Unos 32.500 niños cruzaron el Tapón del Darién hacia Estados Unidos este año, estableciendo un récord

Desde principios de este año, el número de niños migrantes que cruzan a pie el peligroso Tapón del Darién entre Colombia y Panamá ha alcanzado un máximo histórico, advirtió este sábado Unicef.

De enero a octubre, unos 32.488 niños cruzaron el Tapón del Darién hacia Estados Unidos, un 10% más que el total registrado en 2021. Además, el número de niños no acompañados, estimado en unos 900, que cruzaron el Darién también marcó un récord en 2022, cuadruplicando el total del año anterior.

Cada migrante representa una vida con grandes dificultades. Durante el largo viaje por la selva, los niños y las familias están expuestos a múltiples formas de violencia, que incluyen abuso sexual, trata y explotación, así como la falta de alimentos y agua seguros, picaduras de insectos, ataques de animales salvajes y el desbordamiento de ríos

Niños menores de cinco años, que representan alrededor del 50% de todos los niños migrantes, son especialmente vulnerables a la diarrea, la deshidratación y otras enfermedades transmisibles. Además, el estrés y el riesgo asociados con este peligroso viaje deja a muchos niños en riesgo de sufrir un trauma emocional.

“La violencia, la pobreza y la esperanza de encontrar mejores condiciones de vida llevan a las familias con niños a huir de sus hogares y enfrentar amenazas en entornos inhóspitos como el Tapón de Darién”, dijo Hannan Sulieman, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF, durante su visita al Centro Migrante de Lajas Blancas. Centro de Recepción, instalación cercana a una comunidad indígena Embera donde instituciones panameñas, con el apoyo de agencias de la ONU, les brindan atención.

En Panamá, como en muchos otros países, el aumento en el número de niños migrantes ha desbordado la capacidad de brindar servicios básicos en respuesta a sus necesidades específicas.

Romeu Mauricio y su hijo Jetfro, de tres años, cruzan el Darién, que divide a Colombia y Panamá

Tome medidas para proteger a los niños

“El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia insta a todos los gobiernos a tomar medidas para proteger a todos los niños migrantes, independientemente de su origen. Los niños nunca deben ser devueltos a situaciones en las que su seguridad y bienestar básicos estén en riesgo», dice UNICEF.

Con el apoyo de la Unión Europea y Estados Unidos, y en estrecha colaboración con el gobierno panameño y otros socios, UNICEF ha ampliado su presencia de uno a cinco centros de recepción en las fronteras con Colombia y Costa Rica, y en Ciudad de Panamá.

Los centros brindan agua potable, suministros de higiene y servicios de salud y psicosociales a miles de niños y mujeres embarazadas en movimiento.así como las comunidades de acogida que viven en condiciones de extrema pobreza.

De enero a octubre de 2022, unos 211.355 migrantes cruzaron el Paso Darién para continuar hacia su destino. Los niños, que representan el 15% de las personas en movimiento, se ven privados durante meses, si no años, de servicios de educación, salud y nutrición, e incluso de sus documentos de identidad.

«El aumento del número de niños que cruzan el paso de Darien supone una carga adicional para las comunidades locales, las instituciones y las agencias humanitarias sobre el terreno», dijo Suleman.

«UNICEF insta a los donantes y socios a proporcionar fondos flexibles adicionales para responder a la exigente situación humanitaria de los niños migrantes en la región».

Con información de un.org