Un año después de las protestas, el gobierno de Cuba celebra la derrota de «un golpe de Estado vandálico»

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó que este lunes, a un año de las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales que sacudieron al país, lo que «festejarán» será el «desmonte de un golpe de Estado vandálico».

“Lo que realmente vamos a celebrar como primer aniversario el 11 de julio es que el pueblo cubano y la Revolución cubana desmantelaron un golpe de Estado vandálico”, dijo el mandatario al cerrar la noche del viernes el Consejo Nacional de la UNEAC, organización de escritores y artistas

“El socialismo nos salvó de la pandemia, el socialismo derrotó el vandalismo golpista”, insistió Díaz-Canel.

“Estoy convencido de que, defendiendo el socialismo, superaremos la dura situación actual y derrotaremos a los imperialistas”, dijo, en referencia a la profunda crisis económica que enfrenta la isla. lo peor en tres décadasen medio del recrudecimiento del embargo impuesto por Estados Unidos desde hace 60 años.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en un acto a favor de la Revolución en La Habana, tras las protestas del año pasado. Foto: EFE

Las manifestaciones del 11 y 12 de julio de 2021, las mayores en 60 años de régimen comunista en la isla, sacudieron cerca de 50 localidades al grito de «Libertad» y «Tenemos hambre».

Los enfrentamientos con la policía dejaron un muerto, decenas de heridos y unos 1.300 detenidos, según Cubalex, una ONG de derechos humanos con sede en Miami.

Según la Fiscalía General de la Nación, 790 presos fueron procesados ​​y 488 recibieron sentencia firme, muchos por el delito de sedición con penas de hasta 25 años de prisión.

Opositores al gobierno llamaron esta semana en redes sociales a conmemorar la fecha con nuevas protestas, pero muchas de las voces que se dieron a conocer con las movilizaciones del año pasado tuvieron que exiliarse y algunos están en la cárcel.

Otros denunciaron el viernes haber sido advertidos por agentes de seguridad de no salir de sus casas el 11 de julio.

Cientos de manifestantes fueron detenidos durante las protestas de julio del año pasado en Cuba.  Foto: REUTERS

Cientos de manifestantes fueron detenidos durante las protestas de julio del año pasado en Cuba. Foto: REUTERS

Otro choque con Estados Unidos

La Embajada de Estados Unidos en La Habana difundió este sábado un comunicado del secretario de Estado, Antony Blinken, según el cual Washington aplicará restricciones de visa a 28 funcionarios cubanos “que están involucrados en la represión de las protestas pacíficas del 11 de julio de 2021”.

“Estos funcionarios permitieron o facilitaron arrestos violentos e injustos, juicios falsos y sentencias de prisión de décadas para cientos de manifestantes”, dice el texto.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, reaccionó de inmediato en su cuenta de Twitter.

“Ante el fracaso del intento de provocar un levantamiento popular en #Cuba en 2021, el gobierno de Estados Unidos y su Secretaría de Estado buscan ahora desacreditar el triunfo popular frente a la agresión imperialista”, dijo Rodríguez. Agregó que “sus reiteradas medidas coercitivas son actos que violan el Derecho Internacional y la Carta de la ONU”.

Un artículo sobre el tema publicado en la última edición del diario del Partido Comunista, Granma, añade, por su parte, que los hechos de julio formaron parte de un plan de la Casa Blanca para desestabilizar el país.

«Fue una verdadera terapia de choque destinada a desalentar cualquier resolución de resistencia y quebrantar la fe de los cubanos», según el comentario.

El mismo texto argumenta el «derecho, deber y tradición» de los cubanos de «defender» la Revolución.

Fuente: AFP y EFE

CB