5 junio, 2023

En España, la independencia de los jueces está a cargo del Consejo General del Poder Judicial, órgano que debería haberse renovado hace cuatro años y que la grieta entre las principales fuerzas políticas -Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Popular (PP)- ha estado bloqueado desde entonces.

Esta semana, el presidente del Gobierno de coalición PSOE-Podemos, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, parecían haber llegado a un acuerdo. Pero no.

El jueves, durante su gira por Kenia y Sudáfrica, Sánchez comentó que el pacto para renovar el Consejo General del Poder Judicial estaba «listo y preparado».

Pero horas después, mientras Sánchez volaba de regreso a España, el PP subió a sus redes un comunicado en el que suspendía las negociaciones y dinamitaba cualquier posibilidad de acuerdo con el PSOE.

¿La razón argumentada por el PP? Que la intención del Gobierno de modificar el Código Penal relativo al delito de sedición -que tanto se debatió cuando los separatistas catalanes convocaron un referéndum de autodeterminación ilegal y declararon unilateralmente la independencia de Cataluña, en 2017- hizo imposible cualquier negociación con los socialistas.

Las llaves

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que como órgano de gobierno de los jueces se encarga de efectuar los nombramientos, inspeccionar el funcionamiento de los tribunales y exigir la responsabilidad disciplinaria a todos los miembros del Poder Judicial, está integrado por 20 miembros y un presidente, que es elegido por el pleno del CGPJ ya su vez preside el Tribunal Supremo.

En la elección de los 20 miembros, la mitad son propuestos por el Congreso y los otros diez por el Senado, por lo que la necesidad de pactar la renovación entre los principales partidos políticos con representación parlamentaria.

Doce de los 20 candidatos son elegidos entre jueces y magistrados y los ocho restantes, entre juristas experimentados.




El expresidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, en una imagen de archivo. Foto: EFE
Deberías leer:   Dar a luz en la Ucrania de la guerra

En septiembre, durante la apertura del año judicial, el último presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, advirtió que dimitiría si PSOE y PP no se reunían «de urgencia» para desbloquear la anomalía .

«El escenario político está debilitando y erosionando las principales instituciones de la justicia española», dijo Lesmes ante el rey Felipe VI, 1.300 días después de la expiración de su mandato.

El lunes 10 de octubre, dos días antes de la fiesta nacional de España, Lesmes presentó su dimisión.

no hay trato posible

“La renovación del órgano de gobierno de los jueces no se puede consensuar con quienes ahora pretenden anular las decisiones de los jueces”, dijo Núñez Feijóo.

Se refiere a La intención del Gobierno de Pedro Sánchez de modificar el Código Penal para revisar las penas por el delito de sedición que consiste en impedir la aplicación de las leyes mediante el uso de la violencia.

Los separatistas catalanes que fueron juzgados, condenados y luego indultados habían sido acusados ​​de sedición y rebelión, delitos que numerosos juristas en España consideran que deberían revisarse para actualizarlos.

“En plena negociación, cuando se habían hecho avances notables en la línea de lo que el Partido Popular lleva meses defendiendo, el Gobierno nos ha querido llevar a la ruptura proponiendo algo que ningún partido de Estado puede aceptar”, justificó Núñez Feijóo su salida. . detrás.

“Mientras avanzábamos en el fortalecimiento de nuestro estado de derecho, el gobierno ha propuesto la reforma del Código Penal para beneficiar a los independentistas que han cometido delitos contra el estado de derecho. Pretender indultar a quienes se fugaron de la Justicia por una reforma legal es inaceptable”, agregó.

Deberías leer:   en medio de las amenazas de muerte a la fiscal que investigó a Rafael Correa, asesinan a tiros a otro magistrado

Para el PSOE es una excusa más para que el PP no esté de acuerdo con ellos en el nombramiento de un nuevo CGPJ. «Nos sorprenden con un comunicado a las ocho y media de la noche, cuando el presidente volaba (de vuelta a Madrid), simplemente para romper unilateralmente», ha dicho el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.  Foto: EFE


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Foto: EFE

Desde las entrañas de su propio partido, Núñez Feijóo había recibido signos de desacuerdo para negociar con el PSOE la renovación del CGPJ.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, no ocultó estar en contra. Fuentes de su entorno revelaron que Díaz Ayuso habló con Núñez Feijóo y Le dijo que negociar con Sánchez fue «una barbaridad».

En público, la presidenta madrileña se limitó a declarar: «He dicho lo que corresponde a quien corresponde».

Núñez Feijóo habría consultado también a otras voces del PP. Entre ellos, el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, que también apoya la ruptura de Feijóo con Pedro Sánchez.

Moreno le habría dicho que «es absolutamente inaceptable que el Gobierno español juegue a dos cartas en la reforma de la Justicia».

Para Bolaños: “Las fuerzas más extremas de la derecha, los que no han querido el acuerdo, los que lo han torpedeado desde el principio, no quieren cumplir la Constitución ni les importa”, disparó. Le han doblado el pulso al señor Feijóo, que ha perdido todo su crédito.

Deberías leer:   La elección de Turquía es una advertencia sobre Trump

“Lo mismo hemos dicho en público y en privado -añadió la ministra de Presidencia sobre la intención de modificar el Código Penal-. No ha habido novedades en los últimos meses. Queremos que nuestra legislación esté en consonancia con la europea. «

Las intenciones del Gobierno de Pedro Sánchez

El Gobierno español no descarta reformar la ley para renovar el Poder Judicial sin tener que estar de acuerdo con el principal partido de la oposición.

Por su parte, la Comisión Europea pidió a España que la nueva designación del CGPJ «sea una prioridad».

“Tenemos una posición que está bien asentada, muy clara y que está escrita en el informe de Estado de Derecho de este año, y hemos dicho muy claro que es muy importante continuar con la renovación del Consejo de la Judicatura. Es una recomendación que hemos formulado”, dijo este viernes, desde Bruselas, la portavoz de la Comisión de Interior, Migración y Seguridad Interior, Anitta Hipper.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quiere reformar el Poder Judicial.  Foto: EFE


El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quiere reformar el Poder Judicial. Foto: EFE

Margarita Robles, ministra de Defensa española, no la ocultó disgusto por el encierro: “Absoluta indignación. Fue un día negro para el estado de derecho. Es una trayectoria que lleva cuatro años haciendo el PP violando la Constitución, teniendo secuestrado el órgano de gobierno del Poder Judicial”, ha dicho.

Cuando Núñez Feijóo asumió la dirección del PP, en abril de este año, postuló su disposición a debatir acuerdos de Estado con el Gobierno.

“Sé que los ciudadanos anhelan acuerdos y pactos de Estado. Yo también”, decía este viernes Núñez Feijóo. Estoy seguro de que vendrán. Con este PP. Y con otro PSOE”.

Madrid, corresponsal

CB

mira también