cuatro goles en una noche para dejar atrás una semana difícil

No son tiempos fáciles para Rafael Santos Borré. Al final del día, viaja a bordo de una montaña rusa de emociones. En octubre era padre y desde finales de 2020 se habla de una posible salida. Sin ir más lejos, Palmeiras puso la mirada en el atacante. Le ofrecieron un contrato millonario, pero todo se retrasó y el club brasileño decidió abandonar la operación. Pasaron unas horas antes de su gol de póquer cinturón rojo.

Sí, Santos Borré parece haberse liberado de la presión. Y aunque sabe que todo puede cambiar en junio, cuando finaliza su contrato, está centrado en River. Se notó la noche del sábado, en Mendoza, donde despachó con cuarteto y superó la marca de cincuenta goles (52) en 137 partidos oficiales. un promedio de 0.38 cada 90 minutos. Nada mal.

El delantero de 25 años, nacido el 15 de septiembre de 1995 en Barranquilla, recibió fantásticos pases de tres compañeros: el primero, de Matías Suárez, que se filtró tras la clasificación de Agustín Palavecino. El cordobés no fue egoísta. Posteriormente, Julián Álvarez lo alimentó con un defensor. Posteriormente, fue Alex Vigo quien lo dejó delante de la red. Y al inicio de la segunda parte, Álvarez volvió a clasificarse.

En tres de las cuatro jugadas, Santos Borré solo tuvo que empujar. Pero mostró concentración para encontrar el espacio y marcar el paso.

“Para convencerlo de que no se quede, todavía tiene contrato con nuestra institución hasta junio, por lo que luego será él quien decida. El río siempre será una prioridad. Para nosotros es un jugador importante, lo demostró en este ciclo. Tiene que estar tranquilo ahora, pensar en entrenar y jugar, no perder la concentración por todo lo que le viene o se le acerca desde fuera porque puede ser perjudicial. Mientras estés con nosotros te acompañamos para que estés tranquilo y cómodo. Cuando llegue el momento de tomar la decisión que tome, River seguirá siendo una alternativa muy válida para él ”, dijo Marcelo Gallardo antes del partido contra Racing, en el que Santos Borré marcó uno de los cinco goles.

Desde ese duelo en Santiago del Estero hasta el primero ante Mendoza, pasaron 167 minutos.

Fue sustituido por su compatriota Jorge Carrascal a los 13 minutos del complemento. No hubo fanáticos de River; las palmas de las manos se hubieran enrojecido con tanto aplauso.

Noticia de Argentina