Cómo limpiar un horno


Limpiar un horno es una tarea tediosa. Lleva tiempo, puede implicar fregar y todos se sienten un poco incómodos cuando tienen que meter la cabeza dentro de un horno. Para mantener su horno funcionando al máximo, la tarea aún debe realizarse de vez en cuando. Si pasa mucho tiempo sin limpiar las paredes y los estantes de su horno, puede comenzar a oler mal cuando lo calienta, y eventualmente puede representar un peligro de incendio o comenzar a arruinar sus recetas.

Dependiendo del tipo de horno que tenga, hay algunas formas diferentes de limpiar su horno. Si su horno es de tipo autolimpiante, el proceso de limpieza será más fácil para usted. Si se trata de un horno de modelo antiguo sin esa función, tendrá que trabajar un poco más. En cualquier caso, creamos un tutorial rápido sobre cómo limpiar un horno de forma segura y sin utilizar productos químicos agresivos.

Dentro del horno: hornos autolimpiantes

El interior del horno es una de las partes más descuidadas de una cocina. Es una de esas cosas «fuera de la vista, fuera de la mente». La suciedad se puede acumular en las paredes. Pero, cuanto más cocine, más difícil será raspar la suciedad.

Si no sabe si su horno puede limpiarse solo, mire las perillas. Vea si hay una configuración para la limpieza. Si es así, este proceso no es complicado; todo lo que hace es calentar el horno a una temperatura muy alta y quemar todo lo que está pegado dentro. Su horno emitirá un olor bastante terrible, así que abra las ventanas y mantenga a los niños y las mascotas alejados de la cocina hasta que el proceso se complete y el horno se enfríe por completo.

Paso 1 – Para algunos hornos, debe bloquearlo usted mismo, pero otros se bloquean automáticamente cada vez que inicia el proceso de limpieza. Verifique el bloqueo de seguridad de su horno para asegurarse de saber cómo usarlo según sea necesario.

Paso 2 – Presione el botón o mueva la perilla para activar la limpieza.

Paso 3 – Se necesitan de dos a seis horas para completar el proceso. La puerta se desbloqueará cuando esté terminada.

Paso 4 – Déjalo enfriar un par de horas antes de abrirlo para evitar quemar la grasa.

Paso 5 – Cuando abras la puerta, habrá un montón de grasa quemada y restos de comida. Todo lo que tienes que hacer es barrer o limpiar estos residuos de tu horno. Si las rejillas todavía tienen suciedad, puede sacarlas y remojarlas en el fregadero durante media hora y luego limpiarlas.

Opción alternativa: limpieza a vapor

Los hornos, especialmente aquellos con configuraciones de convección, pueden ofrecer un modo de «limpieza con vapor» – Samsung, Whirlpool, GE y otros modelos de horno pueden incluir esta función. Este modo le pide que vierta aproximadamente una taza de agua directamente en el horno antes de activar el modo de limpieza. El vapor ayuda a separar y desalojar los fragmentos horneados y facilita la limpieza del horno cuando finaliza el ciclo (además, el olor no es tan malo). Si su horno tiene una función de limpieza a vapor, esta puede ser una excelente manera de limpiar y mantener su electrodoméstico.

Dentro del horno: horno no autolimpiante

Limpieza del horno Kenmore

Algunos hornos más antiguos no se limpian solos, por lo que hay que trabajar con esfuerzo. Hay algunas formas de abordar los rincones y recovecos de su horno. La primera y más sencilla forma es conseguir limpiador de hornos, rocíelo sobre todo, déjelo secar y límpielo. Si le preocupan los vapores del limpiador o el medio ambiente, puede hacer su propio limpiador con bicarbonato de sodio y agua. Discutiremos el método de bricolaje en los pasos a continuación.

Paso 1 – Retire las rejillas del horno y sumérjalas en agua tibia y jabón para platos durante un par de horas. Aquellos con parrillas de horno muy grandes pueden considerar usar la bañera, pero es posible que pueda remojar las parrillas en el fregadero si tiene suficiente espacio.

Paso 2 – Agrega 4 cucharadas de bicarbonato de sodio a una botella con atomizador y llena el resto con agua. Agítelo para disolver el bicarbonato de sodio.

Paso 3 – Pulverizar uniformemente en todas las superficies.

Paso 4 – Deje la solución en remojo durante una hora. Si regresa y la suciedad todavía está realmente adherida, rocíe la solución nuevamente y espere otra hora.

Paso 5 – Limpia tu horno con un trapo de agua tibia. También puede usar un raspador de parabrisas de automóvil para quitar las partes realmente rebeldes. UN El cepillo especial para estufas es particularmente útil para trabajos de fregado difíciles.

Paso 6 – Si las paredes aún están sucias después de haber quitado el bicarbonato de sodio, diluye 2 cucharadas de vinagre blanco con agua tibia y limpia todo rápidamente. El vinagre reaccionará con el bicarbonato de sodio y hará que se desprenda con un paño, lo que dejará un brillo agradable.

Después de enjuagar y secar las parrillas del horno empapadas, vuelva a colocarlas dentro del horno.

Limpiar la puerta

Puede limpiar la puerta de su horno utilizando el mismo método: limpiador de horno o bicarbonato de sodio. Si tiene una ventana en la puerta del horno, puede usar un limpiacristales en la ventana. Deshágase de cualquier alimento o grasa que haya caído de la estufa al exterior de la puerta con agua tibia y jabón.

Limpiar la estufa

Limpieza de hornos GE

Limpiar el interior de un horno es una dura prueba, así que tómate un descanso antes de pasar a la estufa, te lo has ganado. El exterior es mucho más fácil.

Paso 1 – Retire todas las rejillas y déjelas remojar en una mezcla de agua y jabón para platos (como lo hizo con las parrillas del horno).

Paso 2 – Dependiendo de qué tan sucia esté su estufa y de sus preferencias, use un limpiador de fuerza industrial o haga su propio limpiador. Si está haciendo su propio limpiador, use la misma mezcla de bicarbonato de sodio y agua de antes, luego continúe con vinagre.

Paso 3 – Coloque el limpiador que elija en toda el área de la estufa y lávelo con agua tibia. Algunas costras horneadas pueden necesitar un restregado fuerte para quitarlas. Cuando termine, rocíe la estufa con un limpiador doméstico general y límpiela con una toalla de papel para ayudar a eliminar las manchas de aceite.

Paso 4 – Reemplace las rejillas y estará listo para comenzar a cocinar.

Para una estufa con tapa de vidrio, necesitará un limpiador de hornos con tapa de vidrio para evitar rayas. Simplemente coloque una pequeña cantidad de limpiador en la parte superior y use un paño tibio o un estropajo verde para fregar toda la parte superior, luego use agua tibia para enjuagarla. Puedes secarlo con una toalla o dejar que se seque al aire.

Limpieza del panel de control y las perillas

El panel de control de su horno es donde ocurre la desafortunada combinación de grasa, partículas de comida, aceites de la piel y suciedad de sus manos. No debería sorprendernos que la mezcla pueda convertirse rápidamente en uno de los lugares más sucios de su cocina.

Los paneles táctiles son más comunes en hornos de inducción, hornos inteligentes y hornos de pared. Si tiene uno de estos hornos más nuevos, su unidad puede tener controles de panel táctil como los que se muestran en el anterior. Si todo lo que tiene es un panel táctil, limpiarlo no debería ser demasiado difícil.

Paso 1 – Tome un paño limpio y sumérjalo en un poco de agua tibia mezclada con un poco de jabón para platos. Alternativamente, use un limpiador doméstico seguro o una mezcla de vinagre y agua.

Paso 2 – Si hay manchas muy rebeldes, usa un cepillo suave o una esponja. Haga un poco de espuma para ayudar a eliminar las manchas más rebeldes.

Paso 3 – Limpiar con un paño húmedo y secar con un paño o toalla de papel.

vía FreeLiveImages

Ahora, ese proceso funciona muy bien para paneles táctiles y botones planos, pero si tiene perillas más comunes como las que se muestran arriba, debe abordarlas de manera diferente para asegurarse de que la suciedad desaparezca para siempre.

Paso 1 – Separe las perillas de su horno. Estas perillas están diseñadas para quitarse y limpiarse, por lo que generalmente puede separarlas simplemente tirando de ellas hacia usted con una fuerza suave pero creciente. Si no se mueven, consulte el manual del propietario de su horno para obtener instrucciones sobre cómo quitarlos. Una vez que se quitan las perillas, sumérjalas en un recipiente con partes iguales de agua y vinagre blanco. Algunas perillas son aptas para lavavajillas, pero no es realmente necesario.

Paso 2 – Si ha pasado un tiempo, probablemente haya mucha suciedad acumulada debajo de esas perillas. En lugar de abordarlo de inmediato, rocíelo o límpielo con su solución de vinagre. Luego, tome una esponja o cepillo duradero y frote alrededor de los espacios de las perillas hasta que se elimine toda la suciedad. Limpia todo por última vez.

Paso 3 – Lave las perillas con agua limpia. Colóquelos en una rejilla para platos o un paño y déjelos secar al aire (si tiene perillas de metal brillante, puede ser mejor secarlas a mano para reducir la posibilidad de manchas de agua).

Paso 4 – Vuelva a colocar las perillas y pruébelas para asegurarse de que estén en su lugar.

La mayoría de las veces, es mejor consultar el manual del propietario para obtener las instrucciones más detalladas sobre cómo limpiar su modelo de horno en particular. Ahora que finalmente ha conquistado el horno, tome su sabrosa bebida preferida para celebrar.

Recomendaciones de los editores