Ofrecen a Federico Silva una despedida triste y rebelde

El escultor, pintor y académico mexicano Federico Silva viajaría la noche del 29 de noviembre a la Ciudad de México para inaugurar la exposición retrospectiva que lleva su nombre, en el Palacio de Bellas Artes. Sin embargo, al sentirse mal, se quedó en su casa, en Tlaxcala, donde falleció. Su muerte no tiene relación con ninguna enfermedad, simplemente, a altas horas de la noche y sentado en su sillón dejó de respirar, feliz, tranquilo y orgulloso de su trabajo, “como mueren los sabios”, dijo Lucina Jiménez, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes. Artes y Letras (INBAL).

La fiesta de inauguración de la exposición “Federico Silva, lucha y fraternidad. El triunfo de la rebelión compuesta por 151 obras que recorren 80 años de creación a través de la pintura, el muralismo, la gráfica, los proyectos editoriales, la escultura, el arte cinético, la telefonía móvil y el arte digital, se convirtió en un homenaje póstumo, cuerpo presente; en una despedida rebelde.

La exposición, que permanecerá hasta marzo de 2023, recorre 4 núcleos: el primero, “Del realismo a la abstracción” (1945-1968) incluye obras relacionadas con la Escuela Mexicana de Pintura y el movimiento muralista; la segunda, “La subversión por la forma” (1968-1983) exhibe la obra de Silva en el arte cinético; el tercero, “Sculpting time, arrowing the light (1986–1998)” muestra su obra escultórica; y el cuarto, “Escritura reciente y ejercicios plásticos (2003-2022)”, trata de su práctica artística encaminada a la escritura.

La exposición “Federico Silva, lucha y fraternidad. El triunfo de la rebelión” está compuesto por 151 obras Foto: Especial

“Pensamos entrar con él, pero este acto es una rebelión consistente, en la vida y muerte de Federico Silva”, dijo la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto.

Y agregó: “Hoy todos tenemos muchas preguntas, pero la certeza es que hoy venimos aquí a celebrar la creación y el legado de Federico Silva, sin importar el avión que nos acompañe, vamos a ver obra nueva, hasta su última”. días iba creando”.

Lucina Jiménez declaró que la exposición es ahora «una herencia para su gente»

Lucina Jiménez, durante el recorrido de prensa, explicó que la exposición cuenta con tres obras ex profeso realizadas por federico silva para la exposición, dos esculturas de piedra denominadas “Lucha” y “Fraternidad”, y una escultura de plata que denominó “Lucha y Fraternidad”, esta última, un prototipo a escala. Ya, en su homenaje, la funcionaria indicó que la muestra ahora es “una herencia para su pueblo”.

Respecto al nombre de la muestra, el titular del INBAL afirmó que alude al pensamiento del escultor, quien estaba convencido de que “la lucha y la fraternidad” eran acciones capaces de provocar transformación y cambio, y estas, a su vez, orientan al hombre a encontrar un sentido humanista.

Quizás fue el comisario más importante de esta exposición.Cuando lo visitábamos en Tlaxcala, siempre tenía un tema ya trabajado, iba liderando el proceso y siempre nos decían por qué, el contexto político e histórico, nos compartía revistas y supervisaba todo de manera organizada. Esta exposición es un homenaje, pero también una celebración a su espíritu de creación y experimentación”, dijo Jiménez.

En el acto de duelo, al que asistieron familiares y amigos del creador, Luis Ignacio Sáinz, crítico de arte, indicó: «Fue un hombre que, sin mancillar ideológicamente sus piezas, manifestó un espíritu crítico y una vocación de encuentro, fue un tipo profundo que vamos a extrañar mucho porque, en estos tiempos peligrosos de la pandemia, hemos perdido a personas únicas que nos dieron rumbo, como Federico Silva”.

Por su parte, Enrique Villa, director general de la Museo de Escultura Contemporánea Federico Silva de San Luis PotosíAfirmó que el escultor fue un hombre generoso, cuya obra mantuvo siempre una línea de conducta política y social con un profundo amor por México.

“Siempre fue un hombre generoso, siempre con una línea de conducta y política social muy clara, con un profundo amor por México. Decidió entregar parte de su obra al pueblo de México para que sea resguardada en este museo que lleva su nombre, pero no lo creo en vano por sí mismo, decidió que fuera la casa de los escultores”, explicó.

federico silva nació el 16 de septiembre de 1923, fue amante del dibujo desde pequeño y cuando llegó a la etapa adulta se convirtió en un artista autodidacta. guiado por David Alfaro Siqueirosincursionó en el muralismo como su ayudante en la creación de nueva democracia (1945), mural que permanece en Bellas Artes.

Entre su obra escultórica más reconocida se encuentra «Fuente solar», obra que produce el arcoíris en Michoacán; «Alux de la Muerte», ubicado en el Plaza de las Tres Culturas; y “El principio”, mural que permanece en la cueva de Choix, en Sinaloa”; Mientras que a raíz de su reflexión sobre el papel del arte y del artista en la sociedad escribió los libros «Federico Silva», de 1997 y «La escultura y otros menesteres», de 1985, una autocrítica de su propia creación y los fines del art. .

SIGUE LEYENDO:

Los Moneros exponen Los Beatles y más en la exposición “Rock en el Senado de la República”

Se lanza “Mx Nuestro Cine”, canal de televisión abierta dedicado a la cinematografía mexicana

Xalbador García narra las glorias y miserias del fútbol mexicano

EMD

Continuar leyendo: Ofrecen a Federico Silva una despedida triste y rebelde