Cómo es el hotel espacial con gravedad artificial que abrirá en 2027

El auge del turismo espacial y los lanzamientos más baratos despertaron la imaginación de muchas startups que empiezan a ofrecer servicios cada vez más innovadores más allá de los límites de la tierra. El proyecto Orbital Assembly Corporation tiene como objetivo construir un hotel espacial con gravedad artificial.

El concepto futurista presentado originalmente por la empresa californiana Gateway Foundation y luego llamado Von Braun Station, consta de varios módulos conectados por ascensores que conforman una rueca que gira alrededor de la Tierra.

Sin embargo, el proyecto cambió de manos, aumentando las posibilidades técnicas y ampliando los horizontes, ya que la idea es poner en marcha dos estaciones en paralelo con alojamiento para turistas y ensayos científicos: Pioneer y Voyager.

Al igual que la Estación Espacial Internacional (ISS), darán la vuelta a la Tierra cada 92 minutos. Además, la rotación del círculo generará una gravedad artificial similar a la que produce la Luna.

La base es la arquitectura giratoria Gravity Ring, cuyo nombre comercial sería Pioneer. Se erige como la primera plataforma capaz de proporcionar gravedad artificial gracias a un anillo giratorio que mide unos 61 metros de largo.

Cerca del centro de la estación no habría gravedad artificial, pero a medida que desciendes hacia el exterior, la sensación de gravedad aumentará.

Al contar con un ambiente ingrávido, los turistas podrán moverse «mientras comen o beben de una taza y duermen sin tener que estar atados a una cama», según el comunicado de la compañía, reduciendo al mismo tiempo los efectos perjudiciales de la microgravedad en órbita.

La otra estación es Voyager, la original era Von Braun Station pero se le cambió el nombre. Ahora tendrá capacidad para acomodar a 400 personas en su lanzamiento en 2027.

Con la construcción que comenzará en 2025 y se espera que esté operativa dos años después, Pioneer estará en funcionamiento dos años antes que su contraparte más grande.

Estación Von Braun, un nombre polémico

Hotel espacial Voyager

Se eligió el nombre Estación Von Braun porque el concepto se inspiró en los diseños de hace 60 años de Wernher von Braun, un ingeniero aeroespacial que fue pionero en la tecnología de cohetes, primero en Alemania y luego en los Estados Unidos.

El cambio de nomenclatura se debió al hecho de que, mientras vivía en Alemania, von Braun participó en el programa de desarrollo de cohetes nazi, por lo que nombrar el hotel espacial en su honor fue una elección polémica.

Tanto en la Pioneer Station como en la Voyager Station puedes alquiler de oficinas e instalaciones de investigación por una semana o permanentemente.

Este recinto espacial contará con todos los lujos y suntuosidades dignas de aquellos pasajeros que buscan algo exclusivo. Abrirá sus puertas al turismo ya la investigación espacial.

Comodidades de viajero.

Comodidades de viajero.

Las imágenes de los interiores de ambas estaciones sugieren un diseño interior similar al de un hotel de lujo en la Tierra, pero con vistas fuera de este mundo.

Otro punto interesante es que los proyectos de ensamblaje orbital no están «atados» a los contratos de la NASA, como otras estaciones que pretenden colocarse en órbita terrestre baja y estar operativas para 2030, año en que se retirará la ISS. , por lo que su cronograma de desarrollo puede ir a la velocidad que determine la compañía y no la Agencia Espacial.

SL