«Espero cadena perpetua para el asesino de mi hijo”



A caballo llegó la delegación de comunidades mapuche de Temucuicui para participar en el reinicio del juicio por el crimen de Camilo Catrillanca.

La audiencia, que se realiza en el tribunal de Angol, se había suspendido el lunes, luego que uno de los abogados de la defensa presentara una licencia médica.

Pero finalmente, ayer se desarrollaron los alegatos de inicio, se conocieron las acusaciones y se debatieron las incidencias previas, todo en presencia de los siete ex miembros del GOPE sindicados por participar en el homicidio del joven comunero mapuche el 14 de noviembre de 2018 y del abogado al que le pesan cargos por falsificación de instrumento público.

Además se acogió como prueba la entrevista que el ex sargento Carlos Alarcón dio a un programa de TVN.

Paciencia en la familia Catrillanca

Sobre el retraso en el inicio del juicio oral, el padre de Camilo, Marcelo Catrillanca dijo a La Cuarta que “después de tanto tiempo espero que la justicia opere en el caso, porque ha pasado casi un año y medio . Es un largo plazo.

Nosotros también como familia lo esperamos con tranquilidad, porque la única forma de pagarle a Camilo es luchar para que se haga justicia y que paguen los que asesinaron a mi hijo por la espalda y sin que tuvieran armas”.

Marcelo agradeció las muestras de apoyo para su hijo en las afueras del tribunal y sostuvo que tiene esperanza de que el tribunal resuelva la mayor de las penas en este juicio: “Espero cadena perpetua para el asesino de mi hijo. Una condena ejemplar, y si la justicia opera debiera ser así”.

Entrevista en tevé a exsargento será prueba

La entrevista al acusado Carlos Alarcón Molina, que fue acojida como prueba, fue emitida el 18 de agosto de 2019 por el programa de TVN “El Informante”.

En la entrevista Alarcón habló del cuestionado procedimiento policial y sostuvo que él realizó el primer disparo: “Realicé el primer disparo, yo realicé alrededor de ochos disparos (…) cuando las personas no obedecieron la intimación a detenerse y se devolvieron por donde venían (…) abrí fuego en dirección al tractor, en una zona metálica, en una parte metálica, que cubría casi un tercio del tractor. Disparé en esa zona, para mí es una zona segura».