Una sequía histórica deja a Francia sin agua potable

Una sequía histórica deja a Francia sin agua potable

A sequía histórica y el antecedente más grave del cambio climático en Francia. los la falta de agua Atraviesa todo el territorio francés y nunca antes había sucedido.

La primera ministra Elisabet Borne activó este viernes la célula de crisis interministerial por esta «situación histórica de falta» de agua que atraviesa el país, en medio de potentes incendios de miles de hectáreas. cien comunas ya no tienen agua potable en estas horas. Una situación que nunca se había visto y va forzar el racionamiento de agua en el país.

Esta sequía está ligada a los brutales incendios, que arden por el calor sofocante y la falta de lluvia. Desde una botella dejada en un vertedero hasta hierba muy seca, cualquier elemento puede provocarlas en las altas temperaturas que se registran. Este jueves llegó a 40 grados en París. Se espera otra ola de calor a partir del lunes.

No da señales de que la sequía mejore y muestra con qué brutalidad se ha implantado el cambio climático en Europa y su vínculo con los incendios de los últimos meses.

El Borne anunció este viernes que «se activaría la unidad interministerial de crisis para hacer frente a esta peor sequía jamás registrada en nuestro país».

Al mediodía, el ministro para la Transición Ecológica, Christophe Béchu, dijo que «más de un centenar de municipios de Francia hoy ya no tenían agua potable». Una situación «histórica», en sus palabras.

transporte de agua

Municipios sin agua se abastecen con camiones.  Foto: AP

Municipios sin agua se abastecen con camiones. Foto: AP

«En estos municipios», precisó el ministro durante una visita a los Alpes-de-Haute-Provence, «hay suministros que se hacen con camiones de agua potable que se transportan, ya que no queda nada en las tuberías ni en los canales”.

“El reto es endurecer una serie de restricciones para evitar llegar” a esta situación.

Cientos como Seillans

Seillans, en la región del Var, es un pueblo abastecido de agua potable, en el corazón de la Provenza francesa. Un enclave muy turístico, con sus pequeños hoteles con encanto y turistas, que practican el senderismo y el descanso en pleno verano europeo.

Deberías leer:   quién es Lev Uliesov, el top model ucraniano que ahora es paramédico del ejército

“Temo que otros pueblos estén en la misma situación”, dijo su alcalde, René Hugo. Los camiones con agua deben llegar todos los días para abastecerlas y la distribución debe ser racionada equitativamente.

Lo que queda de agua en el lago Le Broc, en Francia.  Foto: Reuters

Lo que queda de agua en el lago Le Broc, en Francia. Foto: Reuters

Aunque fue reconocido como uno de los pueblitos más bellos de Francia, es un clásico «pueblo», «colgado» en las inmediaciones de las montañas de Esterel y los Alpes del sur, cuyos límites son las playas de Cannes y St Raphael, sobre el mar Mediterráneo. Muy cerca de la Costa Azul, el paraíso turístico de Francia, donde hoy hay millones de turistas tras la pandemia, con riesgo de verse afectados por las restricciones.

La reacción del Gobierno se justifica por el hecho de que «las previsiones meteorológicas indican que la situación podría durar los próximos 15 díaso incluso volverse aún más preocupante».

El gobierno advierte

Sin mencionar la obligación o la restricción, el comunicado de prensa llama a todos los franceses a «ser muy atentos al uso de nuestros recursos hídricos”.

“Se han tomado y se tomarán medidas restrictivas donde sea necesario para garantizar los usos prioritarios de la salud, la seguridad ciudadana y el abastecimiento de agua potable”, dijo el palacio de Matignon, sede del gobierno.

Al menos 93 departamentos estaban sujetos a restricciones de agua, 62 de los cuales se consideran «en crisis», el nivel de alerta más alto. Desde el miércoles se les han sumado Creuse y Nièvre.

En este nivel máximo de alerta está prohibido el riego de céspedes, vehículos o cultivos, así como el llenado de depósitos o piscinas.

Hyeres, a orillas del Mediterráneo, es una de las ciudades más afectadas por la sequía. Está en alerta desde el 4 de julio: ha cortado las fuentes de las plazas, las duchas de la playa, se ha prohibido llenar las piscinas, lavar autos o botes. Es la cultura de la falta de agua, que la gente que vive allí ya ha aceptado.

El debate también está en marcha en las redes sociales en torno a la exenciones otorgadas a campos de golfque todavía pueden regar sus greens, incluso cuando el departamento que los alberga está en una «crisis de sequía».

Las medidas a tomar

Esta célula de crisis del gobierno debe permitir «garantizar la retroalimentación periódica de los Prefectos de Departamento de las áreas más afectadas, anticipando la posible activación de ORSEC + agua + para los aglomerados afectados y coordinar las medidas de seguridad ciudadana necesarias (abastecimiento de agua para municipios, entrega de agua potable)”, según esta fuente gubernamental.

También monitoreará «los impactos de esta sequía para nuestra infraestructura de producción y transporte de energía y para nuestro sector agrícola, en particular el sector ganadero».

EDF, la compañía eléctrica francesa, también podría reducir aún más su producción de electricidad nuclear en los próximos días, o incluso cerrar un reactor en la central eléctrica de Tricastin (Drôme), debido a las altas temperaturas del río. La electricidad francesa es nuclear.

Les Brenets con el lecho seco de su lago del mismo nombre Foto: Fabrice Coffrini / AFP

Les Brenets con el lecho seco de su lago del mismo nombre Foto: Fabrice Coffrini / AFP

La primera ministra Elisabeth Borne pidió a los prefectos que se reúnan, «a partir de la próxima semana, en cada zona de tensión, las comisiones locales del agua y, donde existan, las demás estructuras locales de consulta para la gestión del agua» con el fin de definir «la priorización de usos”, si es necesario”.

La cuestión de compartir los usos del agua agita a la clase política. El viernes por la mañana, el diputado de LFI, Manuel Bompard, consideró que se trataba de «una cuestión de justicia».

“Cuando hay problemas de tensión por el uso del agua, debemos privilegiar los usos necesarios para la vida de todos, y no el ocio de unos pocos”, dijo. Criticó el riego de los campos de golf.

Deberías leer:   un hombre embistió una barricada ante el Capitolio, disparó al aire y se suicidó

Navegación fluvial en problemas

A Francia y Europa Está atravesado por ríos y canales., donde se transportan mercancías. El transporte fluvial también se ve afectado: en el Rin, los barcos deben ser aligerados en un tercio debido a “problemas de hundimiento”, según Voies Navegables de Francia. Cerca de 600 km de canales están cerrados, particularmente en el Gran Este y Borgoña, lo que afecta a las actividades náuticas.

El tema de los recursos hídricos también se plantea en las zonas turísticas, que ven aumentar fuertemente su población durante el periodo estival, cuando el recurso escasea.

Vista aérea de un lugar algo seco en Francia.  Foto: Fabrice Coffrini / AFP

Vista aérea de un lugar algo seco en Francia. Foto: Fabrice Coffrini / AFP

Julio sufrió una preocupante sequía sin signos de mejoría.

“Una combinación de dos factores hace que la situación sea preocupante”, explicó Cyrille Duchesne, meteorólogo de La Chaîne Meteo

.”Experimentamos un invierno y una primavera particularmente secos, aunque comenzamos un verano con niveles freáticos muy bajos. A esto se suma una temporada estival con “olas de calor” y una ausencia duradera de lluvias. Todo el país está afectado. En ese sentido, la sequía será peor y más dura que la de 1976, que afectó al noreste de Francia”, dijo.

La Costa Azul

La situación es preocupante en Var, en la Costa Azul, pero también en Poitou Charentes y en Bourgogne Franche Comté. La falta de lluvia allí rompe todos los récords.

El temor es que la falta de lluvias seque los ríos y lagos y degradar el ecosistema.

Hay 70 municipios de Francia más amenazados por incendios, según el índice Meteorológico de Incendios en el entorno de cada ciudad y a 15 kilómetros de su entorno. Este indicativo se especifica para el año 2030 a 2050.

Los diez países con mayor riesgo de incendio son Arles, Avignon, Perpignan, Hyeres, Nimes, Marseille, La Seyne sur Mer, Aix en Provence, Toulon y Narbone, casi todos en el sur de Francia.

París, corresponsal

ap