Home Argentina Entre picnics y duelos, Parque de la Memoria quiere hablar “por los...

Entre picnics y duelos, Parque de la Memoria quiere hablar “por los que no saben lo que pasó”

0
1

Conteniendo enormidad. Silencio lleno de ruido. El Parque de la Memoria es más que “una institución pública nacional, ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a orillas del Río de la Plata”, como explica el catálogo oficial. Es la inmensidad real y simbólica de un lugar que instantáneamente pone en perspectiva a quien pasa por él. Todo es tremendo, pero aun queda belleza, siempre que la memoria se mantenga viva.

Se construye el futuro de la memoria del presente. Y esto sucede en esta propiedad, un hermoso y terrible lugar que está lleno de arte y naturaleza a orillas del Río de la Plata. Ideal para pasar un día soleado. Pero ahí mismo, donde la dictadura arrojó a muchos detenidos-desaparecidos en vuelos de muerte. En medio de todo esto, el meollo del asunto golpea: el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado.

En una colina cubierta de hierba artificial, hay cuatro paredes largas con treinta mil platos del pórfido patagónico. Más de 9.000 están registrados con los nombres y edades de mujeres, hombres, niños y niñas víctimas de acciones represivas estatales. entre 1969 y 1983. Es una obra y un memorial estático, pero en perpetuo movimiento, porque cada año se añaden los datos de unas 30 personas, conforme avanzan los procesos judiciales y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación los certifica. Es el único lugar de la propiedad desde el que no se puede ver el río, donde no hay otro horizonte que el recuerdo.

Los nombres. El memorial Parque de la Memoria sigue incorporando nombres. Foto Cecilia Profetico

El Parque surgió por iniciativa de varias organizaciones de derechos humanos y su construcción fue decidida por la Asamblea Legislativa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mediante ley aprobada el 21 de julio de 1998. El 30 de agosto de 2001, Día Internacional del Detenido Desaparecido, fue la ceremonia de apertura. Desde entonces, el lugar ha sido paradoja del paseo turístico junto con el llamado a no olvidar.

En medio del río, a lo lejos, hay un chico de espaldas a la costa. Es hermoso y extraño. Puede ser visto por quienes visitan el Parque de la memoria, justo al final del Memorial, pero también pasajeros que despegan en avión desde el Aeroparque, desde arriba. Él está parado ahí. Es un niño plateado que camina sobre el agua. Algo pasa. La información está fuera de lugar. Frenético. Es una escultura de la artista visual Claudia Fontes, que reproduce la figura a tamaño natural de Pablo Míguez, secuestrado y desaparecido a la edad de 14 años, en 1977, y arrojado a su tumba de agua huyendo de la muerte.

En los comentarios de Memory Park en Google se puede leer: “Fui con mi novia a descansar al aire libre”, “Excelente para divertirme al aire libre”.

En las primeras reseñas, al buscar Memory Park en Google, puedes leer cosas como “muy bien, mucho cuidado, no hay lugar para acampar ni descansar”, “fui con mi novia a descansar al aire libre”, “excelente divertirse al aire libre ”. Pero eso no se importa a Nora Hochbaum, quien es la Directora General desde 2008. Ella confía en lo que tiene frente a ella, que es la experiencia física que ocurre cuando se pasa el memorial o se ven las esculturas, una situación que, por hermosa que parezca , hojas sin aire, agitar.

“La audiencia del fin de semana, que es la que viene con la heladera, la pelota, voy a descansar, aunque no sepa nada, No puedo no ver. ¿Quién entró en el Parque de la memoria Sin saber a dónde voy, no sale igual. Estoy convencido de eso. Si quieres ir al baño, antesala o incluso buscar un lugar con sombra para extender tu mantel de picnic, Monumento. Está diseñado para esto, no hay forma de no ver esto. No puede evitar preguntarse quiénes son esos nombres, así que sucede algo ”, dice Hochbaum.

– ¿Confiar en el medio ambiente?

-Quizá hace 20 años dije que no, pero hoy, con experiencia, digo que sí. Todo lo que hacemos es tomar ciertas precauciones, advierto. Por ejemplo, si alguien coloca la tumbona frente al Monumento, vamos y explicamos por qué no se puede hacer allí, y entonces comienza el diálogo, que es lo importante.

Los niños.  La reconstrucción del retrato de Pablo Miguez es una de las obras más impresionantes del Parque de la Memoria.  Foto: Rafael Mario Quinteros

Los niños. La reconstrucción del retrato de Pablo Miguez es una de las obras más impresionantes del Parque de la Memoria. Foto: Rafael Mario Quinteros

-¿Este diálogo es fácil o difícil?

-Es muy cuidadoso de nuestra parte y siempre recibimos respeto, de verdad. Aunque no es fácil decir “no”. Nunca olvidaré esta gran anécdota, habría sido hace seis años. Fue verano. Vine y tuve una de esas gimnastas que hace Capacitación, todos encerrados y musculosos. Estaba entrenando camino a Monumento. En bañador. La verdad es que no sabía qué hacer. Produjo algo que me hizo pensar mucho. ¿Le voy a decir que no? Yo estaba corriendo. Entonces decidí rendirme. Porque me parece que es bueno que en este espacio hay la menor cantidad de “no”. Estas personas, cuyos nombres están en el Monumento, recibieron muchos “no”: no ser socio, no estudiar, no ser felices, no ser solidarios, no ir por la vida con sus sueños. Así que debe haber pocos “no” aquí.

También están los que saben a dónde van. Antes de la pandemia, se programaron visitas a las escuelas durante la semana. Es el lugar que elige a una gran cantidad de familiares de personas desaparecidas tirar las cenizas de sus muertos, o ir a visitarlos, como si el memorial fuera su tumba o, mejor, el lugar de encuentro para una conversación. “Mucha gente que no quiere o no puede ir a la marcha 24 de marzoEse día suele venir aquí para presentar sus respetos ”, dice Hochbaum.

Identidad

Este miércoles, a 45 años del golpe, y se cumple el segundo aniversario de la pandemia, las puertas estarán abiertas. Además de sumarse a la iniciativa Plantamos memoria, una campaña para plantar 30.000 árboles en todo el país para los 30.000 prisioneros desaparecidos y, en el futuro, se abrirá el espectáculo. Identidad en el Salón PAyS, organizado en conjunto con las Abuelas de Plaza de Mayo.

Es un proyecto en el que artistas como Carlos alonso, León Ferrari, Carlos Gorriarena, Luis Felipe Noé, Marcia Schvartz y Juan Carlos Romero, comisariada por Hochbaum. Es simple y contundente: fotografías de parejas de detenidos desaparecidos con un espejo en el medio. “Esta muestra lo hicimos en 1998 en el Centro Cultural Recoleta, y en ese momento la idea era que los nietos, que luego cumplirían 18 años, pudieran verse en semejanza a sus padres desaparecidos, con el objetivo de ayudar a encontrarlos ”, explica.

Mira por ti mismo.  Los rostros de los padres desaparecidos y un espejo, para que los niños se puedan encontrar por el parecido.  Foto: Rafael Mario Quinteros

Mira por ti mismo. Los rostros de los padres desaparecidos y un espejo, para que los niños se puedan encontrar por el parecido. Foto: Rafael Mario Quinteros

Ahora, estos nietos, los recuperados y los que todavía buscan abuelas, ahora son adultos, mayores que sus padres y madres. “Lo que nos pasó en esta edición de Identidad es que muchos vienen con sus hijos, y son estos nuevos niños y adolescentes los que se parecen a sus abuelos y abuelos desaparecidos. Pasamos a la próxima generación. Seguimos hablando con los jóvenes ”, dice el comisario y gestor cultural.

“Hay una gran parte de la sociedad a la que ya no necesitas contar lo que pasó, porque lo sabes. Tenemos que trabajar, y el Parque apunta especialmente a llegar a esa otra parte de la ciudadanía, uno que no sabe. Especialmente con los jóvenes. Es importante eso no esta lejos lo que le pasó a mi generación, porque hoy tiene eco y les afecta también. Han pasado hasta 45 años ”, dice Hochbaum.

“El gran desafío de este espacio es poner demasiado énfasis en los jóvenes a través de expresiones actuales, como arte contemporáneo, podcasts, nuevas tecnologías, y enfocándose en nuevos conflictos y derechos, como género, feminismo, violencia institucional, abuso sexual. Desde estos lugares dialogamos con proyectos, talleres, exposiciones, para luego entender que esto también es recordar ”, dice.

-¿Cuál es el futuro de la memoria?

-El futuro de la memoria es la educación. Tengo una hija de 29 años y la veo luchando por las cosas en las que cree. Creo firmemente que estos jóvenes compañeros con los que trabajo aquí, así como los niños que vienen al colegio e incluso los que pasean casualmente por el parque Seguirán recordando, haciendo. Confío mucho en las nuevas generaciones. No sé cuándo terminaremos de cambiar el mundo. Quizás sean los hijos de mis nietos, o de sus nietos, pero llego a este lugar y despierta la esperanza.

paquete

Noticia de Argentina