Unos 15 misioneros estadounidenses fueron secuestrados en Haití

Algunos 15 misioneros estadounidenses fueron secuestrados este sábado por una banda criminal en las afueras de Puerto Príncipe, en Haití.

Entre 15 y 17 estadounidenses, entre ellos niños, quedaron en manos de una banda armada que ha estado llevando a cabo secuestro y robo en el área comprendida entre la capital de Haití y la frontera con República Dominicana.

Una fuente citada por la agencia AFP indicó que aún no era posible confirmar si los captores han solicitado el pago de un rescate.

“El bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es una de nuestras principales prioridades en el Departamento de Estado. Conocemos esta información y no tenemos nada que agregar en este momento”, respondió un portavoz del gobierno estadounidense cuando se le preguntó sobre el tema.

En la mañana de este sábado, una pandilla denominada “400 mawozo” desvió varios autos que transitaban por rutas que controla y secuestró tanto a estadounidenses como a ciudadanos haitianos.

Según los relatos de los testigos, los misioneros y sus familias volvieron de visitar un orfanato ubicado a unos 30 km de Puerto Príncipe cuando fueron sorprendidos por los delincuentes.

Deberías leer:   Polonia enciende las alertas por el despliegue militar ruso frente a Ucrania y pide más tropas de la OTAN

Para algunos miembros de esa organización religiosa con sede en Ohio, Estados Unidos, esto fue su primer viaje a Haití.

En abril, 10 personas, entre ellas religiosas francesas, fueron secuestradas por esa banda en la misma zona. Después de 20 días de cautiverio, todos fueron liberados. El padre Michel Briand dijo en ese momento que el grupo estaba “en un mal lugar, en un mal momento” y que quienes los secuestraron no habían planeado secuestrarlos.

Las bandas armadas, que durante años han controlado los distritos más pobres de la capital haitiana, han extendió su poder a Puerto Príncipe y sus alrededores, donde está aumentando el número de secuestros por extorsión.

Haití vuelve a experimentar un aumento en los secuestros relacionados con pandillas. Esta crisis se profundizó tras el asesinato del presidente, Jovenel Moïse, en su residencia privada el 7 de julio y un terremoto de magnitud 7,2 que asoló el sureste del país en agosto y mató a más de 2.200 personas.

Deberías leer:   El presidente de Ucrania afirmó que Rusia prepara un golpe de Estado contra él para el 1 de diciembre

Las pandillas han reclamado rescates de miles de dólares a más de un millón de dólares, según las autoridades.

En los últimos meses se han producido decenas de secuestros. La semana pasada, un diácono fue asesinado frente a una iglesia en la capital, Puerto Príncipe, y su esposa fue capturada.

En abril, una pandilla secuestró a cinco sacerdotes y dos monjas, provocando una protesta similar a la convocada el lunes para condenar la falta de seguridad en el empobrecido país.

Mas de 600 crímenes de este tipo se registraron en los primeros tres trimestres de 2021, frente a 231 en el mismo período de 2020, según el Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos, con sede en la capital haitiana.

Una profunda crisis política ha paralizado el desarrollo socioeconómico de Haití durante muchos años.

los asesinato el 7 de julio del presidente Jovenel Moïse por un comando armado en su residencia privada sumió aún más al país caribeño en la incertidumbre.

Deberías leer:   Ya son cuatro los países europeos con casos confirmados de la variante Ómicron y Reino Unido endurece los controles para ingresar

La renuncia del enviado especial de Joe Biden para Haití

En medio de la crisis en Haití, el enviado especial de la administración de Joe Biden renunció a fines de septiembre en protesta por las expulsiones. “inhumano” migrantes haitianos a gran escala a su tierra natal devastados por conflictos civiles y desastres naturales.

Daniel Foote fue nombrado para el cargo recién en julio, luego del asesinato del presidente de Haití. Incluso antes de las expulsiones de migrantes de la pequeña ciudad fronteriza de Del Río en Texas, se sabía que el diplomático de carrera estaba profundamente frustrado con lo que consideraba un problema. falta de urgencia en Washington y un ritmo glacial en los esfuerzos por mejorar las condiciones en Haití.

Foote le escribió al secretario de Estado Antony Blinken que renunciaría de inmediato “con una profunda decepción y disculpas a quienes buscan un cambio crucial”.

Con información de AFP