La Tierra bate su récord de rotación y puede terminar afectando incluso a tu móvil | Tecnología

La rotación de la Tierra se ha adelantado a lo previsto, por lo que el tiempo es mucho más corto de lo que estamos acostumbrados y esto supondría problemas para los dispositivos electrónicos.

El 29 de julio fue el día en que la Tierra batió un nuevo récord de tiempo que tarda en completar su rotación. Ese día, La Tierra logró realizar esta acción en 1,59 milisegundos menos, por lo que no duró exactamente 24 horas, que es el tiempo que suele tardar en completar su rotación..

Puede parecer que 1,59 milisegundos no es nada y, de hecho, en tiempo absoluto no debería tener ningún impacto. Lo que pasa es que todo lo que afecta al planeta en el que vivimos afecta a nuestras vidas directa o indirectamente, esta fracción de segundo acabará afectando a dispositivos tan mundanos como los teléfonos móviles..

Antes de ver cómo podría afectar a los teléfonos móviles, veamos por qué la Tierra tarda cada vez menos en girar. No hay una respuesta exacta ya que es un fenómeno que aún se está estudiando, lo que permite formular diferentes teorías ya que las causas de esto se deben a variaciones en el núcleo..

Otros científicos relacionan esta reducción en el tiempo de rotación de la Tierra con el movimiento de los polos geográficos que se viene produciendo desde hace varios años y se conoce como el bamboleo de Chandler.; aunque no tiene nada que ver con el personaje de Friends y hace referencia a una pequeña variación en el eje de rotación de la Tierra.

Teniendo algo de contexto ante esta situación que vive la Tierra, vamos a ver qué y cómo puede afectar nuestro día a día. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el funcionamiento del sistema horario de los relojes atómicos que se utilizan como referencia de tiempo debido a la precisión que muestran.

Al estar configurado en una escala tan pequeña, el más mínimo cambio, como 1,59 milisegundos, puede alterar la forma en que se percibe el tiempo. En realidad, esta pequeña variación obligaría a introducir nuevos segundos intercalares negativos para compensar el tiempo y que la escala se mantenga como siempre.

Al introducir un segundo intercalar, los sistemas informáticos tendrían problemas para procesar la situación. Y, es que, la forma en que los teléfonos, por ejemplo, entienden el tiempo es demasiado simple. Al pasar de las 23:59:59 a las 00:00:00, los dispositivos móviles pasan por el siguiente estado 23:59:60, que interpretan como cambio de hora.

Si tenemos esto en cuenta, al introducir un segundo intercalar negativo, miles de programas y dispositivos no serían capaces de procesar que, algunos días al año, la duración de un día no es la misma y que tienen que restar tiempo al reloj; pudiendo causar daños irreparables a archivos que no pudieran indexar correctamente los datos con los que trabajan.

Con información de Telam, Reuters y AP