¿Por qué se enfrentan China y Taiwán? Claves de siete décadas de disputa

Las relaciones entre China y Taiwán, difíciles desde su separación de facto en 1949, son fuente de tensiones recurrentes entre Washington y Pekín, que se incrementaron con la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taipéi.

Minutos después de aterrizar en la isla, la alta funcionaria estadounidense, segunda en la línea de la Casa Blanca, dijo en Twitter que su visita “honra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de apoyar la vibrante democracia de Taiwán” y “no contradice las políticas mantenidas durante un mucho tiempo» por su país.

Para Beijing, esta visita, sin embargo, marca el cruce de una «línea roja» y la profundización de un conflicto en escalada.

Aquí, un repaso por las principales etapas de las relaciones entre la isla autónoma y China.

El canciller taiwanés, Joseph Wu, recibe a Nancy Pelosi este martes en Taipéi. Foto: EFE

La fundación de la República Popular

El 1 de octubre de 1949, el líder comunista Mao Tse Tung proclamó la fundación de la República Popular China en Beijing, luego de derrotar a los nacionalistas en la guerra civil de cuatro años que estalló después de la Segunda Guerra Mundial.

Las tropas nacionalistas del Kuomintang, dirigidas por Chiang Kai-shek (1887-1975), se retiran a Taiwán y el 7 de diciembre forman gobierno, al que consideran la continuación de la República de China fundada tras la caída del Imperio en 1911.

Los nacionalistas prohíben cualquier relación con China continental.

Diciembre vio el primero de una serie de intentos por parte del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) de apoderarse de los islotes de Quemoy y Matsu.

La alianza con Washington

Taiwán se convierte en aliado de Estados Unidos en 1950.luego en guerra contra China en Corea.

El 5 de octubre de 1971, China reemplazó a Taiwán en la ONU.

En 1979, Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Taiwán y reconoció a Beijing, pero el Congreso de los Estados Unidos continúa suministrando armas a Taiwán para su autodefensa.

El personal de seguridad chino hace guardia frente a la embajada de Estados Unidos en Beijing el martes.  Foto: AP

El personal de seguridad chino hace guardia frente a la embajada de Estados Unidos en Beijing el martes. Foto: AP

«Una China»

Estados Unidos y casi toda la comunidad internacional adoptan la política de «una sola China», que excluye las relaciones diplomáticas con la isla de gobierno nacionalista.

Sin embargo, Washington sigue siendo el principal aliado de Taiwán y su principal proveedor de equipamiento militar.

En 1987, Taiwán autorizó viajes a China continental para reuniones familiares, abriendo así el camino a los intercambios comerciales.

En 1991, Taipei deroga las disposiciones que establecían el estado de guerra con China.

Pero en 1995, China canceló las conversaciones de normalización para protestar por el viaje del presidente taiwanés, Lee Teng-hui, a Estados Unidos.

La isla de Taiwán es el foco del conflicto con China.  /AFP

La isla de Taiwán es el foco del conflicto con China. /AFP

misiles

En 1996, China lanzó misiles frente a la costa de Taiwán poco antes la primera elección presidencial por sufragio universal, el 23 de marzo en Taiwán.

El 14 de marzo de 2005, China adopta una ley contra la secesión que prevé medios «no pacíficos» si Taiwán declara su independencia.

En 2008, China y Taiwán reanudan el diálogo suspendido en 1995.

En 2010 firmaron un acuerdo marco de cooperación económica y cuatro años después establecieron un diálogo intergubernamental.

El 7 de noviembre de 2015 los presidentes chino y taiwanés se reúnen en Singapur, algo inédito desde la separación de 1949.

En 2016, Tsai Ing-wen, que surgió de un partido independentista, se convierte en presidenta de Taiwán.

En 2017, Donald Trump autoriza una importante venta de armas de Estados Unidos a Taiwán. Al año siguiente, Estados Unidos adopta una ley que fortalece sus relaciones con Taiwán.

Una videoconferencia entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el de China, Xi Jinping, el pasado noviembre.  Foto: REUTERS

Una videoconferencia entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el de China, Xi Jinping, el pasado noviembre. Foto: REUTERS

armas estadounidenses

En 2019, el presidente de China, Xi Jinping, afirma que no cejará en la recuperación de Taiwán y advierte a Washington del riesgo de «jugar con fuego» tras una nueva venta de armas a la isla.

En enero de 2020, Tsai Ing-wen, reelegida, afirma que Taiwán es «un país».

En octubre, Xi Jinping pide al ejército «Prepárate para la guerra».

El 12 de abril de 2021, aviones militares chinos penetran en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán (Adiz). Desde enero hasta principios de octubre, más de 600 aviones chinos fueron detectados en esa zona.

La postura de Joe Biden

El 22 de octubre, el presidente estadounidense, Joe Biden, afirma que su país está listo para defender militarmente a Taiwán en caso de un ataque chino.

El 27, China rechaza una propuesta de EE. UU. de otorgar a Taiwán una «participación significativa» en la ONU.

El presidente de Taiwán reconoce la presencia de tropas estadounidenses en territorio taiwanés.

El 28 de julio, Xi le dice a Biden por teléfono que no «juegue con fuego» y advierte de las «consecuencias» que tendría una visita de Pelosi a la isla.

Los días 1 y 2 de agosto, las tensiones se disparan. China advierte que Estados Unidos «pagará el precio» si el legislador pone un pie en Taiwán. La Casa Blanca insiste en que «tiene derechos de visita».

El 2 de agosto, Pelosi llega a Taiwán.

Fuente: AFP

CB