En su último día en Canadá, el papa Francisco visita el Ártico y admite sus «limitadas posibilidades físicas»

El papa Francisco se reunió este viernes en Quebec, en el último día de su viaje a Canadá, con los representantes de los indígenas, a quienes aseguró que venía a pesar de sus «limitadas posibilidades físicas»por su dolor de rodilla que le impide caminar, «dar pasos adelante en la reconciliacióncon ellos después del mal que les causó la Iglesia.

Antes de partir hacia Iqaluit, en el noreste de Canadá, En el Ártico, Francisco se despidió de los representantes de los pueblos originarios en la sede del arzobispado.

A ellos les reiteró: «El dolor que llevo en el corazón por el mal que les causaron no pocos católicos al apoyar políticas opresivas e injustas», refiriéndose a las escuelas, muchas de ellas regentadas por la Iglesia, donde fueron internados cerca de 150.000 niños indígenas que sufrieron todo tipo de abuso.

Francisco se despidió de los representantes de los pueblos originarios en la sede del arzobispado de Quebec. Foto: AP

Algunos de los 139 internados dispuestos en todo el país, diseñados y financiados por el Estado canadiense, estaban gestionados por instituciones católicas y cristianas, por lo que los supervivientes reclamaron en 2015 la necesidad de una disculpa papal en Canadá que Francisco finalmente hizo esta semana.

«He venido como peregrino, con mis limitadas posibilidades fisicas, para dar nuevos pasos adelante contigo y para ti; para que la búsqueda de la verdad continúe, para que se avance en la promoción de caminos de sanación y reconciliación”, dijo Francisco. «No vine como turista»añadió.

El Papa describió que de este viaje se lleva “el tesoro incomparable hecho de personas y pueblos que me han marcado; de rostros, sonrisas y palabras que quedan dentro de mí; de historias y lugares” que, dijo, no sera capaz de olvidar.

«Me atrevo a decir, si me lo permiten, que ahora, en cierto sentido, también me siento parte de su familia, y Me siento honrado«, agregó.

Valoró a los indígenas que «esa sentido de familiaridad y comunidad» frente a un mundo tan individualista así como «el vínculo entre jóvenes y ancianos, y salvaguardar una relación sana y armónica con toda la creación».

Y concluyó deseando que continúe “la gran obra de sanación y reconciliación tan agradable a Dios”.

El Papa Francisco se ha movido a lo largo de este viaje en una silla de ruedas.  Foto: Lars Hagberg/ AFP

El Papa Francisco se ha movido a lo largo de este viaje en una silla de ruedas. Foto: Lars Hagberg/ AFP

El Papa Francisco se ha movido a lo largo de este viaje en silla de ruedas poder viajar a los lugares de los hechos y se ha mantenido casi siempre sentadoincluso durante la celebración de las misas, donde siempre ha contado con un asistente.

En algunas fotos se le ha visto caminando con la ayuda de un bastón o incluso con un andador cuando se trataba de pasillos estrechos.

visita al ártico

El Papa emprende este viernes su camino de regreso a Roma, pero antes tenía prevista una última parada en Canadá: el Ártico.

Iqaluit, en el Ártico.  Foto: Anne-Sophie Thill / AFP

Iqaluit, en el Ártico. Foto: Anne-Sophie Thill / AFP

Papa Francisco cierra su gira de seis días por Canadá con una breve visita a Iqaluit, 300 kilómetros al sur del círculo polar árticoen el que continuará con su pedido de perdón a los indígenas por el mal causado por los cristianos en los internados que funcionaron en el siglo XX.

En Iqaluit, ciudad del pueblo indígena inuit, el pontífice se reunirá con ancianos y jóvenes nativos a quien pronunciará un discurso centrado en la renovada petición de perdón por el papel de la Iglesia en los internados en los que unos 150.000 niños sufrieron una «terrible destrucción cultural» separados de sus familias para occidentalizar sus costumbres, según describe el Papa este semana.

Desde su primer discurso en suelo canadiense, Francisco ha insistido en la «vergüenza» y el «dolor» que provoca el «mal» que generan los cristianos.

Fuente: Agencias

ap