una crisis que no termina y un Congreso tan turbio como el destituido Pedro Castillo

Entre los 101 congresistas que votaron por la rebelión del presidente, varios enfrentan investigaciones por graves cargos de corrupción.

Entre los 101 congresistas que votaron por la destitución del presidente Pedro Castillo -a quien se acusa de graves delitos de corrupción- por rebelión, varios enfrentan investigaciones por los mismos o más graves cargos. Por eso, con Castillo en la cárcel, La crisis política peruana no termina, solo representa un capítulo más.

La mayoría de los votos correspondieron a las bancadas de Fuerza Popular, Podemos Perú y Perú Libre. Los líderes de Fuerza Popular y Podemos Perú, Keiko Fujimori -hija del exdictador Alberto Fujimori (1990-2020)- y José Luna, Estaban en prisión y enfrentan graves cargos por crimen organizado y lavado de dinero. Ninguno de estos crímenes se le atribuye a Pedro Castillo.

Keiko Fujimori celebró la caída de Pedro Castillo, no solo porque fue él quien, a pesar de un aparato de campaña electoral fujimorista multimillonario, la derrotó en la segunda vuelta de 2021.

Pero también porque, como no pudo ganar las elecciones, necesita un gobierno que la ayude a eludir la petición de la fiscalía de una pena de prisión de 30 años por crimen organizado y lavado de dinero (financió sus campañas de 2011 y 2016 con fondos ilícitos).




Poco apoyo al expresidente Pedro Castillo en las calles de Lima. Foto AP

acusaciones

En cuanto a José Luna, es un empresario dueño de una universidad privada que fue cerrada porque era una estafa para los estudiantes. luna también está siendo investigado por crimen organizado y lavado de dinero, y pese a la gravedad de las acusaciones, fue designado presidente de la Comisión de Presupuesto. Era como nombrar a un evasor de impuestos como jefe de recaudación de impuestos. En el Congreso Peruano todo es posible.

Durante la segunda vuelta de 2021, el partido de Castillo, Perú Libre, acusó fundadamente a su contrincante Keiko Fujimori de representar los intereses de la corrupción. Y Keiko Fujimori respondió que Castillo era terrorista, comunista, marxista-leninista, chavista, etc.

La abogada Dina Boluarte nueva presidenta del Perú.  Foto EFE


La abogada Dina Boluarte nueva presidenta del Perú. Foto EFE

Sin embargo, una vez elegido al Congreso, el gobernante partido Perú Libre, forjó una alianza no declarada con sus archienemigos fujimoristas de Fuerza Popularpara protegerse unos a otros.

Las dos partes presentaron conjuntamente cargos fiscales contra figuras corruptas. Y aprobaron proyecto de ley para sancionar a jueces y fiscales filtrar información a periodistas sobre corrupción.

El líder de Perú Libre, el partido de izquierda que llevó a la presidencia a Pedro Castillo, el cirujano Vladimir Cerrón, formado en Cuba y declarado marxista-leninista, enfrenta una investigación fiscal por crimen organizado y lavado de dinero.

La bancada de Cerrón apoyó debatir la destitución de su aliado Castillo en el Congreso, luego rechazó el golpe y apoyó la destitución de su compañero. Lo llevó al poder y lo abandonó.o. Cerrón siempre se creyó superior a Castillo. Lo ha confirmado en sus actos.

Diputados permanecen en el interior del Congreso tras el anuncio de Pedro Castillo de la disolución del Parlamento.  Foto EFE


Diputados permanecen en el interior del Congreso tras el anuncio de Pedro Castillo de la disolución del Parlamento. Foto EFE

Para el miércoles 7 de diciembre se acordó un nuevo capítulo en esta historia de traiciones y puñaladas por la espalda. La Comisión de Fiscalía (investigación de hechos de corrupción), citada a las 9 de la mañana para que declare un exfuncionario quien dijo que había entregado dinero en manos de Pedro Castillo.

Era la antesala de la reunión de las 3 de la tarde, en la que el Congreso debatiría el pedido de destitución de Castillo por corrupción.

sobornos

Suena a broma, pero ese mismo testigo también confesó que el expresidente Castillo le pidió dinero. pagar un soborno a 20 congresistas para que votaran en contra de la remoción, en la sesión del 7 de diciembre de 2021, cosa que efectivamente sucedió. Esos mismos 20 congresistas fueron los que votaron por la destitución de Pedro Castillo, el miércoles 7 de diciembre.

Cuando Dina Boluarte asumió como presidenta en reemplazo de Castillo, dijo que estaría en el cargo hasta 2026, año que teóricamente marca el mandato por el cual fue electo el expresidente de izquierda. Una declaración que luego bajó el tono. Ese no era el anuncio que esperaba la mayoría de los peruanos. que quieren elecciones parlamentarias inmediatas.

Y esa decepción podría convertirse en manifestaciones populares, como las que lograron derrocar al expresidente Manuel Merino, elegido por un Congreso espurio, en 2020. Desde esta perspectiva, el encarcelamiento de Castillo está lejos de resolver la crisis política del Perú.

pb

mira también