un «rey» con alfombra roja en Europa

Europa nunca quiso al presidente brasileño de extrema derecha, Jair Bolsonaro. Su presencia como jefe de Estado de Brasil fue una de las principales razones por las que varios gobiernos europeos y el Parlamento Europeo rechazaron la firma del acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur.

Su negativa a detener la deforestación en la Amazonía y su estilo trumpista lo hicieron una plaga en las cancillerías europeas. En la última reunión del G20, en Italia, Bolsonaro siempre apareció solo y no tuvo reuniones bilaterales.

Europa, por el contrario, admira a Lula, el ex trabajador sin estudios, ex sindicalista, ex preso político torturado, ex presidente y ex condenado por corrupción ya exonerado de todos sus cargos tras pasar 580 días en prisión.

Luis Inacio Lula da Silva Es una de las últimas figuras totémicas de la izquierda mundial, un hombre que recibe elogios tanto de la familia política europea de Podemos como de liberales como el presidente francés Emmanuel Macron.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Foto: EFE

La némesis de Bolsonaro fue objeto de aplausos y saludos con honores del jefe de Estado en los últimos días. Europa quiere, al parecer esta semana, que vuelva Lula, con quien todavía tiene foto, como cuando le concedieron el Premio Príncipe de Asturias, un alto valor simbólico.

Una gira, un acierto

Su gira por Europa, en parte gracias a la movilización de los socialistas europeos pero no solo de ellos, fue un éxito. La forma en que fue recibido en París, con todos los honores del Elíseo, incluido un desfile militar de la Guardia Republicana, está reservado a los jefes de Estado.

Durante los últimos días Lula se reunió con el próximo jefe del gobierno alemán, el socialdemócrata y actual ministro de Hacienda Olaf Scholz. El expresidente brasileño también fue el invitado estrella en un debate sobre América Latina organizado por el grupo socialista en el Parlamento Europeo.

Lula besa a un niño después de un encuentro con movimientos de izquierda en París.  Foto: AFP

Lula besa a un niño después de un encuentro con movimientos de izquierda en París. Foto: AFP

Una fuente comunitaria explicó este miércoles que en Europa “hay interés en Brasil, como se demostró en los años de la presidencia de Lula, pero es insostenible una relación similar con Bolsonaro, por lo que Lula no es bien recibido solo por la izquierda, estos días ha tenido mensajes de apoyo incluso de Sarkozy”.

También tuvo reuniones con el ‘canciller’ europeo Josep Borrell y se verá este viernes en Madrid con el presidente español Pedro Sánchez.

El miércoles lo esperaba en París Emmanuel Macron, quien con reverencia descendió los siete escalones de los pequeños escalones del Elíseo, cortesía reservada para muy pocos.

La reunión con Macron, programada para 30 minutos, pasó la hora. El comunicado del Elíseo habla de una reunión «candente», de «alto nivel» que trató precisamente los temas que preocupan a Europa en Brasil y que no puedo hablar con Bolsonaro, como lucha contra la crisis climática y protección de la Amazonía.

Una fuente del equipo que acompañaba a Lula dijo al diario francés ‘Le Monde’: “Sabía que Lula iba a ser bien recibido, pero no esperaba algo tan espectacular. Macron ha entendido la importancia de Brasil y Lula ”.

Luiz Inacio Lula da Silva durante un homenaje en su persona en Francia.  Foto: EFE

Luiz Inacio Lula da Silva durante un homenaje en su persona en Francia. Foto: EFE

Un encuentro más que cordial y muy cuidado en París entre dos hombres en principio en las antípodas. Lula tiene 76 años, Macron 43. Lula es un socialista tradicional, un exsindicalista y cercano a la izquierda latinoamericana más alejada del liberalismo. Macron es un liberal clásico y ex empleado de banca privada.

Pero Lula y Macron tienen cosas en común que los acercan más de lo que uno podría ver en primer lugar. Ambos van a las urnas en poco más de un año.

Los dos llevan la crisis climática a la cabeza de sus programas. Y los dos se enfrentarán a la extrema derecha, Bolsonaro en Brasil y el tándem Le Pen – Zemmour en Francia. Las encuestas dicen que Lula podría vencer a Bolsonaro en la primera vuelta con más del 50% de los votos.

«¡Por el amor de Dios!»

El éxito de su rival en Europa dejó a Bolsonaro, que acaba de concluir una gira por tres monarquías del Golfo, molesto o menos.

Jair Bolsonaro juega con el balón durante su visita al Estadio Lusail, en Qatar.  Foto: AFP

Jair Bolsonaro juega con el balón durante su visita al Estadio Lusail, en Qatar. Foto: AFP

“Vi que pusieron en el canal GloboNews ‘La decepción de Bolsonaro, el éxito de Lula. ¡Por el amor de Dios!«Dijo Bolsonaro a los periodistas antes de embarcarse en Doha». Lo que necesita Lula es salir a la calle en Brasil. «

Mensaje a los jóvenes

En Europa, Lula incluso fue invitado a dar un discurso a los estudiantes de la prestigiosa Sciences Po de París.

A los jóvenes franceses destinados a ocupar los puestos de la alta administración pública parisina dijo: “El futuro de la humanidad debe construirse a través del diálogo y el no autoritarismo, en paz y no en violencia, con más libros y menos armas”.

Otro recibimiento con honores le espera este viernes en Madrid. Europa quiere a Lula.

Bruselas, especial para Clarín

ap