Cómo hizo la Iglesia Mormona para ocultarlo

Cómo hizo la Iglesia Mormona para ocultarlo

MJ era una niña diminuta de cabello negro, de solo cinco años, cuando su padre admitió ante su obispo que la violaba.

El padre, miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y adicto confeso a la pornografía, estaba en consejería con su obispo cuando reveló el abuso.

El obispo, que también era médico de familia, siguió la política de la iglesia y llamó a lo que los funcionarios de la congregación han denominado la “línea de ayuda” para recibir orientación.

Pero la llamada ofreció poca ayuda para MJ. Los abogados de la iglesia, ampliamente conocida como la iglesia mormona, que atienden la línea de ayuda las 24 horas del día, le dijeron al obispo John Herrod que no llamara a la policía ni a los funcionarios de bienestar infantil. En cambio, mantuvo el abuso en secreto.

“Dijeron: ‘No podés hacer absolutamente nada’”, dijo Herrod en una entrevista grabada con la policía.

Herrod siguió asesorando al padre de MJ, Paul Douglas Adams, durante un año más, y convocó a la esposa de Adams, Leizza Adams, con la esperanza de que la mujer hiciera algo para proteger a los hijos. No lo hizo.

Herrod le contó más tarde lo que ocurría a un segundo obispo, quien también mantuvo el asunto en secreto después de consultar con funcionarios de la iglesia que sostienen que los obispos estaban exentos de denunciar el abuso a la policía bajo el llamado privilegio del clero-penitente del estado.

Adams continuó violando a MJ durante siete años más, hasta su adolescencia, y también abusó de su hermana pequeña, que nació durante ese tiempo. Con frecuencia grababa el abuso en video y publicaba el video en Internet.

Adams finalmente fue arrestado por agentes de Seguridad Nacional en 2017 sin la ayuda de la iglesia, luego de que la policía en Nueva Zelanda descubriera uno de los videos. Murió por suicidio bajo custodia antes de que pudiera ser juzgado.

Un caso de 12 mil páginas

The Associated Press obtuvo casi 12,000 páginas de registros sellados de una demanda por abuso sexual infantil contra la iglesia mormona en Virginia Occidental.

Los documentos ofrecen la visión más detallada y completa hasta el momento de la denominada «línea de ayuda» a la que llamó Herrod.

Las familias de los sobrevivientes que presentaron la demanda dijeron que están demostrando cómo esa línea es parte de un sistema que los líderes de la iglesia pueden usar mal fácilmente para desviar las acusaciones de abuso de las fuerzas del orden y permitir a los abogados de la iglesia enterrar el problema, dejando a las víctimas en peligro.

La línea de ayuda ha sido criticada por víctimas de abuso y sus abogados por ser inadecuada para detener rápidamente el abuso y proteger a las víctimas. Sin embargo, la iglesia mormona con sede en Utah ha mantenido el sistema a pesar de las críticas y el creciente escrutinio de los abogados y fiscales, incluidos los del caso Adams.

«Apesta»

MJ abraza a su mamá adoptiva, Nancy Salminen, in Sierra Vista, Arizona. Foto: AP

“’Creo que la iglesia mormona realmente apesta. En serio apesta”, dijo MJ, que ahora tiene 16 años, durante una entrevista con AP. “Son simplemente el peor tipo de personas, por lo que he experimentado y por lo que otras personas también han experimentado”.

Deberías leer:   La fotógrafa que retrató Washington por 30 años revela los detalles fuera de plano

MJ y su madre adoptiva le pidieron a AP que usara solo sus iniciales en parte porque los videos de su abuso publicados por su padre todavía circulan en Internet. La AP no publica los nombres de los sobrevivientes de abuso sexual sin su consentimiento.

William Maledon, un abogado de Arizona que representa a los obispos y la iglesia en una demanda presentada por tres de los seis hijos de Adams, dijo a la AP el mes pasado que los obispos no estaban obligados a denunciar el abuso.

“Estos obispos no hicieron nada malo. No violaron la ley y, por lo tanto, no pueden ser considerados responsables”, dijo. Maledon se refirió a la demanda como “una toma de dinero”.

En su entrevista con AP, Maledon también insistió en que Herrod no sabía que Adams continuaba agrediendo sexualmente a su hija después de enterarse del abuso en una sola sesión de asesoramiento.

Pero en la entrevista grabada con el agente obtenida por AP, Herrod dijo que le preguntó a Leizza Adams en varias sesiones si el abuso continuaba. Le preguntó: «¿Qué vamos a hacer para detenerlo?».

“Al menos durante un período de tiempo asumí que habían detenido las cosas, pero… y luego nunca volví a preguntar”.

«El estilo de vida perfecto»

Una estación de servicio al estilo antiguo en Bisbee, Arizona. Foto: AP

Una estación de servicio al estilo antiguo en Bisbee, Arizona. Foto: AP

La familia Adams vivía en un camino de tierra solitario a unas 12 kilómetros del centro de Bisbee, una antigua ciudad minera de cobre en el sureste de Arizona conocida hoy por sus tiendas de antigüedades y su actitud relajada.

Lejos de miradas indiscretas, la casa de los Paul Adams, un edificio de concepto abierto de tres dormitorios rodeado de desierto, a menudo estaba llena de montones de ropa y envases de lubricante que Adams usaba para abusar sexualmente de sus hijos, según documentos legales revisados ​​por AP.

La esposa, Leizza, asumió la mayoría de las responsabilidades de la crianza de los hijos, incluida la de llevar a sus seis hijos a la escuela y llevarlos a la iglesia y recibir instrucción religiosa los domingos.

Paul, que trabajaba para la Patrulla Fronteriza de los EE. UU., pasaba gran parte de su tiempo en línea viendo pornografía, a menudo con sus hijos mirando, o deambulando por la casa desnudo o sin nada más que su ropa interior.

Tenía poca paciencia. Con frecuencia arrojaba cosas, le gritaba a su esposa y golpeaba a sus hijos. “Tenía una personalidad explosiva”, dijo Shaunice Warr, agente de la Patrulla Fronteriza y mormona que trabajó con Paul y se describió a sí misma como la mejor amiga de Leizza. “Tenía un temperamento horrible”.

Paul estaba más relajado mientras persuadía a su hija mayor para que sostuviera la cámara de un teléfono inteligente y lo grabara mientras abusaba sexualmente de ella. También parecía deleitarse con el abuso en las salas de chat en línea, donde una vez se jactó de que tenía “el estilo de vida perfecto” porque podía tener sexo con sus hijas cuando quisiera, mientras que su esposa lo sabía y “no le importaba”.

Más tarde les diría a los investigadores que el abuso era una compulsión que no podía detener. “Me metí en algo demasiado profundo de lo que simplemente no podía salir”, dijo. “No estoy tratando de decir que el diablo me obligó a hacerlo”.

La familia Adams estaba profundamente involucrada en la comunidad mormona y los domingos asistían a los servicios en Bisbee. Así que Adams recurrió a su iglesia y al obispo Herrod cuando buscó ayuda y reveló el abuso a MJ.

Herrod luego le dijo al agente de Seguridad Nacional, Robert Edwards, que sabía desde el principio que era poco probable que Leizza Adams detuviera a su esposo, después de que él la llamó a las sesiones de asesoramiento.

El obispo, que también era el médico personal de Leizza, dijo que ella parecía «muerta emocionalmente» cuando su esposo relató el abuso que había sufrido de su hija. El obispo también reconoció el daño que se le está haciendo a MJ. “Dudo que (a ella) le vaya bien alguna vez”, dijo en su entrevista grabada con agentes de Seguridad Nacional.

Herrod también le dijo a Edwards que cuando llamó a la línea de ayuda, los funcionarios de la iglesia le dijeron que el estado de privilegio de clero-penitente requería que mantuviera la confidencialidad del abuso de Adams.

Pero la ley no requería tal cosa.

La ley de denuncia de abuso sexual infantil de Arizona, y leyes similares en más de 20 estados exigen que el clero denuncie el abuso y la negligencia sexual infantil.

La legislación dice que el clero, los médicos, las enfermeras o cualquier persona que cuide a un niño que «cree razonablemente» que ha sido abusado o descuidado tiene la obligación legal de reportar la información a la policía o al Departamento de Seguridad Infantil del estado.

Pero también dice que el clero que recibe información sobre negligencia infantil o abuso sexual durante las confesiones espirituales “puede retener” esa información de las autoridades si el clero determina que es “razonable y necesario”, según la doctrina de la iglesia.

Una señal indica la presencia de una plaza de juegos para niños en Bisbee, Arizona. Foto: AP

Una señal indica la presencia de una plaza de juegos para niños en Bisbee, Arizona. Foto: AP

En 2012, cuando Herrod dejó su puesto como obispo del barrio de Bisbee, una jurisdicción mormona similar a una parroquia católica, le contó al obispo entrante Robert “Kim” Mauzy sobre el abuso en la casa de los Adams. En lugar de rescatar a MJ denunciando el abuso a las autoridades, Mauzy también mantuvo la información dentro de la iglesia.

En una entrevista grabada por separado con agentes federales obtenida por la AP, Mauzy dijo que los funcionarios de la iglesia le dijeron que debería convocar una audiencia disciplinaria confidencial para Adams, después de lo cual el hombre fue excomulgado en 2013. Aún entonces, Mauzy y otros líderes de la iglesia no denunciaron a Adams a la policía.

Dos años después, en 2015, Leizza Adams dio a luz a una segunda hija. Su esposo tardó solo seis semanas en comenzar a agredirla sexualmente, grabar el abuso y subir los videos a Internet.

Nubes sobre la que fue la casa de los Adamas en Arizona. Foto: AP

Nubes sobre la que fue la casa de los Adamas en Arizona. Foto: AP

La revelación de que los funcionarios mormones pueden haber dirigido un esfuerzo para ocultar años de abuso en la casa de Adams provocó una investigación criminal de la iglesia por parte del fiscal del condado de Cochise, Brian McIntyre, y la demanda civil de tres de los hijos de Adams.

Deberías leer:   Paradojas en la larga recta final de las presidenciales brasileñas

«¿Quién es realmente responsable de que Herrod no denunciara el abuso?», preguntó McIntyre en una entrevista con AP. “¿Es Herrod”, quien dice que siguió las instrucciones de los abogados de la iglesia de no denunciar el abuso a las autoridades? «¿O son las personas que le dieron ese consejo?»

«La llamada llega a mi celular»

Cuando se trata de abuso sexual infantil, la iglesia mormona dice que «la primera responsabilidad de la iglesia en casos de abuso es ayudar a quienes han sido abusados ​​y proteger a quienes pueden ser vulnerables a futuros abusos», según su manual para líderes de la iglesia de 2010.

Dos antiguos teléfonos públicos desconectados en Bisbee. Foto: AP

Dos antiguos teléfonos públicos desconectados en Bisbee. Foto: AP

El manual también dice: “El abuso no se puede tolerar de ninguna forma”.

Pero los funcionarios de la iglesia, desde los obispos del barrio Bisbee hasta los funcionarios de Salt Lake City, toleraron el abuso en la familia Adams durante años.

“Simplemente dejaron que siguiera sucediendo”, dijo MJ, en su entrevista con AP.

“Simplemente dijeron: ‘Hey, excomulguemos a su padre‘. Pero no se detuvo. ‘Hagamos que hagan terapia’. No se detuvo. ‘Oye, perdonemos y olvidemos y todo esto desaparecerá’. No se fue”.

Una dinámica similar se desarrolló en West Virginia, donde los líderes de la iglesia fueron acusados ​​de encubrir los crímenes cometidos por un joven abusador de una prominente familia mormona, incluso después de haber sido condenado por cargos de abuso sexual infantil en Utah.

El abusador, Michael Jensen, cumple hoy una sentencia de prisión de 35 a 75 años por abusar de dos niños en Virginia Occidental. Su familia, junto con otros, demandó a la iglesia y llegó a un acuerdo extrajudicial por una suma no revelada.

“El abuso infantil se encona y crece en secreto”, dijo Lynne Cadigan, abogada de los niños de Adams que presentó la demanda. “Por eso entró en vigor el reporte obligatorio. Es lo más importante del mundo informar inmediatamente a la policía”.

La demanda presentada por los tres hijos de Adams acusa a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y a varios miembros, incluidos los obispos Herrod y Mauzy, de negligencia y conspiración para encubrir el abuso sexual infantil para evitar “demandas costosas” y proteger la reputación de la iglesia, que se basa en el proselitismo y el diezmo para atraer nuevos miembros y recaudar dinero.

En 2020, la iglesia informó tener aproximadamente 16 millones de miembros en todo el mundo, la mayoría de ellos viviendo fuera de los Estados Unidos.

Un teléfono público cerca del correo en Bisbee. Foto: AP

Un teléfono público cerca del correo en Bisbee. Foto: AP

“El hecho de no prevenir o denunciar el abuso era parte de la política de los acusados, que consistía en bloquear la divulgación pública para evitar escándalos, evitar la divulgación de su tolerancia al abuso y agresión sexual infantil, preservar una falsa apariencia de decoro, y para evitar la investigación y la acción de la autoridad pública, incluida la…