Polémica por imputación de aborto ilegal luego que Facebook compartiera chats a la Justicia

Una joven y su madre fueron acusadas de cometer un aborto ilegal en Estados Unidos luego de que Facebook entregara sus chats privados a las autoridades como prueba, un caso que materializa los temores de los defensores de los derechos reproductivos sobre la vigilancia digital y sienta un alarmante precedente ahora que la interrupción voluntaria del embarazo (HE) depende de la legislación de cada estado.

La información surgió esta semana luego de que se publicaran los documentos de la investigación judicial y levantó una ola de indignación en las redes, donde el hashtag #BorrarFacebook (Eliminar Facebook) se volvió viral.

«Este caso es otro horrible presagio de lo que vendrá en el infierno de la era post-Roe en EE.UU.», dijo a Télam Sam Goldman, uno de los fundadores de la alianza Rise Up 4 Abortion Rights, en referencia a las consecuencias de la anulación en junio de la histórico fallo Roe vs. Wade de 1973, garante de la IVE durante casi medio siglo en el país.

“El problema planteado este caso es claro y siniestro: Estado y control patriarcal”, dijo la activista de este movimiento, inspirado en la marea verde latinoamericana.

Las autoridades del estado central de Nebraska, donde la IVE ha sido ilegal desde la semana 20, comenzaron a investigar el caso en abril después de recibir un aviso de que Celeste Burgess, de 17 años, había tenido un aborto espontáneo y había enterrado el feto con su madre sin informarle.

Al ser consultados sobre cuándo ocurrió el hecho, ambos dijeron en un primer momento que no lo recordaban, según el informe judicial.

Pero luego la joven proporcionó la fecha tras ver sus mensajes de Facebook, lo que llevó a las autoridades a solicitar un pedido para acceder a sus datos en la red social.

El caso del aborto


Facebook Messenger, el chat interno de la red social. AP Foto

Según los registros médicos, se determinó que Celeste estaba embarazada en ese momento. más de 23 semanas.

A principios de junio, la joven y su madre, de 41 años, fueron acusadas de un delito grave -el de sustracción, ocultamiento o abandono de un cuerpo- y de dos menores: encubrimiento de la muerte de otra persona y acusación falsa.

Días después, el juzgado aprobó la orden de pedir a Facebook todos los datos privados que tenía de las mujeres, algo que la firma aceptó.

Así, encontraron conversaciones en las que supuestamente hablaban de tomar pastillas abortivas: «Una pastilla para las hormonas y luego hay que esperar 24 horas para toma el segundoBurgess le dijo a su hija, quien le pidió a su madre que «quemara la evidencia cuando todo esté fuera».

A estos mensajes se sumó el testimonio de una amiga de la joven que aseguró haberla visto tomar la primera pastilla abortiva en abril.

Un mes después, gracias a estas pruebas, la Fiscalía acusó a la madre de otros dos delitos graves: realizar un aborto ilegal y hacerlo sin licencia médica.

ambos declararon «no culpable» de los cargos y está previsto un juicio con jurado para octubre, en el que Celeste -que ya cumplió 18 años- será juzgada como adulta.

Este caso resaltó las advertencias de activistas sobre cómo la información que las mujeres transmiten en la nube puede ser utilizada en su contra para criminalizar el aborto en EE. datos privados de los usuarios si así lo ordena la Justicia.

Expertos en la decisión de Facebook

WhatsApp protege los mensajes con cifrado de extremo a extremo.  Foto EFE
WhatsApp protege los mensajes con cifrado de extremo a extremo. Foto EFE

“En un país donde tantos estados ahora tienen leyes que prohíben casi por completo el aborto, es muy amenazante pensar que el afán persecutorio y criminalizador del Estado va a utilizar nuestra comunicaciones privadas contra nosotros», dijo a Télam Alejandra Cárdenas, directora de Estrategias Legales Globales del Centro de Derechos Reproductivos.

Según este abogado, «la sensación de un Estado leviatánico y castigador» limitará la necesidad de comunicar «aun cuando nuestra vida dependa de encontrar información sobre salud sexual y reproductiva en línea.

Alejandra Soto, directora de Comunicación y Medios Latinos de Planned Parenthood Federation of America (PPFA), también calificó esta noticia como «espantoso«.

«PPFA se opone firmemente a la criminalización del aborto autogestionado. Nadie debe temer ser arrestado o enfrentar acusación penal por el resultado de un embarazo”, dijo a Télam.

Facebook argumentó en su defensa que recibió la orden judicial antes de que la Corte Suprema anulara el derecho a la IVE y que no mencionaba «ningún aborto», sino «la supuesta quema y entierro ilegal de un bebé nacido muerto.

«Las órdenes iban acompañadas de órdenes de confidencialidad, lo que nos impedía compartir información sobre ellas. Esas órdenes ahora se han levantado», dijo el gigante tecnológico en un comunicado.

Pero si la empresa pudo proporcionar las conversaciones privadas, también fue porque, a diferencia de WhatsApp– Los mensajes de Facebook e Instagram no están cifrados de extremo a extremo de forma predeterminada y deben hacerlo los usuarios.

“Exijamos que Facebook implemente el cifrado de extremo a extremo de forma predeterminada en todos los mensajes privados. Es la única forma en que esta y otras plataformas en línea realmente protegen a los usuarios en el mundo posterior a Roe”, instó Fight for the Future en Twitter. , una organización de defensa de los derechos digitales.

Algo en lo que coincide el investigador del Conicet y especialista en medios y tecnología Martín Becerra, quien señaló que estas empresas también podrían mejorar la privacidad con “procesos claros de consentimiento informado para el uso de datos personales” y al permitir la “debido al proceso» en todas las decisiones que toman sobre el contenido subido, eliminado y etiquetado.

Sin embargo, Becerra fue más allá y sostuvo que, salvo que una orden judicial lo impida, las empresas «No deberían almacenar ese contenido».

En el pasado, la compañía impugnó una solicitud del gobierno para interceptar llamadas de Messenger y un juez falló a su favor.

Pero se trata más bien de algo excepcional, ya que Facebook dijo haber colaborado con la Justicia en el 88% de los casos. 59.996 solicitudes de datos realizados en el segundo semestre de 2021.

“Hay un problema cuando se usa el secreto médico como arma contra el dueño de la misma”, opinó Becerra y concluyó en diálogo con Télam: “Un recurso de la empresa habría protegido mejor a la madre y a la hija, y también habría significó una clara muestra de respeto a la privacidad de las comunicaciones personales».

Fuente: Télam – Por Marianela Mayer

JB

mira también