Ucrania quiere garantías de seguridad después de la guerra, pero ¿qué quiere Rusia? | Política |

En los últimos días, el ejército ucraniano ha recuperado gran parte del territorio en el noreste de la ciudad de Járkov. John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU., señaló «un cambio, un impulso en el ejército ucraniano».

Otros son más escépticos, por ejemplo Eberhard Zorn, inspector general del ejército alemán. Para él, estos son «contraataques que pueden usarse para recuperar ubicaciones individuales o secciones en el frente, pero no para hacer retroceder a Rusia».

Anders Fogh Rasmussen, exsecretario general de la OTAN, junto con Andriy Yermak, jefe de la Oficina Presidencial de Ucrania, presentaron un documento sobre garantías de seguridad para Ucrania después de la guerra.

Objetivo a largo plazo: OTAN

El hecho de que Anders Fogh Rasmussen, exsecretario general de la OTAN, haya colaborado en este proyecto es una clara señal de cuál es el objetivo: la entrada de Ucrania en la OTAN. Para esto, el ejército ucraniano debe estar equipado y entrenado. Un grupo de países, según la hoja de ruta, se encargaría de garantizar la seguridad de Ucrania. Esos países son EE. UU., Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Polonia, Italia, Francia, Australia, Turquía, los países del norte de Europa y los países bálticos.

Roderich Kiesewetter, un experto político en seguridad del Partido Demócrata Cristiano alemán CDU, cree que el concepto propuesto «tiene sentido y es realista tan pronto como Ucrania haya recuperado su integridad territorial». La membresía en la OTAN debería «seguir siendo un objetivo para Ucrania», dijo Kiesewetter a .

Garantías creíbles y vinculantes

Para el politólogo Johannes Varwick, de la Universidad de Halle, el concepto es “un enfoque sensato para el ‘más allá’. La dificultad de las garantías de seguridad radica en que, por un lado, tienen que ser creíbles para poder demasiado útil para Ucrania. Por otro lado, debe ser vinculante para la cláusula de asistencia mutua del artículo 5 del Tratado de la OTAN, para que sea aceptable para Rusia».

También, y A medida que avanza la guerra, el gobierno ucraniano aumenta sus expectativas con respecto a su propia seguridad futura: la membresía en la OTAN es imprescindible. Esta insistencia puede ser fruto de la reunión del G7 en Alemania a finales de junio de 2022, donde los jefes de Estado y de Gobierno afirmaron que estaban preparados “para acordar medidas de seguridad a largo plazo para ayudar a Ucrania a defenderse”.

Johannes Varwick no comparte la opinión del político Kiesewetter, porque Rusia nunca la aceptaría: «Deberíamos tachar el tema de la OTAN de la agenda. La promesa de entrar en la OTAN en 2008 fue un error, y aún hoy ese debate genera más problemas que resuelve».

Dmitri Medvedev, expresidente de Rusia.

El expresidente ruso Dmitri Medvedev está en contra de las garantías de seguridad para Ucrania ya que serían «un preludio de la Tercera Guerra Mundial»

Medvedev: las garantías son «el preludio de la Tercera Guerra Mundial»

Hay declaraciones contradictorias sobre si Rusia está lista para iniciar nuevas negociaciones después de la reciente ofensiva ucraniana. Lo que está definitivamente claro es que el concepto de garantías de seguridad internacional llamó la atención en Moscú. El expresidente ruso, Dmitri Medvedev, dijo al respecto que es “el prólogo de la Tercera Guerra Mundial”.

El canciller alemán, Olaf Scholz, no percibe que Rusia quiera volver a negociar. Después de una pausa de tres meses y medio, volvió a hablar con Vladimir Putin: «Lamentablemente, no puedo decirles que ahora se llegó a la conclusión de que fue un error comenzar esta guerra».

El secretario general de la ONU, António Guterres, también expresó su decepción después de hablar por teléfono con Putin. «Sería ingenuo pensar que estamos cerca de la posibilidad de un acuerdo de paz». Entonces, la idea sobre el orden de posguerra en Ucrania, con toda probabilidad, seguirá siendo pura teoría.

(rms/ms)

Read More: Ucrania quiere garantías de seguridad después de la guerra, pero ¿qué quiere Rusia? | Política |