La cantidad de armas de fuego creció un 219% en la Amazonia con Jair Bolsonaro: más muertes y polémica

La cantidad de armas de fuego creció un 219% en la Amazonia con Jair Bolsonaro: más muertes y polémica

El número de armas de fuego en la Amazonía brasileña aumentó 219 % en tres años, como resultado de las facilidades que dio el gobierno de Jair Bolsonaro para portarlas, según un informe que alimenta la polémica, en medio de la campaña por las elecciones presidenciales. elecciones en octubre.

Mientras que el registro de armas de fuego por parte de particulares en Brasil creció un 130,4% entre diciembre de 2018 y noviembre de 2021, en la región amazónica del país fue del 219% en el mismo período.

El dato fue divulgado en la tercera edición del Boletín «Descontrole no alvo» (Objetivo fuera de control), del Instituto Igarape, este viernes.

Para esta organización sin fines de lucro que trabaja en las áreas de seguridad ciudadana, clima y digitalización, el aumento de armas de fuego y muertes en esta región del país fue «mas intenso» que en el resto de Brasil.

“Si bien la facilitación del acceso a armas y municiones, como resultado de los diversos cambios realizados a la política de control de armas por parte del gobierno federal desde 2019, ha incrementado la cantidad de arsenales en circulación en todo el país, la tasa de crecimiento en la Amazonía región fue aún mayor», dice el informe.

Y es que, según el informe, a diciembre de 2018 había 57.737 armas registradas en los nueve estados que forman parte de la Amazonía brasileña, número que saltó a 184.181 en 2021.

Los investigadores destacan el aumento significativo de armas registradas por cazadores, tiradores y coleccionistas en la región, que desde 2018 fue de casi el 300%, algo que llama la atención, ya que la única especie cuya caza está permitida en Brasil es el jabalí, “que tiene poca presencia en la región amazónica”.

mas homicidios

En cuanto a las muertes, el estudio indica que mientras en Brasil los homicidios con arma de fuego cayeron un 15%, de 40.071 a 33.993, entre 2012 y 2020, en la región amazónica aumentaron un 4% en el mismo período, de 5.537 a 5.780.

Deberías leer:   quién es Lev Uliesov, el top model ucraniano que ahora es paramédico del ejército

Desde que asumió la presidencia, Bolsonaro promovió la necesidad de portar armas de fuego para defenderse de la delincuencia y durante su gobierno el número de registros en manos de civiles aumentó en un 241 % con la flexibilidad que otorgó a las medidas para acceder a este tipo. de artefactos.

Un líder indígena muestra imágenes del periodista Dom Phillips y el investigador Bruno Pereira, asesinados en junio en la Amazonía.  Foto: AFP

Un líder indígena muestra imágenes del periodista Dom Phillips y el investigador Bruno Pereira, asesinados en junio en la Amazonía. Foto: AFP

En 2019, año en que el líder ultraderechista llegó al poder, había 197.390 armas de fuego registradas en manos de particulares. En junio de ese año la cifra se había disparado a 673.818 registros, un aumento del 241%.

Los datos corresponden a las bases del Ejército y las del Sistema Nacional de Armas (Sinarm) coordinadas por la Policía Federal.

Para el Instituto Igarape, el hecho de que dos sistemas diferentes, gestionados por dos organismos diferentes, estén a cargo del control de armas “crea grandes desafíos para monitorear el escenario de las armas legales en circulación en Brasil”.

Deberías leer:   el presidente de Nicaragua cuestionó fuertemente a Argentina

La región amazónica de Brasil está compuesta por los estados de Acre, Amapá, Amazonas, Mato Grosso, Pará, Rondônia, Roraima, Tocantins y parte de Maranhão y ocupa más de la mitad del país.

Por las mismas condiciones de la región, que limita con otros países sudamericanos y está compuesta mayoritariamente por densos bosques y selvas, la Amazonía brasileña es un área históricamente olvidada por el Estado.

Allí es común que se desarrollen actividades delictivas, como el comercio ilegal de madera, la minería y pesca ilegales y el narcotráfico, que han fomentado la violencia en la zona.

Un ejemplo de ello fue la desaparición y asesinato, el mes pasado, en una zona remota de la Amazonía, del experto indígena Bruno Pereira y del periodista británico Dom Phillips, cuyos cuerpos solo fueron encontrados días después tras la confesión de un cazador furtivo.

Fuente: EFE

CB