Vello corporal: cómo cuidarlo y rebajarlo para verte bien

Símbolo de masculinidad, hoy el el vello corporal está de moda Llevar pelo en el pecho, o piernas peludas, siempre jugará a nuestro favor. Siempre y cuando se le dé un mantenimiento adecuado. Os adelantamos que es el más sencillo, por lo que no tendremos que preocuparnos demasiado a la hora de cuidarlo.

¿Qué tipo de cuidado debe tener el vello corporal?

“Afortunadamente, no se requiere mucho cuidado para el el vello corporal ya que tienen la capacidad de mantenerse y sobrevivir por sí mismos. Como todos los pelos del cuerpo, incluso los de la cabeza, tienen un ciclo de vida que se cumple de forma natural. Una adecuada higiene e hidratación de la piel es fundamental para lucir un cabello sano en general. Existen productos que suavizan el cabello, dándole un aspecto limpio y brillante. Será recomendable evitar las fórmulas espesas que dan al cabello un aspecto sucio o graso y que pueden obstruir los poros de la piel. Si hay vellos encarnados o algún otro tipo de anomalía, lo mejor es acudir a una evaluación médica para evaluar la situación y recurrir a la mejor línea de acción para corregirlo y prevenir infecciones, dolor, picazón, entre otros síntomas”. Dice el Dr. Bernardo Goldzweig Hans, Director Médico de Clínica BGH Medicina Estética.

Además de lo anterior, creemos que tanto los aceites como las cremas corporales son eficaces en el cuidado de la el vello corporal. Pero, si tenemos que elegir uno, sin duda apostamos por los aceites. Su textura es más ligera, corre mejor sobre la el vello corporal y proporciona un acabado brillante, haciendo que el cuerpo se vea mejor.

Si no tienes mucho, no hay de qué preocuparse.

Lou VAQUERO

¿Cómo reducir el vello corporal?

Tenemos dos opciones para bajar el el vello corporal: la navaja o la tijera (con puntas redondas). Empecemos hablando de la afeitadora, que recomendamos usar para reducir aquellas zonas con mayor área donde crece el vello. Un ejemplo de esto sería la espalda, el pecho, el abdomen e incluso las axilas. Lo mejor es usar el peine del 1 al 3, dejando un largo natural del cabello, sin rasurar de cerca.

Para aquellas zonas más delicadas, como los dedos de manos y pies, los pezones o la zona del vello púbico y los genitales, recomendamos utilizar una tijera de peluquero. Hay que hacerlo con mucho cuidado para no lastimar esas zonas.

Continuar leyendo: Vello corporal: cómo cuidarlo y rebajarlo para verte bien