La violencia en las favelas renueva las denuncias de abuso policial y agita la campaña electoral en Brasil

Un sangriento allanamiento a pandilleros en el complejo de favelas más grande de Río de Janeiro, que dejó al menos 18 muertos, provocó nuevas denuncias de abuso policial y encendió un debate sobre como manejar el crimen en vísperas de las elecciones estatales y presidenciales.

Las autoridades de Río informaron que 16 presuntos delincuentes murieron en enfrentamientos con la policía en el Complexo do Alemao, además de un policía y una mujer. El viernes, otra mujer fue asesinada a tiros en un nuevo enfrentamiento con la policía.

La acción policial fue el tercero más mortífero en menos de 14 meses en Río de Janeiro, donde más de 70 personas murieron durante este tipo de operaciones.

Los hechos ocurrieron en el complejo Alemao, un conglomerado deprimido de favelas, en el norte de Río, en el que las autoridades buscaban a los integrantes de diversas bandas dedicadas al robo de autos y vehículos de carga y al robo de bancos.

en el operativo Participaron cerca de 400 agentes, apoyados por cuatro aviones y 10 vehículos blindados. La policía dijo que fueron «atacados con balas en diferentes puntos».

Los videos que circularon en las redes sociales mostraron intensos tiroteos entre delincuentes y un helicóptero de la policía que volaba a baja altura sobre pequeñas casas de ladrillo.

La policía de Río usó helicópteros para disparar contra objetivos, incluso en áreas densamente pobladas, y un video mostraba un avión disparando contra la favela.

Operación policial del jueves en el complejo de la favela Alemao en Río de Janeiro, Brasil. Foto: XINHUA

«Una matanza»

Los medios de comunicación mostraron luego, en el lugar del operativo, a vecinos cargando unos 10 cadáveres, mientras algunas personas gritaban: «¡Queremos la paz!».

«Es una masacre ahí dentro, lo que la policía llama un operativo», dijo una mujer. Associated Press bajo condición de anonimato por temor a represalias de las autoridades.

“No nos dejan ayudar (a las víctimas)”, agregó, diciendo que vio a una mujer que trató de ayudar a ser arrestada.

Ronaldo Oliveira, investigador de la policía de Río, dijo que las autoridades hubieran preferido simplemente arrestar a los sospechosos, «pero desafortunadamente decidieron abrir fuego contra nuestros policías».

Entidades como la Defensoría Pública de Río mencionaron denuncias de «graves violaciones a los derechos humanos», incluidos allanamientos de morada, agresiones físicas, amenazas y falta de atención a los heridoshechos que según algunas ONG en Brasil deberían ser investigados en profundidad.

Los cuerpos de los asesinados durante la operación del jueves en una favela de Río de Janeiro, en un camión.  Foto: REUTERS

Los cuerpos de los asesinados durante la operación del jueves en una favela de Río de Janeiro, en un camión. Foto: REUTERS

“El Ministerio Público del Estado de Río de Janeiro y el Ministerio Público Federal deben realizar de inmediato una investigación exhaustiva e independiente para determinar los responsables y las circunstancias de las muertes y lesiones”, dijo Maria Laura Canineu, directora para Brasil de Human Rights Watch. . , citado en un comunicado.

discursos de campaña

El presidente Jair Bolsonaro, por su parte, lamentó la muerte de un policía durante el enfrentamiento con los sospechosos en el complejo Alemao.

“Lamentable hecho en Río de Janeiro, el cabo de policía Bruno de Paula Costa murió víctima del enfrentamiento con bandidos, fue rescatado, pero no resistió sus heridas”, comentó el presidente en la noche del jueves, en su habitual transmisión. en vivo en las redes sociales.

Costa «era un colega mío, era paracaidista, tenía 38 años, deja viuda y dos hijos con autismo, nuestro sentimiento está con la familia», completó el presidente ultraderechista, que buscará la reelección en las elecciones de octubre, en las que se enfrentará al expresidente de centroizquierda Luiz Inácio Lula da Silva.

Niños con velas, en homenaje a los muertos el jueves en el enfrentamiento entre policías y delincuentes en una favela de Río de Janeiro.  Foto: REUTERS

Niños con velas, en homenaje a los muertos el jueves en el enfrentamiento entre policías y delincuentes en una favela de Río de Janeiro. Foto: REUTERS

El gobernador del estado de Río, Cláudio Castro, quien también se postuló para la reelección en octubre, tuiteó que lamentaba la muerte de un policía.

“Seguiré luchando contra el crimen con todas mis fuerzas. No daremos un solo paso atrás en la misión de garantizar la paz y la seguridad de la gente de nuestro estado”, agregó Castro.

En otro tuit, el gobernador dijo que su principal rival en las elecciones, el izquierdista Marcelo Freixo, defiende a los delincuentes que atacan a la policía, «una institución tan importante que nos enorgullece». Freixo respondió que el gobernador «usa a la policía para hacer política».

El legislador federal por Rio Talíria Petrone también respondió en Twitter al gobernador: «¡BASTA de esta política genocida, Gobernador!», y agregó: «Esta fallida política de seguridad pública deja muertos en masa a vecinos y policías. Ya no es posible seguir acumulando los cuerpos de los negros y los habitantes de las favelas todos los días!»

Estrategia y critica

Muchos no están de acuerdo con la estrategia del gobierno para combatir la violencia y el crimen organizado, un plan que regularmente condujo a operaciones policiales mortales. Un allanamiento en la favela de Vila Cruzeiro en Río dejó más de 20 muertos en mayo.

La seguridad y cómo lidiar con la violencia seguramente será uno de los temas clave en la campaña electoral. Bolsonaro defiende su enfoque duro contra el crimen.

Un oficial de policía apunta a los sospechosos durante la operación del jueves en el Complexo do Alemao.  Foto: REUTERS

Un oficial de policía apunta a los sospechosos durante la operación del jueves en el Complexo do Alemao. Foto: REUTERS

Robert Muggah, cofundador del Instituto Igarapé, un grupo de expertos con sede en Río de Janeiro que estudia la seguridad, dijo que la redada del jueves fue «un síntoma de un liderazgo fallido y una cultura institucional que aprueba el uso excesivo de la fuerza». .

«Las muertes resultantes de operaciones policiales a gran escala son un sombrío recordatorio de que la policía militarizada no solo es ineficaz, sino contraproducente», agregó Muggah en un mensaje de texto.

Esas redadas generan «violencia extrema que afecta predominantemente a las poblaciones negras de bajos ingresos y también corroe la confianza entre los residentes y las fuerzas del orden», agregó.

Alemao es un complejo de 13 favelas en el norte de Río, hogar de unas 70.000 personas. Casi el 75% de los residentes son afrobrasileños o mestizos, según un estudio realizado en julio de 2020 por el Instituto Brasileño de Análisis Económico y Social.

El Supremo Tribunal Federal estableció este año una serie de condiciones para los operativos policiales en las favelas de Río con el fin de reducir el número de muertes y violaciones de derechos humanos a manos de la policía.

El tribunal dictaminó que la fuerza letal solo podía usarse en situaciones en las que se habían agotado todos los demás medios y cuando fuera necesario para proteger la vida humana.

El fallo fue en respuesta a una operación de 2021 en la favela de Jacarezinho, donde murieron 28 personas. Como el jueves, un policía murió durante esa operación, lo que llevó a algunos a especular entonces que esa fue la causa de las ejecuciones sumarias y los abusos posteriores.

El operativo del jueves comenzó antes de la madrugada y finalizó alrededor de las 4 de la tarde., afirmó la policía. Participaron casi 400 oficiales, incluida la unidad táctica de la policía de Río respaldada por cuatro helicópteros y 10 vehículos blindados, según el comunicado de la policía.

En un video publicado por Voz da Comunidade, un medio de comunicación comunitario centrado en las favelas de Río, se puede ver a los residentes pidiendo paz y agitando pañuelos blancos desde sus ventanas y terrazas.

Fuente: AP

CB