la obra que condenó a muerte a Salman Rushdie

«Los versos satánicos» es sin duda el libro más conocido de Salman Rushdie, pero también es el que arruinó su vida, ya que tras su publicación, y la Fatwa (decreto religioso) del ayatolá Ali Khomeini, que lo juzgó blasfemo hacia el Islam, y lo obligó desde 1989 a vivir en la sombra y con miedo.

De hecho, en su dilatada carrera literaria, Rushdie produjo numerosos libros, entre ellos, verdaderas obras maestras como «Midnight’s Children», que hace referencia a la medianoche del 15 de agosto de 1947, día de la declaración de independencia de la India.

Una narrativa que está ligada a sus orígenes. Rushdie nació en Bombay el 19 de junio de 1947, aunque luego se crió en Londres, donde llegó con 14 años, para estudiar posteriormente en la Universidad de Cambridge.

Pero «Los versos satánicos» además de condicionar la vida de su autor, también provocó la muerte de muchas personas en todo el mundo: 59, según BBC News, entre traductores asesinados y personas asesinadas durante manifestaciones de protesta y las contramanifestaciones de apoyo, así como las condenas por la censura impuesta al volumen en algunos países.

Salman Rushdie fue trasladado en helicóptero al hospital, tras ser apuñalado este viernes en Nueva York Foto: EFE

En Italia, en 1991, otro ataque con arma blanca sacudió el mundo de las letras: la víctima fue Ettore Capriolo, traductor de «Los versos satánicos», en su casa de Milán. Él por suerte le salvó la vida.

vive escondido

Desde entonces Rushdie, de 75 años, quien se declara ateoSe acostumbró a vivir bajo vigilancia, escondida del resto del mundo durante una década. Obligado a mudarse periódicamente para no ser descubierto, ni siquiera sus hijos sabían dónde vivía.

“Mi problema es que me siguen percibiendo bajo el único prisma de la fatwa”, comentó en una ocasión este escritor, empeñado en mantener su identidad de hombre de letras, sin convertirse en símbolo de nada.

Una protesta en Bombay, India, en enero de 2004, contra Salman Rushdie.  Foto: AFP

Una protesta en Bombay, India, en enero de 2004, contra Salman Rushdie. Foto: AFP

Pero el surgimiento del Islam radical significó que su nombre se refiriera una y otra vez, especialmente en Occidente, a la imagen de un luchador contra el oscurantismo religioso ya favor de la libertad de expresión.

Luego, poco a poco, empezó a reaparecer. En 2004 se volvió a casar, por cuarta vez, con la modelo y actriz india Padma Lakshmi, de quien se separó en 2007.

En 2015 se inauguró la Feria del Libro de Frankfurt, evento que provocó un boicot por parte de Irán.

Y en 2016 declaró: “Mi caso no fue más que un anticipo de un fenómeno mucho más amplio que ahora nos concierne a todos”.

Una protesta por el asesinato de Salman Rushdie, en febrero de 1989 en Teherán, Irán.  Foto: AFP

Una protesta por el asesinato de Salman Rushdie, en febrero de 1989 en Teherán, Irán. Foto: AFP

El gobierno de Irán, de manera ambigua, en 1998, dejó en claro que ya no apoyaba la Fatwa, pero muchas organizaciones iraníes continuaron recibiendo fondos de «recompensa» por su cabeza, dinero que se agregaría a la $ 3 millones ofrecidos originalmente por Khomeini en 1989 para su ejecución.

Y las cosas no cambiaron después de la muerte de Khomeini.

Ayatolá Ali Jamenei, guía supremo iraní, renovó la Fatwa en 2017y en 2019, con motivo del «trigésimo aniversario», a través de Twitter escribió: «El veredicto del Imam Khomeini sobre Salman Rushdie se basa en versos divinos y, al igual que los versos divinos, es sólido e irrevocable».

Rushdie es firme en su defensa de la libertad de expresión y, tras el atentado que diezmó la revista satírica francesa Charlie Hebdo en 2015, insistió en que la religión debería ser el blanco de las bromas.

«Apoyo a Charlie Hebdo, como todos deberíamos, para defender el arte de la sátira, que siempre ha sido una fuerza de libertad contra la tiranía, la deshonestidad y la estupidez», dijo.

Fuente: ANSA y AFP

CB