimas, según la declaración jurada de Wetzel. Varios han recibido un estatus migratorio temporal que les permite permanecer en los Estados Unidos.

En el complejo de Van Nuys, los agentes encontraron una nota que enumeraba el «objetivo de recaudación de fondos» de la iglesia para los Estados Unidos en 2018 como 23,050,000 pesos filipinos, o alrededor de $ 457,000 dólares. Estopare y otros funcionarios de la iglesia enviaron efectivo a Filipinas, se metieron en los calcetines de los trabajadores de la iglesia y volaron a granel en aviones privados, dice la acusación.

Desde 2014 hasta mediados de 2019, se depositaron $ 20 millones en efectivo en las cuentas bancarias de la iglesia, escribió Wetzel en la declaración jurada, citando los registros bancarios citados por los investigadores. La mayor parte del dinero provino de «solicitudes a nivel de calle», escribió Wetzel.

Los testigos le dijeron al FBI que el líder de la iglesia disfrutaba de un estilo de vida suntuoso. Conduce un Bentley, un Mercedes y un Cadillac a prueba de balas en Davao City, dijo un ex miembro, y la iglesia está construyendo un estadio deportivo allí llamado «KJC King Dome».

Torreón, el abogado filipino que representa a la iglesia, dijo que el FBI había sido engañado por «una gran conspiración de mentiras», inventada por miembros amargados que desde entonces habían abandonado la iglesia. Durante la redada en el complejo Van Nuys, según la acusación, los agentes incautaron un archivo que contenía información sobre los miembros que habían huido de la iglesia, titulada «Traidor».

Associated Press contribuyó a este informe.



Las ultimas noticias de California, editadas por los corresponsales en California. Si quieres sumarte no dudes en contactarnos.