un mago al servicio del equipo y de la gloria

Helenio Herrera era lo que muchos decían de él: un bárbaro viviente. Egocéntrico, transgresor, controvertido, directo. Le gustaba ser elogiado y decía que era el más trabajador de los futbolistas. Tenía un rasgo que parece típico de estos días: se jactaba de ser el entrenador mejor pagado del mundo. De vez en cuando hablaba de sí mismo en tercera persona y estaba convencido de que no había nadie mejor para liderar un equipo exitoso. Un vencedor irreverente, adorado por muchos, odiado por muchos otros. Dijo que no creía en la magia, pero que le gustaba que lo apodaran El Mago. Y para armar sus mejores equipos siempre trató de incluir a los mejores magos de campo. El hombre, nacido en Buenos Aires y criado en territorios africanos bajo ocupación francesa, contó una vez en su autobiografía: Yo, recuerdos de Helenio Herrera: “Pele es un violín; Di Stéfano, toda la orquesta “. Sin embargo, a la hora de elegir un futbolista para formar su plantilla, se decantó por Luis Suárez, un gallego capaz de llevarse mil jugadas o más en la cabeza. De alguna manera, el Xavi o el Iniesta de su época.

Al principio lo llamaban Luisito, pero terminó transformándose en El Arquitecto sin pasar por la universidad. El apodo lo había creado Di Stéfano. Todos conocían las razones. “Es el más grande creador de juego de nuestro tiempo ”, decían y repetían en los años cincuenta y sesenta para referirse al crack nacido en el barrio de Monte Alto, territorio de La Coruña. El barrio de su infancia lo retrató con sus propias palabras durante una entrevista con el diario. El país, de Madrid: “Era un campo con casas bajas. Los niños jugábamos en la calle. Nadie tenía una pelota y hacíamos pelotas con trapos. Más tarde, nos enteramos de que en la parroquia de al lado un sacerdote quería montar un equipo que llamó Perseverancia”. , un nombre muy lindo, y allí fuimos todos: nos dieron los balones y las camisetas “. Cada vez que regresa, ese rincón parece nuevo, irreconocible. Los recuerdos y las palabras de quienes lo vieron jugar cuando era niño le devuelven la certeza de que allí creció el futbolista Luisito.

Deberías leer:   La Copa Africana de Naciones comienza jaqueada por los contagios de coronavirus

Debutó en el Deportivo La Coruña, pero pronto se marchó al Barcelona. Se fue de Galicia porque los dirigentes del club entendieron que no encajaba. Dijeron que le faltaba físico. Llegó al gigante catalán con 19 años y pronto marcó una época (como el otro Luis Suárez, el uruguayo, también un referente en su época culé). Con el club ganó seis títulos: dos Ligas, dos Copas del Generalísimo (hoy Copa del Rey) y dos Copas de la Feria (antecedente de la UEFA). Jugó como mediocampista armador, pero su promedio de goles parecía el de un delantero: casi un gol cada dos partidos. Y su juego fue una delicia. En 1960, a los 25 años, ganó el Balón de Oro.

Luis Suárez, con la camiseta del Barcelona. Fue el Iniesta de su tiempo.

Fue una fiesta para él y para el Barcelona. Tras tres temporadas consecutivas con victorias para las estrellas del Real Madrid (dos de Di Stéfano y una de Raymond Kopa), Suárez rompió la racha y la hegemonía. Los cuatro que completaron el top 5 esa vez clasifican el logro: Ferenc Puskas, Uwy Seeler, el Gran Alfredo y Lev Yashin. El tiempo también cuenta que fue un gran triunfo español: incluso ahora, tiempos de Xavi e Iniesta y gloria de La Roja, El Gallego de Oro sigue siendo el único español en ganar el premio al mejor futbolista del año.


Barcelona, ​​que le sitúa en su Salón de la Fama, entre leyendas, también le ofrece reconocimientos: “Era un interior de izquierda que lo tenía todo como futbolista: técnica superior, habilidad insuperable con el balón en los pies, visión privilegiada del juego y gran capacidad de remate. Sobre todo, pero, destacó por su elegancia en el juego. se podría haber dicho que podía jugar con esmoquin “. Verlo ahora, en videos en blanco y negro, también es una demostración: Era lógico que alguna de las primeras ovaciones del Camp Nou -fundado en 1957- lo tuviera como destinatario. Sin embargo, sucedió una curiosidad: en territorio catalán se valoraba más a la salida que durante el camino compartido.

Era simple donde lo mirabas. El periodista Francesc Aguilar lo retrató en Mundo Deportivo: “Luisito vivía en la calle Casanova, cerca de Goicolea, Mandi y Moreno, quienes eran su grupo de amigos y colegas. Todos los días iban a entrenar en tranvía. Su gran colega fue Sandor Kocsis, con quien compartía habitación en los mítines, y también se llevaba bien con Evaristo. Con Goicolea, que estaba casado, incluso montó una pequeña fábrica de telas: ‘Hacíamos jerseys. Empecé a acompañarlo en una Vespa a vender agujas para máquinas de tejer y acabamos fundando una pequeña empresa. Cuando fui a Italia, dejé todo. ‘Su primer lujo fue comprarse un coche,’ un Dauphine de la casa Renault ‘, que lució con orgullo por las calles de Barcelona y con el que viajó a su A Coruña natal para que la familia lo viera ”.. Después, en el terreno de juego, brilló Suárez.

Helenio Herrera lo había visto debutar en La Coruña, lo dirigió en Barcelona y pidió a la familia Moratti que lo fichara por el Inter. Le dieron el placer. Esa transferencia (acordada en 250 millones de liras) se convirtió en el más caro hasta ese momento. Juntos de nuevo. Gloria de nuevo. Il Grande Inter Ese equipo se llamó que ganó casi todo lo que encontró a su paso. Suárez era el cerebro, el líder creativo, el jugador pensante en el contexto de la maquinaria defensiva italiana.

En un equipo amigo del catenaccio y propenso a los rigores, El Arquitecto ofreció la fantasía, la posibilidad de un cierto deseo de belleza.. Ganó tres Scudettos, dos Copas de Europa, dos Intercontinentales. En tres ocasiones subió al podio en la elección del mejor jugador (fue el Balón de Plata en 1961 y 1964 y el Balón de Bronce en 1965). En la misma ruta, con la selección española, ganó la Eurocopa.

En Italia es venerado incluso estos días, como si hubiera firmado un contrato de homenaje permanente con la afición y con la dirección del club. Suárez es el secretario técnico del Inter; También es la leyenda que recorre las calles de Milán y se convierte en mito cuando los abuelos hablan con los nietos. Para quienes lo vieron tocar en San Siro, El Arquitecto fue único e irrepetible. Aunque otros lo comparan, sus admiradores dicen que el molde que contenía su magia se rompió hace mucho tiempo, cuando dejó de jugar, ya en 1973, con la camiseta de la Sampdoria. Giacinto Faccheti, su amigo y socio en Illinois Grande Enterrar, una vez lo describió: “Hizo todo bien. Tenía el talento de un artista y el sacrificio de un albañil. Todo nuestro fútbol pasó por él, por su inteligencia. Y si alguna situación se complicaba, su disparo de treinta o cuarenta metros aparecería para rescatarnos.“Suárez, un hombre ajeno a la grandilocuencia, fue y es menos generoso en sus autorretratos. Si alguna vez dijo que ese premio individual de 1960 era sólo” una pequeña pelota “. “

En 2010, medio siglo después de la conquista del Balón de Oro, el escritor e historiador Xan Fraga Rodríguez escribió una biografía sobre Luis Suárez. Dice que fue un artista, una estrella pensante, un personaje entrañable, que fue Gaudí en el terreno de juego, que fue un entrenador de la pelota bajo el cielo italiano, eso es el orgullo gallego. Fútbol de seda, se llama el libro. Seda de lo mejor.