Trump, de ídolo a chivo expiatorio