Ómicron silencia la llegada del 2022 en casi todo el mundo

Pero, al menos por el momento, el brote de la nueva variante no ha provocado el mismo nivel de hospitalizaciones y muertes que las anteriores, especialmente entre los que están vacunados, ofreciendo un rayo de esperanza para el 2022.

Nueva Zelanda fue uno de los primeros lugares en celebrar el año nuevo con un espectáculo de luces proyectadas de bajo perfil. sobre los lugares más emblemáticos de Auckland, como la Sky Tower y el Harbour Bridge, que reemplazó su tradicional espectáculo de fuegos artificiales. Aunque por el momento no se han registrado infecciones comunitarias de omicron, las autoridades optaron por no promover concentraciones masivas.

La vecina Australia siguió adelante con las celebraciones a pesar de una explosión de contagios. Se lanzaron algunos fuegos artificiales al comienzo de la noche para que los más pequeños pudieran ver parte de las celebraciones, el famoso espectáculo pirotécnico desde el Pier Bridge y la Ópera de Sydney.

Horas antes de que comenzara, las autoridades sanitarias informaron un récord de 32.000 nuevos casos, muchos de ellos en Sydney. Como consecuencia, se esperan menos asistentes que antes de la pandemia, cuando hasta un millón de personas llenaron el centro de la ciudad.

Debido a su ubicación en la línea de fecha internacional, los países de la región de Asia y el Pacífico se encuentran entre los primeros en recibir el año.

En Japón, el escritor Naoki Matsuzawa dijo que pasará los próximos días cocinando y repartiendo comida a los ancianos porque algunas tiendas estarán cerradas. Señaló que las vacunas han hecho que las personas estén menos ansiosas por la pandemia, a pesar de la nueva variante.

«Se ha instalado una insensibilidad y ya no estamos demasiado asustados», dijo Matsuzawa, que vive en Yokohama, al suroeste de Tokio. «Algunos de nosotros estamos empezando a dar por sentado que no nos sucederá».

Como muchos otros, Matsuzawa espera que la vida mejore en 2022: «Espero que se puedan levantar las restricciones».

Muchos japoneses celebrarán el año nuevo viajando para pasar tiempo con sus familias.. En la víspera de Año Nuevo, acudieron en masa a templos y santuarios, en su mayoría con máscaras. Algunos parecían ignorar el miedo al virus, cenando y bebiendo en el centro de Tokio y llenando tiendas para celebrar no solo las vacaciones, sino también una sensación de alivio por la reciente reducción de las restricciones al virus.

muro de los deseos de seúl 2021 .jpg

Un hombre deja una nota de papel con sus deseos para el año nuevo en el Templo Jogye en Seúl, Corea del Sur, el 31 de diciembre de 2021.

AP / Lee Jin-man

En Seúl, la capital de Corea del Sur, la ceremonia de toque de campana para dar la bienvenida al Año Nuevo se canceló por segundo año consecutivo debido al aumento de las infecciones. Las autoridades dijeron que un video pregrabado de la ceremonia de este año se transmitirá por televisión e internet. La cancelación del evento masivo el año pasado fue la primera desde que comenzó a celebrarse en 1953.

En India, millones de personas planeaban recibir el año en casa debido a los toques de queda y las restricciones que impedían las celebraciones en grandes ciudades como Nueva Delhi y Mumbai. Se han impuesto restricciones para evitar que los fiesteros vayan a restaurantes, hoteles, playas y bares debido a la incidencia de la nueva variante.

En Hong Kong, unas 3.000 personas estaban programadas para asistir a un concierto de Año Nuevo con celebridades locales, incluida la banda de chicos Mirror. El concierto será la primera Nochevieja que se realiza desde 2018, tras la cancelación de 2019 por disputas políticas y el año pasado por la pandemia.

En China, el gobierno de Shanghai canceló sus eventos, incluido un espectáculo de luces en el río Huangpu en el centro de la ciudad, que normalmente atrae a cientos de miles de espectadores. En Beijing, donde los templos más populares han estado cerrados o tienen acceso limitado desde mediados de diciembre, no había planes para celebraciones públicas. El gobierno ha pedido a la población que evite salir de la capital si es posible y exige pruebas a los viajeros que llegan de zonas con brotes.