Una historia de dos campos interiores enfrenta fuerza contra fuerza

HOUSTON – Dos fueron seleccionados en primer lugar en general. Dos han ganado el premio al jugador más valioso de su liga. Vienen de todas partes: Cuba y Curazao, Puerto Rico y Venezuela, California y Georgia y Mississippi y Nuevo México. Y todos han jugado para un solo equipo en las mayores.

El primer partido de la 117 ° Serie Mundial, el martes en el Minute Maid Park de Houston, será el 50 ° juego de postemporada juntos para los jugadores de cuadro de los Astros: primera base Yuli Gurriel, segunda base José Altuve, campo corto Carlos Correa y tercera base Alex Bregman.

Los 50 juegos extenderán un récord de postemporada para un solo cuadro, y el grupo de los Astros ahora ha realizado cinco carreras profundas de postemporada juntos. Los cuatro jugadores del cuadro han formado varios equipos All-Star, excepto Gurriel, de 37 años, una estrella en Cuba que ganó el título de bateo de la Liga Americana de este año.

“Es uno de los mejores cuadros de la historia”, dijo Kyle Tucker, el jardinero derecho de los Astros, y sin embargo, puede que ni siquiera sea el mejor cuadro de esta Serie Mundial.

Considere este cuarteto de Atlanta Braves: primera base Freddie Freeman, segunda base Ozzie Albies, campo corto Dansby Swanson y tercera base Austin Riley. Casi se convierten en el primer cuadro de la historia con 30 jonrones de cada jugador: 33 para Riley, 31 para Freeman, 30 para Albies y 27 para Swanson.

Swanson es el único jugador de cuadro titular en esta Serie Mundial que ha jugado para otra organización. Los Diamondbacks de Arizona lo sacaron de Vanderbilt con la primera selección en 2015, justo por delante de Bregman, un niño de Albuquerque que jugó en Louisiana State. Seis meses después del draft y al comienzo de la carrera de Swanson en las ligas menores, Arizona lo traspasó a los Braves, el equipo que amaba de niño en Marietta, Georgia.

“Algo que admiro mucho de él es tomar una base extra; una pelota que todos piensan que es un sencillo, se convierte en un doble ”, dijo Bregman sobre Swanson. Y Riley es increíble. Hay una razón por la que está recibiendo cánticos de Jugador Más Valioso en Atlanta. Increíble poder. Definitivamente desearía tener su brazo en la tercera base “.

Los Bravos seleccionaron a Riley de una escuela secundaria en DeSoto, Miss., Cerca del final de esa primera ronda en 2015. Ahora con 24 años, Riley tiene la misma edad que Albies, un bateador ambidiestro veloz y hábil de Curazao. No ha ganado un MVP, como lo hizo Altuve con Houston en 2017, pero tiene más jonrones y casi tantos hits como Altuve a la misma edad.

“La gente decía que no puedo hacer el trabajo porque soy pequeño”, dijo Albies, quien mide 5 pies 8 pulgadas, dos pulgadas más alto que Altuve. “Yo digo, ‘Altuve es más pequeño que yo, y lo ha hecho’. La primera vez que lo vi, nos saludamos. De hecho, es un poco más pequeño que yo. Pensé: ‘Si él puede hacerlo, ¿por qué no puedo hacerlo yo?’ ”.

Deberías leer:   el golazo de Manuel Lanzini en la derrota del West Ham ante Manchester City

Freeman lo ha estado haciendo durante años, desde que llegó a las mayores en 2010 y conectó su primer jonrón frente al futuro miembro del Salón de la Fama Roy Halladay. Su última temporada estelar, un promedio de .300, un porcentaje de embase más slugging de .896 y 120 carreras anotadas, la mejor de la Liga Nacional, siguió su desempeño como Jugador Más Valioso durante la pandemia de 2020 acortada. Freeman hizo cinco viajes de postemporada antes de este otoño. cuando finalmente ganó un banderín a pesar de las lesiones de varios compañeros.

“Hemos tenido como baches de 40 pies que hemos golpeado, como enormes badenes”, dijo Freeman sobre la temporada de aventuras de Atlanta. “Todo lo que puedas ver en una carretera, lo acertamos, y de alguna manera lo superamos”.

Freeman se enfrenta a la agencia libre después de la temporada, al igual que Correa, quien comenzó la reconstrucción de los Astros al firmar desde Puerto Rico como la primera selección general en 2012. Correa conectó 26 jonrones, la mayor cantidad de su carrera, esta temporada y tuvo, con mucho, su mejor año en defensa. . Eso tiene sentido, considerando la historia del cuadro en conjunto.

“Creo que el mayor beneficio es que nos conocemos tan bien que sabes cuánto terreno puedes cubrir”, dijo Correa, y luego agregó: “Hemos estado jugando juntos durante tanto tiempo que ahora es automático”.

La agencia libre podría romper uno o ambos campos de juego este invierno, pero un grupo entrará en la temporada baja como campeones.


Existen numerosas conexiones entre los equipos incluso después de que superas sus infields repletos de estrellas:

Esto es difícil de creer, pero es cierto (lo verificamos tres veces): la Serie Mundial 2021 es la primera en presentar a los equipos que perdieron en la Serie de Campeonato de la Liga el año anterior. Houston y Atlanta cayeron en el Juego 7 de la LCS en 2020, pero regresaron este mes para ganar los banderines. (Situación cercana: 1980, cuando Filadelfia se enfrentó a Kansas City. Ambos equipos habían perdido la LCS en 1976, 1977 y 1978, pero se perdieron los playoffs en 1979).

Otra Serie Mundial, otra aparición de Charlie Morton, quien abrirá para Atlanta en el Juego 1. Morton también lanzó para Tampa Bay el año pasado y para Houston en 2017, cuando ganó el Juego 7 en el Dodger Stadium con cuatro fuertes entradas de relevo.

Morton siempre tendrá un lugar en la tradición de los Astros porque estuvo en el montículo para el último partido de esa Serie Mundial. Entonces, ¿qué tan extraño es que ahora se enfrente a los Astros en la Serie Mundial? Bueno, nunca ha sucedido antes. Morton se convertirá en el primer lanzador en cerrar una Serie Mundial para un equipo y luego enfrentar a ese mismo equipo en una Serie Mundial futura.

La Liga Nacional Oeste está formada por Arizona, Colorado, Los Ángeles, San Diego y San Francisco, una distribución geográfica sensata. Sin embargo, durante 25 temporadas, la división incluyó equipos al este de los Rockies, incluidos Atlanta y Houston.

Deberías leer:   Palmeiras le ganó a Flamengo y es el primer bicampeón de la Copa Libertadores desde el Boca de Bianchi

Los Astros estaban en la ciudad el 5 de octubre de 1991, cuando comenzó oficialmente el renacimiento del béisbol de Atlanta. Ese día, John Smoltz lanzó un juego completo contra los Astros para hacerse con el Oeste de la Liga Nacional, solo un año después de que los Bravos terminaran últimos. Eso inició una racha de 14 títulos divisionales consecutivos, sin precedentes en la historia del béisbol.

Sin embargo, solo tres de esos títulos divisionales llegaron en la División Oeste de la Liga Nacional. El béisbol realineó las divisiones en 1994, colocando a Atlanta en la División Este de la Liga Nacional ya Houston en la División Central de la Liga Nacional recién creada. Los Astros cambiaron nuevamente en 2013, saltando a la División Oeste de la Liga Americana.

Ambos equipos carecen de jugadores de alto impacto por lesión. Atlanta perdió al jardinero Ronald Acuña Jr. por una rotura del ligamento cruzado anterior en julio, y el diestro as de Houston, Justin Verlander, no lanzó en toda la temporada después de la cirugía de Tommy John. Una lesión más reciente noqueó a Lance McCullers Jr., quien comenzó esta postemporada como el abridor número uno de los Astros. McCullers, quien tuvo marca de 13-5 con un promedio de carreras limpias de 3.16 esta temporada, comenzó dos veces en la serie divisional, pero está fuera de la Serie Mundial con una distensión muscular en el antebrazo.

Ninguno de los equipos usa su apodo original. Los Bravos, que se han resistido a las sugerencias de que cambiaran su nombre, como lo hizo Cleveland hasta que adoptó a los Guardianes como nombre, comenzaron como las Medias Rojas de Boston en 1871. Más tarde fueron conocidos como los Beaneaters, Doves y Rustlers hasta 1911, pero han sido los Bravos desde entonces, con un interludio como The Bees de 1936 a 1940.

Según MLB.com, los Bravos obtuvieron su apodo actual cuando fueron vendidos en 1912 a James Gaffney, un concejal de Tammany Hall, “que usaba un tocado indio para su emblema y se refería a sus miembros como Bravos”.

Los Astros, mientras tanto, comenzaron como la expansión Houston Colt .45s en 1962, y permanecieron así durante tres temporadas. En el logo de las camisetas de local de los Colts, el humo de un revólver formaba la letra “C” en los Colts. A medida que Colt Firearms Company impulsaba los ingresos del uso de su nombre por parte del equipo, la franquicia cambió a Astros en 1965, celebrando la conexión de la ciudad con el programa espacial.

Como dijo su dueño en ese momento, Roy Hofheinz, conocido como el juez: “El nombre y la insignia ayudarán a disipar la imagen de Texas como una tierra de vaqueros e indios”.

Nadie luce una pulsera como lo hace el gerente de los Astros, Dusty Baker. En 1986, su último año como jugador con Oakland, Baker conoció a un hombre de Los Ángeles llamado James Mims que le pidió que usara una pulsera con la imagen de Baker cosida. El producto se popularizó con docenas de otros jugadores, y Baker todavía lo usa ahora. Esta postemporada, el parche presentado tiene la cara y la firma de Baker sobre un fondo azul delineado en naranja (los colores de los Astros), cosido en una pulsera tricolor de gris, amarillo y rojo. Eso es estilo.

Deberías leer:   París Saint-Germain vs Nantes, por la Liga de Francia: previa y alineaciones, en directo

Atlanta, mientras tanto, ha usado durante mucho tiempo algunos de los uniformes más finamente detallados del béisbol; ningún otro equipo se toma la molestia de delinear las presillas del cinturón en la espalda y los costados de sus pantalones. Es un toque de color extra y sutil exclusivo de esa franquicia.

Diez jugadores han jugado solo para Houston y Atlanta, incluido Evan Gattis, quien bateó .300 para los Astros en la Serie Mundial 2017. Otros cien han jugado para ambos equipos, así como otros, incluidos Jim Bouton, Sid Bream, Joe Niekro, Billy Wagner, Jimmy Wynn y el miembro del Salón de la Fama Eddie Mathews, quien conectó 493 jonrones para los Bravos, en Boston, Milwaukee y Atlanta, y 10 para los Astros en 1967.

El manager de Atlanta, Brian Snitker, jugó cuatro temporadas como receptor en el sistema de granjas de los Braves hasta los 24 años. Luego se convirtió en entrenador. Su hijo, Troy, jugó tres temporadas como receptor, principalmente en el sistema de granjas de Atlanta, también hasta los 24 años. Luego se convirtió en entrenador y ahora es instructor de bateo de los Astros.

Troy dijo que su hermana, Erin, lo contactó en FaceTime desde el campo en Atlanta, justo después de que Brian asegurara su fecha en la Serie Mundial. “Que ambos lo hagamos en el mismo año y poder enfrentarnos”, dijo Troy Snitker, “es un sueño hecho realidad”.

Si sabe mucho sobre la historia del béisbol, probablemente podría adivinar los 10 números uniformes retirados por Atlanta: el número 3 para Dale Murphy, quien ganó el Premio al Jugador Más Valioso dos veces mientras llevó al equipo a lo largo de la década de 1980, más nueve miembros del Salón de la Fama: Bobby Cox (6), Chipper Jones (10), Warren Spahn (21), John Smoltz (29), Greg Maddux (31), Phil Niekro (35), Eddie Mathews (41), Hank Aaron (44) y Tom Glavine (47).

Los Astros honran a seis jugadores que no están en el Salón de la Fama. Además de Jeff Bagwell (No. 5), Craig Biggio (7) y Nolan Ryan (34), quienes están en Cooperstown, Houston mantiene todos estos números fuera de circulación: No. 24 para Jimmy Wynn, 25 para José Cruz, 32 para Jim Umbricht, 33 para Mike Scott, 40 para Don Wilson y 49 para Larry Dierker. (El 42 de Jackie Robinson, por supuesto, está retirado por todos los equipos).