Científicos presentan pruebas de que existieron los dinosaurios acuáticos


Los hallazgos, publicados en la revista Nature, se basan en una investigación multidisciplinaria del único esqueleto de Spinosaurus existente en el mundo, encontrado en la región de Kem Kem del Sahara marroquí.


Científicos han presentado pruebas que creen inequívocas de que Spinosaurus aegyptiacus, el dinosaurio depredador más largo conocido por la ciencia, era acuático y utilizaba la locomoción de natación con propulsión de cola para cazar presas en un sistema fluvial masivo. Es la primera vez que tal adaptación se ha informado en un dinosaurio.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, se basan en una investigación multidisciplinaria del único esqueleto de Spinosaurus existente en el mundo, encontrado en la región de Kem Kem del Sahara marroquí. El esqueleto ahora es también el más completo hasta la fecha para un dinosaurio depredador cretáceo de África continental.

Dirigido el doctor Nizar Ibrahim, explorador de National Geographic y paleontólogo de la Universidad de Detroit, el equipo regresó al sitio donde se descubrieron partes de un esqueleto de Spinosaurus por primera vez en 2008. En un estudio anterior, Spinosaurus había sido identificado como un dinosaurio come peces con adaptaciones para un estilo de vida anfibio, respaldado por sus miembros posteriores relativamente cortos, pies anchos, huesos densos y mandíbulas alargadas tachonadas con dientes cónicos.

Sin embargo, las sugerencias de que podría haber sido un verdadero dinosaurio que habita en el agua se encontraron con una oposición considerable, en gran parte porque el esqueleto parcial proporcionó poca o ninguna evidencia de la estructura propulsora necesaria para mover un dinosaurio tan gigante a través del agua.

30/04/2020 Spinosuaurs, un dinosaurio terópodo, vivía y se movía por el agua propulsado por la cola.
POLITICA EUROPA ESPAÑA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA
Nizar Ibrahim

El clavo del ataúd

Entre 2015 y 2019, el equipo de Ibrahim recuperó muchos más fósiles del esqueleto, incluida una cola notablemente completa, con forma de aleta, capaz de un amplio movimiento lateral y caracterizada por espinas extremadamente largas. Después de preparar todos los fósiles, el equipo usó fotogrametría para capturar digitalmente la anatomía de la cola.

«Este descubrimiento es el clavo en el ataúd de la idea de que los dinosaurios no aviarios nunca invadieron el reino acuático», dijo Ibrahim en un comunicado. «Este dinosaurio estaba persiguiendo activamente a sus presas en la columna de agua, no solo de pie en aguas poco profundas esperando que los peces nadaran. Probablemente pasó la mayor parte de su vida en el agua». El descubrimiento también apunta a la posibilidad de una invasión persistente y generalizada de los hábitats acuáticos por parte de familiares de Spinosaurus.