Antes odiado por la izquierda, el FBI es el nuevo demonio de los conservadores y seguidores de Donald Trump

Los agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de EE.UU. están acostumbrados a las críticas, pero nunca en la historia de la agencia se han enfrentado a algo así como la acusación de los conservadores tras el allanamiento de la residencia del expresidente Donald Trump en Florida la semana pasada.

En sus más de 100 años de historia, el FBI ha sido odiado por sureños racistas y segregacionistas, por libertarios civiles y por afroamericanos cuyo movimiento de liberación de la década de 1960 fue tratado como una grave amenaza nacional por la agencia.

Pero las amenazas extraordinarias de la semana pasada provienen de su base política: los conservadores republicanos.

«Es el mundo al revés», dice Kenneth O’Reilly, historiador jubilado de la Universidad de Alaska y autor de libros sobre el FBI y la política.

En su opinión, el FBI siempre estuvo una «institución profundamente conservadora» con apoyo bipartidista en Washington.

Vallas publicitarias frente a la sede del FBI en Washington, este miércoles. Foto: REUTERS

ataques republicanos

pero desde entonces Trump llamó al cuerpo corrupto y fascista Después de que su propiedad en Mar-a-Lago fuera allanada el 8 de agosto por retener ilegalmente documentos secretos, los ataques no cesaron y sus partidarios continúan avivando el fuego.

La presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, acusó a la oficina de «abuso de poder».

El senador Marco Rubio, republicano de Florida, comparó la agencia con la policía secreta de una dictadura marxista, mientras que el representante Paul Gosar declaró: «Debemos destruir el FBI».

En la web, e incluso en la red social de Trump, Truth Social, las amenazas fueron mas violentasy se hicieron realidad.

El 11 de agosto, un hombre armado de 42 años atacó la sede del FBI en Cincinnati después de escribir en las cuentas de las redes sociales que se le atribuyen que la gente debería «responder con fuerza» al allanamiento de la residencia de Trump y «matar al FBI».

El expresidente estadounidense Donald Trump lanzó duras críticas contra el FBI tras el allanamiento de su residencia en Florida.  Foto.  REUTERS

El expresidente estadounidense Donald Trump lanzó duras críticas contra el FBI tras el allanamiento de su residencia en Florida. Foto. REUTERS

El hombre no pudo entrar a la oficina en esa ciudad de Ohio, y Fue asesinado por un disparo de la policía.

Un día después, otro hombre de 46 años fue arrestado en Pensilvania por amenazas similares.

“Si trabajas para el FBI, mereces morir”, escribió en las redes sociales.

mito y realidad

El FBI, mitificado durante mucho tiempo en el cine y la televisión como el hogar de los «G Men» en la década de 1930 y del poderoso e inescrutable J.Edgar Hoover, ha recibido críticas recurrentes de todos los sectores, dijo O’Reilly a la AFP.

«Entre los sureños racistas a principios de la década de 1960 hubo una gran reacción contra el FBI, al que trataban como a la Gestapo» por investigar el linchamiento de afroamericanos.

El peor período, dice O’Reilly, también fue en la década de 1960, cuando la agencia espió y trató de socavar el movimiento de derechos civilesdifamando a Martin Luther King Jr. y alimentando la violencia entre grupos rivales para desacreditarlos.

Pero las reacciones en ese momento fueron de indignación y litigio, lo que llevó a una amplia investigación en el Congreso que expuso los abusos cometidos, dice el hombre que documentó la guerra librada por el FBI contra el movimiento nacionalista negro.

«No hubo violencia dirigida contra los agentes del FBI».

En 1995, las acciones del FBI provocaron un ataque violento. Extremistas antigubernamentales detonaron una bomba en una oficina federal en la ciudad de Oklahoma, donde se ubicaba la sede regional del FB. Murieron 168 personas.

La reacción de los extremistas estuvo motivada en parte por el mal manejo por parte del FBI de dos tomas de rehenes mortales en 1992 y 1993.

Pero a pesar de todo, el FBI mantuvo en general un fuerte apoyo político y popular.

La batalla de Donald Trump

La ola actual contra la agencia se deriva de la larga batalla de Trump con la oficina federal y, en particular, de las investigaciones del FBI sobre cientos de simpatizantes del expresidente que asaltaron violentamente el Capitolio el 6 de enero de 2021.

Para O’Reilly, son las amenazas abiertas de los políticos y los partidarios de Trump las que hacen que el momento actual sea tan impactante.

“Creo que la gran mayoría de los agentes del FBI votaron por Trump”, dijo. “Así que es una idea descabellada de los elementos más conservadores del Partido Republicano ver al FBI como una herramienta de la izquierda radical”.

La contundente respuesta de las autoridades judiciales de Estados Unidos a las amenazas también fue extraordinario.

Se erigieron vallas para proteger la sede del FBI en Washington.

«La violencia y las amenazas contra los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, incluido el FBI, son peligrosas y deberían ser motivo de gran preocupación para todos los estadounidenses», dijo el director de la agencia, Chris Way.

El Departamento de Seguridad Nacional advirtió en un boletín especial que los agentes podrían correr peligro.

«No recuerdo una amenaza similar a esta en los últimos años», dijo a NPR Brian O’Hare, presidente de la Asociación de Agentes del FBI.

«Es preocupante. Es inaceptable. Y debería ser condenado por todos los que lo conocen». «Es un clima de aceptación de la violencia que necesita ser cambiado», agregó.

Fuente: AFP

CB