Daniel Ortega estrecha el cerco contra la Iglesia Católica en Nicaragua

La policía nicaragüense mantuvo este martes un cerco alrededor de la iglesia Divina Misericordia en la ciudad de Sébaco, donde su sacerdote permanece refugiado luego de la cierre de la Radio Católica de esa localidad y otras cinco estaciones de la Iglesia.

“Disculpe, pero tengo policías y antimotines cerca y no puedo hablar alto. Estamos rodeados pero estoy bien, estamos bien”, dijo el padre Uriel Vallejos en breves declaraciones telefónicas a Associated Press lo cual hizo casi en un susurro. Agregó que lo acompañan seis personas.

Más temprano, en un audio distribuido a los medios, el sacerdote dijo que la noche del lunes habían cortado la electricidad a la sede religiosa y que los policías estaban “distribuidos en la cocina, en la capilla, afuera y en el recinto del colegio San Luis” que forma parte de las instalaciones. “Ayer no pudimos cenar porque entraron a la cocina”, agregó.

En otro mensaje grabado, el sacerdote calificó de «cobardes» a los acción policial lo que derivó en la ocupación de la Casa Cural de Sébaco -103 kilómetros al norte de la capital-, donde funcionaba la Radio Católica.

Disparos y gases lacrimógenos

Organizaciones de derechos humanos denunciaron que la policía disparó al aire y lanzó gases lacrimógenos para dispersar a varias decenas de personas que intentaron ingresar a la sede religiosa tras un pedido de apoyo realizado por el padre Vallejos en las redes sociales.

Obispo nicaragüense Rolando Álvarez, crítico del gobierno del presidente Daniel Ortega. Foto: EFE

El gobierno de Daniel Ortega ordenó este lunes el cierre de seis radios adscritas a la Diócesis de Matagalpa -norte departamento al que pertenece el municipio de Sébaco-, que dirige el obispo Rolando Álvarez, una de las voces más críticas de la Iglesia católica. .

Monseñor Álvarez confirmó en una misa desde la Catedral que recibió una carta del director del estatal Instituto de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) anunciando el cierre de las estaciones de radio, medida que consideró “una injusticia”.

Álvarez es uno de los obispos más incómodos para Ortega. Ha pedido la liberación de unos 190 «presos políticos» y el mes pasado ayunó para poner fin a la «persecución» en su contra luego de que patrullas policiales lo siguieran desde Matagalpa y lo obligaran a refugiarse en una iglesia de Managua.

Tras la rebelión social de 2018, que fue sofocada con violencia por policías y paramilitares, el obispo de Matagalpa y otros sacerdotes acusaron a Ortega de «reprimir al pueblo». El sacerdote Vallejos también se solidarizó con los manifestantes que protestaron contra el gobierno.

Las protestas de 2018 en Managua contra el gobierno de Daniel Ortega fueron masivas y terminaron con represión y violencia.  Foto: AP

Las protestas de 2018 en Managua contra el gobierno de Daniel Ortega fueron masivas y terminaron con represión y violencia. Foto: AP

¿Qué dice Daniel Ortega?

Ortega, por su parte, calificó las protestas como un «golpe de Estado fallido» y acusó a los obispos de ser parte de un plan de oposición para derrocarlo.

El gobierno no ha informado sobre estos hechos ni ha confirmado la ocupación policial de las instalaciones religiosas o de la emisora ​​de radio en Sébaco.

Los sandinistas sostienen una relación tensa con la Iglesia católica desde la época de la revolución de los años 80, cuando varios obispos cuestionaron duramente al primer gobierno de Ortega (1985-1990) por su persecución a la prensa independiente ya los curas más críticos.

Sin embargo, antes de regresar a la presidencia en 2007, Ortega ofreció un gobierno de «paz y reconciliación» y se acercó a su antiguo enemigo, el líder católico y cardenal Miguel Obando, quien se convirtió en su aliado e incluso ofició la misa de su matrimonio con Rosario Murillo, vicepresidenta. presidente desde 2017.

Fuente: AP

CB