El espectacular final de Mad Mike


Mercedes Blackehart

Michael «Mad Mike» Hughes en su casa en Apple Valley, California, el 20 de abril de 2019.

Michael «Mad Mike» Hughes era un enigma en una misión: inspirar y volcar.

El temerario conductor de limusina de 64 años se enseñó ciencia de cohetes, financió el dinero para construir su propio cohete a vapor con piezas de repuesto y se lanzó al cielo tres veces. También era un hombre de tierra plana que no creía en la ciencia. O la gravedad, para el caso.

Puede que suenen contradictorias, pero tal vez no lo sean.

También se postuló para gobernador de California en 2018, celebró un récord mundial Guinness por el salto de rampa de limusina más largo en 2002, organizó una conferencia de tierra plana en Las Vegas en mayo de 2019, hizo un documental sobre él llamado «Rocketman», tenía un próximo Science El programa de televisión del canal llamado «Astronautas caseros» albergaba creencias marginales sobre el gobierno.

El 22 de febrero, Hughes se lanzó por tercera y última vez en su cohete casero, justo al lado de la autopista 247 en Barstow, California.

Al despegar, el cohete golpeó una escalera de acero que insistió, en contra de los deseos de su equipo, en la rampa de lanzamiento para facilitarle el acceso a la cabina. Un paracaídas se desplegó prematuramente y quedó atrapado en el empuje del cohete, haciendo que se tambaleara. Durante una fracción de segundo, parecía que el cohete podría dispararse en cualquier dirección, incluso hacia los 50 espectadores que se habían reunido para ver el lanzamiento. En cambio, el cohete se disparó hacia arriba, hizo un gran arco lejos de los espectadores y cayó directamente al suelo del desierto a aproximadamente media milla de la plataforma de lanzamiento.

Mercedes Blackehart

Un paracaídas queda atrapado en el empuje del cohete Mad Mike durante su lanzamiento final en Barstow, California, el 22 de febrero de 2020.

Estuve allí para cubrir el lanzamiento de un perfil que he estado escribiendo sobre Hughes durante el año pasado. Lo entrevisté en su casa en Apple Valley, California, y lo vi hablar en el Adventurers Club de Los Ángeles. Antes del lanzamiento, hablé brevemente con Hughes, quien estaba claramente nervioso. Luego filmé el lanzamiento en mi teléfono, un espectáculo tan surrealista que era casi caricaturesco. El mismo Hughes se había denominado a sí mismo el «humano Wile E. Coyote».

Cuando quedó claro que Hughes no iba a lograrlo, muchos de los espectadores gritaron y se lamentaron. Luego hubo 15 minutos de silencio misterioso y solemne. yo publicó el video en Twitter, que obtuvo 5 millones de visitas en tres días y obtuvo cobertura mediática en todo el mundo.

Waldo Stakes, el propietario y colaborador de Hughes, y el resto de su equipo se apresuraron al lugar del accidente.

«Vamos a tener que enterrar a Mike», dijo Stakes a aquellos de nosotros que nos quedamos cuando regresaron. «Así es como mueren los temerarios».

Hughes le sobreviven un hermano y dos hijos separados.

La muerte de Hughes le valió innumerables titulares, principalmente por sus creencias excéntricas y espectaculares momentos finales. En muchos sentidos, fue un hombre de nuestros tiempos estadounidenses, representante de la disminución de la confianza en la experiencia, la ciencia, el gobierno y otras instituciones. Era un litigante irritante, empeñado en derribar lo que veía como un gobierno ilegítimo y un sistema judicial. Se apegó a sus convicciones, no importa cuán impopulares, ante todas las pruebas demostrables de lo contrario. ¿Qué es más americano que eso?

Pero aunque muchos estadounidenses han abrazado estas creencias, Hughes fue único en su búsqueda de la gloria más alta.

Al ver el planeta por sí mismo

El objetivo final de Hughes era lanzarse 62.8 millas al borde del espacio, conocido como la Línea Kármán, en una «roca»: parte cohete, parte globo. Quería «ver qué forma tiene este planeta» por sí mismo, me dijo. Hughes y Stakes estaban tratando de recaudar $ 2.8 millones para construir esa nave espacial en su propiedad en Apple Valley, a la que llamaron El Ranchito Rakete.

Hughes dijo que no iban a probar que la Tierra es plana con estos lanzamientos de cohetes a vapor, sino más bien para inspirar a una nueva generación. «En un momento en este país, pensamos que todo era posible, pero no creemos que podamos hacer nada más», me dijo.

El representante de relaciones públicas de Hughes durante 17 años, Darren Shuster, dijo que el ángulo de la tierra plana era solo un truco publicitario destinado a atraer más patrocinadores y atención.

«NO era un hombre de tierra», dijo Shuster. «Era un verdadero especialista y también fue un genio de relaciones públicas hasta el final».

Stakes no estuvo de acuerdo con esa evaluación en una publicación de Facebook un par de días después de la muerte de Hughes.

«Mike era una verdadera tierra plana», escribió. «Tenía docenas de libros sobre el tema».

Mercedes Blackehart

Mike loco en el trabajo en su cohete en su casa en Apple Valley, California, el 20 de abril de 2019.

Es difícil saber con certeza lo que Hughes realmente creía y lo que simplemente pensaba que llamaría la atención sobre sus proyectos. Afirmó que creía que vivíamos en una Tierra plana, estacionaria y en forma de disco en el centro del universo, rodeada por una pared gigante de hielo llamada Antártida y protegida por un firmamento arqueado sobre nosotros como una bola de nieve.

Muchos en la comunidad de la tierra plana, que ha crecido en la era de YouTube e incluye cientos de miles de seguidores, no estaban contentos con el plan rockoon de Hughes. Si subía a la línea Kármán y (inevitablemente) demostraba que el mundo es una esfera, eso podría poner fin al tren de la salsa para los amantes de la tierra plana que ganan dinero con mercancías, libros, conferencias y similares.

Hughes no había sido invitado a la Conferencia internacional de Flat Earth en el Crowne Plaza en Denver en noviembre de 2018. Pero apareció de todos modos. «Nadie ha hecho más por la tierra plana que yo, ¿y no me invitas a una conferencia de tierra plana?» el se quejó.

Fue en esa conferencia que YouTuber Logan Paul anunció que estaba «saliendo del armario de la tierra plana» como parte de un documental que estaba filmando. Resulta que fue realmente un falso documental, que no le cayó bien a Hughes, a quien Paul había entrevistado brevemente en la película. Hughes presentó una demanda contra Paul en un tribunal de San Bernardino, California, acusando de fraude y exigiendo una multa de $ 500,000 y tres años en prisión estatal. En el momento de su muerte, Hughes aún no había servido con éxito a Paul. La próxima audiencia en ese caso está programada para el 27 de marzo.

Hughes también creía en una gran cantidad de otras teorías de conspiración, incluido que el nombre de una persona escrito en letras mayúsculas es en realidad una entidad que otra persona puede comprar mediante la presentación de documentos con el secretario de estado de California. Creía que había «comprado» las entidades de Barack Obama, Mark Zuckerberg, Elon Musk y muchos otros, incluidos jueces y policías de tráfico que le habían emitido multas por exceso de velocidad. También había presentado docenas de demandas contra las personas reales en un intento inútil de extraerles grandes sumas de dinero por usar su «propiedad».

«Me estoy preparando para girar. Todo. Al revés. Abajo «, me dijo en abril de 2019.» Al revés «.

Peligro comercial por gloria

Hughes primer lanzamiento exitoso de cohetes, el 30 de enero de 2014, tuvo lugar en Winkelman, Arizona. Éldijo que ni siquiera creía en la conspiración de la tierra plana en ese momento. Era «solo para hacer algo, porque se suponía que conduciría a un programa de televisión con ABC». Afirmó que después del lanzamiento, ABC decidió no usar el metraje.

Alcanzó una altura de 1.374 pies y cayó al suelo a 50 millas por hora. Le tomó tres días recuperarse de lesiones internas y en la cabeza que declinó explicar. Tuvo que usar un andador durante dos semanas.

Puede parecer que Hughes no temía nada, pero sería el primero en decirte que eso no era cierto.

Matt Hartman vía PRENSA ASOCIADA

El «loco» Mike Hughes es llevado en una camilla después de que su cohete casero se lanzó y regresó al suelo cerca de Amboy, California, el sábado 24 de marzo de 2018. El científico de cohetes autodidacta que cree que la Tierra es propulsada por sí mismo aproximadamente 1,875 pies en el aire antes de un aterrizaje forzoso en el desierto de Mojave que lo dejó herido.

«El día de lanzamiento es un día intenso», me dijo. «No soy valiente. Las cosas me dan miedo. Pero tienes que levantarte y entrar.

Seis meses después, intentaron lanzar de nuevo. El cohete se lanzó prematuramente sin Hughes y cortó las piernas de uno de los miembros de su equipo.

«Casi mató a tres personas», me dijo. “Un hombre fue operado 11 veces. Casi me voló la cara.

Hughes construyó un nuevo cohete e intentó nuevamente en el desierto de Mojave de California en noviembre de 2017, pero la Oficina de Administración de Tierras no lo dejó lanzar en tierras federales.

Lo intentó nuevamente el 24 de marzo de 2018, despegando en propiedad privada en Amboy, California. Ese lanzamiento impulsó el cohete, esta vez con Hughes atado como estaba planeado, 1,875 pies en el aire. Desplegó un paracaídas, que se retrasó ligeramente, y luego otro. Él aterrizó de nuevo, esta vez rompiéndose la espalda.

Hughes le dijo a The Associated Press después del lanzamiento que “esta cosa quiere matarte de 10 maneras diferentes. Da miedo como el infierno. Pero ninguno de nosotros saldrá vivo de este mundo ”.

Hughes describió la sensación de lanzarse a esa velocidad como su mente incapaz de mantenerse al día con lo que le está sucediendo a su cuerpo. Que crees que todavía estás saliendo de la rampa cuando realmente ya estás en las nubes.

«Tan pronto como tocas ese botón», dijo, «ya estás a 200-300 pies en el aire … Es extraño «.

Pero asumir ese riesgo es lo que separa a los temerarios de la mayoría de las personas, dijo. Para él, valía la pena cambiar el peligro por la gloria.

En el borde

Hughes nació en la ciudad de Oklahoma en 1956. Su padre trabajaba en un taller de carrocería y corría autos los fines de semana. Cuando era niño, vio a George Rice Chitwood realizar acrobacias automovilísticas que desafiaban a la muerte en el Joie Chitwood Thrill Show en el hipódromo, una exposición que recorrió el país durante 40 años.

«El padre de Mike lo descuidó», dijo Stakes en el documental de 2019 sobre Hughes, «Rocketman». «Nunca recibió atención cuando era niño».

«Desearía que mi papá hubiera podido vivir lo suficiente como para ver lo que he logrado», dijo Hughes en un momento sincero en la película. «Creo que estaría muy orgulloso. Desearía haber podido estar más cerca de mis hijos. Quizás este sea el mejor momento de mi vida, este año, ahora mismo «.

Hughes comenzó a trabajar en un equipo de boxes de NASCAR en 1986 y se convirtió en un conductor de limusina en 1996. Se inspiró para comenzar a saltar limusinas después de llegar a casa después de una noche de conducir a las 6 a.m. y desmayarse en el sofá con su esmoquin todavía encendido. «Teletubbies» estaba sonando en la televisión, y mientras dormía, soñaba que estaba saltando una limusina en el vientre de uno de los personajes. Se despertó preguntándose cómo podría convertirse en «Rey de los Daredevils», y luego se identificó a sí mismo.

El loco Mike Hughes salió una y otra vez para intentar lo que parecía imposible, arriesgando su vida todo el tiempo. Vivió al límite y murió tratando de hacer algo extraordinario, lo cual es admirable, incluso si sus creencias 8chan no lo son.

«Ha sido un viaje extraño», me dijo Hughes antes de morir. «Y yo solo soy un chico tratando de hacer que las cosas sucedan, ¿sabes?»