Yes, you are seeing the humble huarache everywhere

En las tiendas mexicanas de Los Ángeles, los huaraches son una vista común. Camine por Olvera Street en el centro de Los Ángeles o visite Boyle Heights, y verá las apreciadas sandalias en todos sus matices, estilos y tamaños colgando de cuerdas o llenando estantes en los puestos de zapatos. En estos vecindarios, especialmente antes de que la pandemia de coronavirus cambiara el panorama de las ventas al por menor de la ciudad, encontraría generaciones de fabricantes de huaraches.

María Silva es uno de ellos. Durante los últimos 23 años, vendió huaraches y otro calzado mexicano hecho a mano en su tienda Mas Sport dentro del Mercado de Los Ángeles de Boyle Heights.

Los abuelos de Silva perfeccionaron el oficio en su ciudad natal, Sahuayo, México, donde su madre también aprendió a hacer huaraches. Cuando Silva y sus hermanos fueron mayores, ellos también se involucraron en el negocio.

Silva, ahora de 49 años, pasó su infancia en Sahuayo pintando y puliendo huaraches en la zapatería de su familia. “Cuando había mucho trabajo, lijaba la suela con una máquina para que no tuviera deformidades”, dijo, sacando un zapato de colores brillantes del estante en la pared de su tienda durante una visita a finales del año pasado. Al crecer, limpiaba, empaquetaba y rellenaba las sandalias con periódicos para evitar daños.

María Silva en su tienda dentro de El Mercado de Los Ángeles.

María Silva en su tienda dentro del Mercado de Los Ángeles, donde vendía los huaraches hechos a mano de su familia. Silva y sus hermanos crecieron en México haciendo huaraches.

(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Cuando empezó a vender huaraches en Los Ángeles hace años, se convirtieron en una fuente de orgullo cultural para ella. “Me trae mucha felicidad porque ahora no son solo los hispanos los que los compran”, dijo.

Su clientela ha crecido hasta incluir personas blancas y negras, filipinos y turistas de todo el mundo. “Me siento feliz porque cada día la tradición continúa”.

En medio de la pandemia de COVID-19, los huaraches también han salvado vidas. “Una pequeña empresaria como yo depende de las ventas del día a día”, dijo Silva recientemente. “No tenemos las finanzas para sobrevivir a una situación como esta. La verdad es que las ventas cayeron significativamente. …Pero ahora mismo, gracias a Dios, lo que realmente está ayudando es el huarache”.

Huarache vendor Maria Silva helps customer Ana Rosa Ornelas of Sacramento.

María Silva, a la izquierda, ayuda a la clienta Ana Rosa Ornelas de Sacramento mientras mira los huaraches de cuero cosidos a mano para mujeres que se exhiben en Mas Sport, ubicado en el estacionamiento del Mercado de Los Ángeles en Boyle Heights.

(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Obligada a cerrar su tienda por cinco meses este año, durante los cuales no recibió ninguna ayuda financiera federal, Silva ha recurrido a la venta de las sandalias en el estacionamiento de El Mercado, donde los vendedores habían recibido luz verde para reabrir sus negocios a finales de agosto. En ese momento, eso significaba no tener más zapatos de tenis, ropa deportiva y otros artículos que Silva también vendía.

Por muy duros que hayan sido estos tiempos de pandemia para los vendedores, la empresaria dijo que ha disfrutado trabajando en el espacio al aire libre. “Me gusta más. Se ve acogedor, se siente cómodo y se ve muy bien”, manifestó. “Te recuerda a tu pueblo”.

El huarache mexicano se remonta a la época precolombina y se ha rastreado hasta las comunidades rurales de Yucatán, Michoacán, Guanajuato y Jalisco. Cada región de México se especializa en diferentes estilos de huaraches. Las variaciones están influenciadas por el terreno y el clima de una zona.

Las tiras flexibles y estrechas de cuero que se entrelazan y a menudo se tiñen con pinturas brillantes y vivas son un diseño de huarache reconocible. Hay huaraches con tacones y estampados; otros tienen una tira más larga cerca del tobillo para envolver la pantorrilla; y muchos presentan una forma de diamante tejida en la parte delantera. Está el clásico ‘El Pachuco’, considerado entre los diseños de huaraches más complicados. Otros son ideales para los campesinos. Algunos son más suaves o duraderos. Pueden ser abrochados, atados o deslizados.

Un detalle de un huarache hecho por María Silva y su familia.

Un detalle de un huarache hecho por María Silva y su familia.

(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Antes asociado principalmente con los trabajadores agrícolas de México, el huarache ganó prominencia en Estados Unidos en la década de 1960 cuando los hippies y los surfistas adoptaron el zapato como parte de su estilo relajado y despreocupado. (Incluso los Beach Boys cantaron calzándolos en su éxito de los años 60 “Surfin’ U.S.A.”) Las sandalias se han vuelto más populares a lo largo de los años, y ahora se pueden encontrar en los mercados de fin de semana, tiendas minoristas e innumerables sitios en línea.

Marcas y minoristas como Quiksilver y Urban Outfitters han aprovechado la popularidad de los huaraches, vendiendo pares por alrededor de $63 y $100, respectivamente, a veces más. Nike sacó provecho del calzado de moda en 1991 y lanzó la zapatilla Air Huarache. Pequeñas tiendas independientes en Los Ángeles también han aprovechado el mercado.

Huaraches Espíritu de la colección invierno 2020 de la marca.

Huaraches Espíritu de la colección invierno 2020 de la marca.

(Stephanie Munguia / Espiritu)

Hace años, cuando Francisco Álvarez y Óscar Yapor regresaron a Denver de un viaje a Michoacán, México, los mejores amigos de toda la vida no pensaron mucho en los huaraches clásicos que trajeron con ellos.

Sin embargo, en las calles, amigos y extraños locales admiraron las sandalias de cuero marrón hechas a mano que compraron a una mujer en un mercado de artesanos. “¿De dónde las sacaste?”, escuchaban a personas que señalaban a los huaraches en sus pies.

De repente las sandalias se veían un poco diferentes para los nativos de Chihuahua, México.

Francisco Álvarez, a la izquierda, y Oscar Yapor fundaron la marca mexicana de huaraches Espiritu.

Los mejores amigos de toda la vida y socios, Francisco Álvarez, a la izquierda, y Óscar Yapor fundaron la marca mexicana de huaraches Espíritu.

(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Así que Álvarez y Yapor, ambos de 27 años, decidieron intentar satisfacer la demanda de la ciudad. Compraron su primer lote de huaraches, unos 100, en la huarachera en Sahuayo, una ciudad apodada ‘Ciudad de los Huaraches’, y los vendieron en los mercados artesanales de los alrededores de Denver.

Fueron un éxito inmediato.

“En tres o cuatro meses, nos dimos cuenta de que esto era probablemente más exitoso de lo que esperábamos”, dijo Yapor. “Esto era solo un trabajo secundario que hacíamos los fines de semana para pagar la deuda de la universidad”.

Resultó ser mucho más grande que eso. Álvarez, un arquitecto, y Yapor, un ingeniero industrial, dejaron sus campos de estudio para convertirse en empresarios, y se mudaron a Los Ángeles.

A medida que su negocio crecía, abrieron una espaciosa y colorida tienda en Echo Park para su marca Espíritu. Después de una prueba como tienda minorista, decidieron que su marca prosperaría mejor en línea, así que cerraron la tienda el pasado mes de diciembre.

Continuaron vendiendo sus sandalias en su sitio web a partir de $85 el par. En enero, el dúo abrió un almacén en el centro de Los Ángeles para sus necesidades de almacenamiento y operación diaria.

Cada huarache que vende Espíritu está hecho a mano en Sahuayo. A través de una asociación con el gobierno de México, el negocio ofrece a las mujeres que escapan de circunstancias extremas la oportunidad de recuperarse con trabajos ayudando a fabricar sandalias.

The feet of Francisco Alvarez, left, and Oscar Yapor, clad in Mexican huaraches.

Un vistazo más de cerca a los huaraches mexicanos usados por Francisco Álvarez, a la izquierda, y Óscar Yapor.

(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

“Nuestros artesanos les enseñan a hacer esto para que podamos darles un trabajo inmediato tan pronto como salgan de la cárcel, de la rehabilitación o de la falta de vivienda”, dijo Yapor. Los inmigrantes y los supervivientes de la violencia doméstica también entran por sus puertas.

A diferencia de los minoristas que no tienen una plataforma de comercio electrónico, Espíritu ha crecido en ventas durante la pandemia. “La gente empezó a buscar un poco más de comodidad” y a rastrear huaraches mientras estaban en cuarentena en casa, dijo Yapor. “Empezamos a dirigirnos a los clientes correctos y pudimos expandir nuestras ventas en línea. Gran parte de la energía que gastábamos en ir a los mercados, la pudimos dedicar en línea y crear más inventario”.

Pero los empresarios no se libraron de las dificultades provocadas por la pandemia. Durante dos meses cerraron sus instalaciones de fabricación en Sahuayo, donde se produjo un brote de infecciones por coronavirus. Aún así, se las arreglaron para seguir pagando sueldos y salarios, dijo Yapor. Se vieron obligados a trabajar con el inventario que tenían y a encontrar una forma de crear pedidos comerciales en línea para poder seguir vendiendo huaraches.

A photo of Espiritu huaraches from the brand's winter collection.

Huaraches Espíritu de la colección invierno 2020 de la marca.

(Stephanie Munguia / Espiritu)

Ahora, Espíritu está prosperando. Alrededor de junio, Álvarez y Yapor lanzaron un blog y huaraches de color pastel para atraer a los clientes más jóvenes. Una línea invernal de huaraches para hombres y mujeres con forro de piel de oveja está disponible en su sitio por $139 y $149 por par, y sus recientes colaboraciones con las mega marcas Topo Chico y Tapatío son un claro indicador del auge del negocio de huaraches de Álvarez y Yapor.

El zapatero

Hacer huaraches es una tarea laboriosa y que requiere mucho tiempo. Pregúntele a la artista Pilar Agüero-Esparza, quien creció viendo a su padre fabricarlo en el este de Los Ángeles.

Agüero-Esparza pasó muchos veranos y horas extraescolares viendo a sus padres hacer huaraches desde cero en su pequeña tienda de Boyle Heights. Cuando ella y sus hermanos crecieron, se les asignó la tarea de lijar y pulir los zapatos y pintar sus bordes.

A medida que sus huaraches se hicieron más populares, empezaron a venderlos en mercados, dijo Agüero-Esparza. “Los sábados nos llevaban al mercado de El Monte, montábamos el puesto y nos recogían a las 4 de la tarde”, relató. “Y mis hermanas y mi hermano estarían allí vendiendo los huaraches”.

Una sandalia huarache.

Una sandalia huarache.

(Jay L. Clendenin / Los Angeles Times)

Su padre, que llegó a Estados Unidos siendo un adolescente, era un huarachero de tercera generación, pero fue su taller de reparación de calzado lo que lo inspiró a volver al oficio. “A través de los años, ese fue un negocio lento, así que pensó, ‘¿Qué puedo hacer?’. Y fue entonces cuando decidió, ‘Oye, puedo hacer huaraches’”.

A nivel personal, hacer huaraches era un orgullo para su padre; era su forma de conectarse con su cultura y aliviar su nostalgia, dijo. “Pudo ver dónde la gente podía conectarse con México, con esta experiencia inmigrante”.

Desde la muerte de su padre hace años, Agüero-Esparza ha mantenido vivo el oficio y la tradición; ha tenido talleres de fabricación de huaraches en todo el mundo. “Es algo que está cerca de mi corazón”, dijo, “ser capaz de hacer zapatos”.

El compañero de viaje

“Te cansan”, dijo Cesáreo Moreno, director de artes visuales y curador jefe del Museo Nacional de Arte Mexicano de Chicago, de sus huaraches “indestructibles”. “Son agotadores”.

Con un peso de 1.5 libras por zapato, las amadas sandalias de Moreno están hechas de goma de neumáticos viejos, cuero grueso y clavos. Las compró hace unas dos décadas en un mercado de la ciudad de Oaxaca. Son más viejas que sus hijos, dijo, y cuando las lleva puestas, se sienten “como un compañero de viaje de verano que visita después del deshielo”.

Cesáreo Moreno compró estos huaraches “indestructibles” hace al menos 18 años en la ciudad de Oaxaca. Son más viejas que sus hijos, dice, y cada zapato pesa alrededor de 1.5 libras.

Es un zapato “esencialmente mexicano… un humilde ícono del mestizaje que es amado y pasado por alto al mismo tiempo”, dijo.

Sospecha que la creciente popularidad del huarache tiene sus raíces en un anhelo por el pasado.

“Tantas cosas que se vuelven populares dentro de la cultura mexicano-estadounidense es nostalgia”, manifestó. “Es la capacidad de usar algo que se alinea con tu identidad de una manera que te hace sentir orgulloso de ello y te hace pensar en tus antepasados y su legado”.

Cada vez que se pone sus huaraches y conoce a alguien de México, suele ser lo primero que comentan, dijo. “La gente se ha enamorado de este zapato de estilo antiguo”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

https://www.latimes.com/lifestyle/story/2020-12-11/huaraches-shoe-design-espiritu?fbclid=IwAR3j1Blsp1Z5KXI4ZHyPZOYlD9pS4S7WUM1EtKzdKfc_zwsu7GBw4JEbLl8

Las ultimas noticias de California, editadas por los corresponsales en California. Si quieres sumarte no dudes en contactarnos.