¿Y si lo que NO quiere es que salgamos? Adiós al AICM y ¿ahora qué?

¿Y si lo que NO quiere es que salgamos? Adiós al AICM y ¿ahora qué?

Veámoslo de otra manera. El AIFA no termina siendo (nunca tuvo la intención de serlo) la solución a la demanda de vuelos en la capital de la república, el área metropolitana y, en muchos sentidos, el resto del país. Al mismo tiempo, el AICM se está desmoronando y recién ahora —al parecer— se invertirá en su mantenimiento, que se estima claramente insuficiente. Y es que la “pobreza franciscana” ha dejado sin ingresos al AICM, pues todos ellos por concepto de la TUA han sido destinados a pagar la cancelación de lo que iba a ser el NAICM.

Lo que sucederá, entonces, es un desastre anunciado producto de la terquedad (¿estrategia?) del presidente de México. Es decir, optó por que la población siguiera usando un aeropuerto cuya operación estaba a punto de colapsar y agregó otro que no podrá atender una parte importante de la demanda nacional.

Deberías leer:   Fotomultas llegan a Puebla, estas son las 75 vías en donde aplicarán

De los problemas que presenta el AICM, algunos ya se conocían con anterioridad. Cuando se construyó la Terminal 2, se sabía que su vida útil sería de unos pocos años. Pero al mismo tiempo, es curioso, no hay prisa por terminar las vías de comunicación con Santa Lucía, ahora AIFA. En tercer lugar, al mismo tiempo, poco o nada se ha hecho realmente para recuperar el espacio aéreo de ‘Categoría 1’. Que nos dice eso?

Inicialmente parecía (yo mismo lo creía) que la consigna era sabotear el AICM o Benito Juárez con el fin de cansar a los pasajeros ya las aerolíneas para que emigraran u optaran por el AIFA. Ahora algo más se vuelve claro.

Si fuera el primero, ¿por qué no se han terminado todas las líneas de comunicación entre el Santa Lucía y el Benito Juárez? ¿Por qué en lugar de hacer lo necesario para que México recupere la categoría 1 de aeronavegabilidad, se han agregado fallas en los últimos meses? (No olviden, mientras nuestro país no logre recuperar todos los permisos, no habrá nuevas aperturas para que las aerolíneas nacionales viajen al exterior, ni podrán aterrizar ni despegar del AIFA).

Deberías leer:   Inflación sigue su carrera al alza, llega a 8.15% en julio: Inegi

No damas y caballeros. Lo que en realidad está pasando es que López Obrador le está apostando a aislarnos como nación y los mexicanos nos vamos a quedar igual de aislados. Naturalmente, no es solo en materia de aviación y turismo internacional (de extranjeros en México y de mexicanos en el exterior), pues ya sabemos los problemas que estamos enfrentando en el T-MEC. Pero la imitación de las llegadas y salidas de los aeropuertos ilustra muy bien el objetivo de la 4T de aislarnos del mundo.

Ante lo cual es necesaria la pregunta: ¿Para qué? ¿Con qué fines perversos?

El NAICM nunca funcionará, el AICM poco a poco tampoco funcionará, y el AIFA solo funcionará para algunos vuelos domésticos. Parece que la consigna es que los mexicanos solo podemos volar dentro del país y que nuestro intercambio y conexión con el mundo es cada vez más limitado. Y sí, hay otros aeropuertos para que las personas y las mercancías salgan al extranjero, pero los costos son muy altos. Más aún cuando la principal interconexión aérea del país es el aeropuerto de la Ciudad de México.

Deberías leer:   Becas IPN: Convocatoria y fechas del apoyo económico para estudiantes

Estad atentos, queridos ciudadanos. Este nacionalismo ya se ha dado en otras partes del mundo y siempre con consecuencias desastrosas.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN
[email protected]
@MALOGUZMANVERO

COCHE

Continuar leyendo: ¿Y si lo que NO quiere es que salgamos? Adiós al AICM y ¿ahora qué?