Vendrán unos tipos muy malos

BUCHA, Ucrania — Cuando los soldados de la 64.ª Brigada de Fusileros Motorizados de Rusia llegaron a Bucha a mediados de marzo, trajeron un nuevo nivel de muerte y terror a la ciudad.

Durante los siguientes 18 días, en solo una esquina de este suburbio de Kiev donde la brigada tomó el control, 12 personas fueron asesinadas, incluidos todos los habitantes de las seis casas donde los soldados acamparon.

La propiedad de la familia Shypilo en Bucha, donde se cree que seis personas fueron torturadas y asesinadas en un extremo de la calle Ivana Franka. Foto Daniel Berehulak para The New York Times

El hijo y el yerno de Olha Havryliuk, junto con un extraño, recibieron un disparo en la cabeza en el patio de su casa.

Los soldados rusos rompieron la cerca de los Havryliuk, estacionaron su vehículo blindado en el jardín y se mudaron a la casa.


Cocinaban en el jardín del vecino, mataban y desplumaban pollos y los asaban en una parrilla mientras los hombres yacían muertos a metros de distancia, al otro lado del callejón.

Cuando las tropas se retiraron a finales de marzo, dos hermanos, Yuriy y Viktor Pavlenko, que vivían al final de la calle, yacían muertos en una zanja junto a la vía del tren.

Volodymyr Cherednychenko fue encontrado muerto en el sótano de un vecino.

Los artículos dejados por las fuerzas rusas en retirada han sido recopilados y catalogados por el Sr. Kravchenko y su equipo .Foto Daniel Berehulak para The New York Times

Los artículos dejados por las fuerzas rusas en retirada han sido recopilados y catalogados por el Sr. Kravchenko y su equipo .Foto Daniel Berehulak para The New York Times

Otro hombre, capturado por soldados rusos mientras corría por las vías del tren y llevado al sótano de una casa al final de la calle, también fue encontrado muerto a tiros.

La historia de Bucha y sus horrores se ha desarrollado en capítulos a medida que surgen nuevas revelaciones de las atrocidades rusas, lo que alimenta la indignación entre los ucranianos y en gran parte del mundo.

Pero los fiscales y los oficiales de inteligencia militar estaban investigando desde el principio, recolectando evidencia para tratar de identificar a los perpetradores responsables de los asesinatos en masa, torturas y violaciones en el otrora tranquilo suburbio.

Trabajando con expertos en crímenes de guerra y forenses de todo el mundo, los investigadores ucranianos han llegado a algunas conclusiones preliminares, centrándose en particular en la 64.ª Brigada.

Tetiana Naumova y su marido, Vitaliy, con fotografías de sus padres, Lidiya y Serhiy Sydorenko. Foto Daniel Berehulak para The New York Times

Tetiana Naumova y su marido, Vitaliy, con fotografías de sus padres, Lidiya y Serhiy Sydorenko. Foto Daniel Berehulak para The New York Times

Ya identificaron a 10 soldados de la unidad y los acusaron de crímenes de guerra.

Los funcionarios ucranianos dicen que la brigada se formó después de que Rusia luchó en una guerra de 2008 con Georgia, y que el presidente Vladimir Putin le otorgó un título honorífico el mes pasado por su desempeño en Ucrania.

Sin embargo, la brigada participó poco en los combates, llegando después de que otras unidades tomaran el control de Bucha y luego se encargaron de “mantenerlo”.

Las tropas establecieron puestos de control en todo el pueblo, estacionaron sus vehículos blindados en los patios de las personas y tomaron sus casas.

“Encarcelaron a nuestra gente”, dijo Ruslan Kravchenko, fiscal jefe del distrito de Bucha, al describir las acciones de los soldados acusados.

“Les ataron las manos y las piernas y les vendaron los ojos.

Los golpeaban con los puños y los pies, y con las culatas de las armas en el pecho, e imitaban ejecuciones”.

El nombre de la 64.ª Brigada y una lista de 1.600 de sus soldados se encontraron entre los archivos informáticos dejados en el cuartel general militar ruso en Bucha, proporcionando a los investigadores un recurso inmenso al comenzar su investigación.

Dmytro Replianchuk de Slidtsvo.info, una agencia de noticias de investigación ucraniana, pronto encontró los perfiles de las redes sociales de docenas de nombres, incluidos los oficiales.

Tres víctimas que sobrevivieron a palizas y torturas pudieron identificar a los perpetradores a partir de las fotografías, dijo Kravchenko.

Un vecino cubrió con una manta a una mujer muerta en abril después de que la policía examinara el cuerpo. La encontraron con una herida de bala en la cabeza, desnuda excepto por un abrigo de piel, en un sótano frente a una casa en Bucha. Foto Daniel Berehulak para The New York Times

Un vecino cubrió con una manta a una mujer muerta en abril después de que la policía examinara el cuerpo. La encontraron con una herida de bala en la cabeza, desnuda excepto por un abrigo de piel, en un sótano frente a una casa en Bucha. Foto Daniel Berehulak para The New York Times

Una de las víctimas era Yuriy, de 50 años, trabajador de una fábrica, que vive cerca de una de las bases rusas más notorias, en el número 144 de la calle Yablunska.

El 13 de marzo, una unidad de la Brigada 64 llegó a registrar su casa. Dijo que había identificado a los soldados cuando los fiscales le mostraron fotografías.

Los soldados eran rudos y toscos, dijo. “Se podía ver que eran de la Taiga”, dijo, refiriéndose al bosque siberiano.

“Simplemente hablan con los osos”.

Yuriy logró evitar sospechas, pero el 19 de marzo, los soldados regresaron y detuvieron a su vecino Oleksiy.

Como varios otros entrevistados para este artículo, los hombres pidieron ser identificados solo por sus nombres de pila por su seguridad.

Oleksiy se negó a ser entrevistado, pero confirmó que la unidad rusa lo había detenido dos veces, interrogado en un sótano durante varias horas y sometido a un simulacro de ejecución cuando los soldados dispararon un arma detrás de él.

Todavía conmocionado, dijo:

“Solo quiero tratar de olvidarlo todo”.

Creado para ‘Asustar a la Población’

Con base en el extremo este de Rusia, cerca de la frontera con China, la 64.ª Brigada pertenece al Distrito Militar del Este, considerado durante mucho tiempo como la parte del ejército ruso con los niveles más bajos de entrenamiento y equipo.

La brigada tiene comandantes de etnia rusa, pero está compuesta en gran parte por soldados pertenecientes a grupos étnicos minoritarios y comunidades desfavorecidas, según el coronel Mykola Krasny, jefe de asuntos públicos de la inteligencia militar ucraniana.

En conversaciones por radio que fueron interceptadas por las fuerzas ucranianas, algunos de los rusos expresaron su sorpresa de que los caminos de las aldeas en las afueras de Kiev, la capital de Ucrania, estuvieran pavimentados con asfalto, dijo.

“Lo vemos como una política deliberada para reclutar soldados de regiones esenciales de Rusia”, dijo Krasny.

No se sabe mucho sobre la brigada, pero Krasny afirmó que se destacaba por su falta de moralidad, por golpear a los soldados y por robar.

Deberías leer:   Los creadores de juegos que encontraron carreras como creadores de tiendas de activos

Extraído de un regimiento que había servido en Chechenia, la brigada se estableció el 1 de enero de 2009, poco después de la guerra de Rusia en Georgia, dijo Krasny.

El objetivo era claro, agregó: construir una unidad militar temible que pudiera infundir control.

“Las consecuencias de estas políticas fueron lo que sucedió en Bucha”, dijo.

“Sin disciplina, y estos hábitos agresivos, parece que fue creado para asustar a la población”.

Afirmó que los antecedentes desfavorecidos de los soldados rusos, y el hecho de que pudieran actuar con impunidad, los impulsó a “hacer cosas indescriptibles”.

No fue sólo el enemigo quien sufrió su brutalidad.

El ejército ruso ha tenido durante mucho tiempo la reputación de hostigar a sus propios soldados, y en un teléfono celular dejado en Bucha por un miembro del 64º, los investigadores encontraron evidencia reciente de la práctica:

un video en el que un oficial está hablando con un subordinado y luego de repente lo golpea en un lado de la cabeza mientras otros soldados hablan alrededor.

El gobierno ruso no respondió a una solicitud de comentarios sobre las acusaciones contra la 64.ª Brigada, pero ha afirmado repetidamente que las acusaciones de que sus fuerzas cometieron atrocidades en Bucha y en otros lugares son falsas.

Los analistas occidentales que han estudiado al ejército ruso dijeron que el comportamiento de las tropas en Bucha no fue una sorpresa.

“Es consistente con la forma en que consideran responder”, dijo Nick Reynolds, investigador de guerra terrestre en el Royal United Services Institute, una organización de investigación militar en Londres.

“Las represalias son parte integral de la forma en que el ejército ruso hace negocios”.

Llegarán los ‘malos’

Los asesinatos ocurrieron en Bucha desde los primeros días en que aparecieron las tropas rusas.

Las primeras unidades fueron tropas de asalto aerotransportadas, paracaidistas y fuerzas especiales que dispararon contra automóviles y civiles en las calles y detuvieron a hombres sospechosos de estar en el ejército ucraniano o en la defensa territorial.

El alcance de los asesinatos, y la aparente falta de vacilación entre los soldados rusos para llevarlos a cabo, ha llevado a los funcionarios ucranianos a suponer que estaban actuando bajo órdenes.

“No podían no saberlo”, dijo Kravchenko sobre los altos mandos militares.

“Creo que el terror fue planeado”.

Muchos de los asesinatos documentados ocurrieron en la calle Yablunska, donde los cuerpos yacían durante semanas, visibles en imágenes de satélite.

Pero no muy lejos, en una esquina de la calle Ivana Franka, se desarrolló un infierno particular después del 12 de marzo.

Los residentes ya habían sido advertidos de que las cosas empeorarían.

Un jubilado, Mykola, de 67 años, dijo que las tropas rusas que llegaron por primera vez al vecindario le habían aconsejado que se fuera mientras pudiera.

“‘Después de nosotros vendrán tipos tan malos’”, le dijo el comandante, recordó.

“Creo que tenían contacto por radio y sabían quiénes venían, y tenían su propia opinión sobre ellos”.

Mykola salió de Bucha antes de que llegara la 64.ª Brigada.

Las flores de primavera brotan por todas partes en Bucha, los árboles frutales están en flor y los trabajadores de la ciudad han barrido las calles y rellenado algunos de los cráteres de las bombas.

Deberías leer:   el tirador que mató a tres personas en Copenhague tiene "antecedentes psiquiátricos"

Pero al final de la calle Ivana Franka, entre autos destrozados y casas destruidas, hay una desolación espeluznante.

“Desde esta casa hasta el final, no queda nadie con vida”, dijo Havryliuk, de 65 años.

“Once personas fueron asesinadas aquí. Solo nosotros nos mantuvimos vivos”.

Su hijo y su yerno se habían quedado para cuidar la casa y los perros, y fueron asesinados el 12 o 13 de marzo, cuando llegó por primera vez la Brigada 64, dijo.

Los certificados de defunción decían que les habían disparado en la cabeza.

Lo que sucedió durante las próximas dos semanas es difícil de comprender.

Los pocos vecinos que se quedaron estaban confinados en sus casas y solo ocasionalmente se atrevían a salir a buscar agua de un pozo.

Algunos de ellos vieron a personas detenidas por los rusos.

Nadezhda Cherednychenko, de 50 años, suplicó a los soldados que dejaran ir a su hijo.

Estaba retenido en el patio de una casa y su brazo estaba herido la última vez que lo vio.

Lo encontró muerto en el sótano de la misma casa tres semanas después, después de que los rusos se retiraran.

“Deberían ser castigados”, dijo sobre sus captores.

“Trajeron tanto dolor a la gente. Madres sin hijos, padres, hijos sin padres. Es algo que no puedes perdonar”.

Los vecinos que vivían al lado de los Havryliuk simplemente desaparecieron. Volodymyr y Tetiana Shypilo, profesora, y su hijo Andriy, de 39 años, vivían en una parte de la casa, y Oleh Yarmolenko, de 47, vivía solo en el otro lado.

“Todos eran parientes nuestros”, dijo Havryliuk.

En un callejón lateral vivían Lidiya Sydorenko, de 62 años, y su esposo Serhiy, de 65. Su hija, Tetiana Naumova, dijo que habló con ellos por teléfono a media mañana del 22 de marzo.

“Madre estuvo llorando todo el tiempo”, dijo Naumova.

“Por lo general, era optimista, pero creo que tenía un mal presentimiento”.

Minutos después, entraron soldados rusos y exigieron registrar su garaje. Le dijeron a una vecina que se fuera, disparando al suelo a sus pies.

“A la hora del almuerzo los habían matado”, dijo Naumova.

Regresó a la casa con su esposo, Vitaliy, y su hijo Anton el mes pasado después de que las tropas rusas se retiraron de Kiev.

Sus padres no se encontraban por ninguna parte, pero encontraron rastros siniestros: el sombrero de su padre con agujeros de bala, tres charcos de sangre y un pedazo del cuero cabelludo y el cabello de su madre.

Tampoco había señales de Shypilos o de Yarmolenko, excepto rastros de sangre donde los cuerpos habían sido arrastrados por el piso de su casa.

Finalmente, los investigadores forenses franceses resolvieron el misterio.

Examinaron seis cuerpos carbonizados encontrados en un terreno baldío calle arriba y confirmaron que eran los civiles desaparecidos:

los Sydorenko, los tres Shypilos y Yarmolenko.

Varios presentaban heridas de bala, pero a tres de ellos se les amputaron las extremidades, incluida la madre de Naumova, dijeron los investigadores a las familias.