Una avalancha de nuevos miembros del Salón de la Fama, seguida de una tremenda parada

Una lista de 94 candidatos potenciales fue reducida a 39 por un comité de selección especial, y en febrero, 12 de los más destacados académicos e historiadores negros del béisbol se dirigieron a la costa atlántica de Florida para emitir sus votos.

Eran expertos en varias subcategorías del béisbol negro (participación latina, equipos de la costa este, la era de las ligas pre-negras, etc.) y el requisito de que compartieran su experiencia aseguraba que ningún votante ignorara los méritos de ningún individuo en la papeleta. Además de recibir expedientes de información antes de su llegada a Florida, los miembros del comité discutieron las carreras de cada candidato durante la sesión de dos días.

“El haber sido seleccionado para este comité fue, por supuesto, un honor”, ​​dijo el Dr. Adrian Burgos Jr., profesor de historia en la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign y autor de “Playing America’s Game: Baseball, Latinos, and la línea de color. “ Añadió: “Necesitábamos gente que fuera experta en latinos y en las ligas negras”.

Deberías leer:   Pakistán culpa a la política mientras los equipos de críquet de Inglaterra y Nueva Zelanda cancelan

El comité hizo avances significativos. Se eligieron diecisiete nuevos miembros, lo que representa un momento decisivo tanto en el Salón de la Fama como en la historia de las ligas negras.

Effa Manley, era el propietario y gerente comercial de los Newark Eagles, quien presionó por una compensación justa para los jugadores de la liga negra después de la integración. Se convirtió en la primera mujer en ser consagrada en el Salón, sus logros son un reflejo directo del poder revolucionario del béisbol negro. Willard Brown fue mejor conocido como el primer jugador negro en dar jonrón en la Liga Americana, pero fue un toletero mucho más dominante con los Kansas City Monarchs. Y estaba Alex Pompez, quien saltó a la fama mientras dirigía las Estrellas Cubanas y los Cubanos de Nueva York antes de convertirse en el director de exploración internacional de los Gigantes de Nueva York de la MLB. Era una clase impresionante de incorporados, ninguno de los cuales estaba vivo para disfrutarlo.

Deberías leer:   Steve Stricker espera llevar al equipo de la Ryder Cup de EE. UU. A una victoria

Aún así, cuando comenzaron a surgir historias sobre las elecciones de 2006, la narrativa a menudo se refería menos a quién entró y más a quién no, es decir, O’Neil, el ex primera base de los Kansas City Monarchs, así como Orestes “Minnie” Miñoso. , miembro afrolatino de los cubanos de Nueva York que se convirtió en el primer jugador negro de los Medias Blancas de Chicago en 1951.