propone elevar la edad de 60 a 65 años

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, no quiere dilaciones. A sabiendas de que el tema le llevará el semestre y quizás más, su gobierno redoblará esfuerzos a partir de esta semana. para obtener el apoyo de más sectores para su proyecto de reforma de pensiones. En concreto, se espera que los cambios más importantes que se puedan realizar antes de enviar el proyecto al Parlamento, en una fecha aún no decidida.

El jefe de Estado presentó el documento el miércoles pasado a sus aliados en la coalición oficial. Este sábado, en un fuerte gesto político, Lacalle Pou visitó la sede del oponente Frente Amplio (FA) para entregar el borrador de la iniciativa a su dirección.

Su tarea básica es lograr el mayor consenso posible sobre una reforma profunda que es cuestión de Estado y que las modificaciones más importantes se realizan antes de su debate parlamentario.

El borrador de la reforma -que incluirá a todas las cajas de ahorros- eleva la edad mínima de jubilación a 65 años de sus 60 años actuales con una base de 35 años de cotización, aunque no cubre a todos los trabajadores: los trabajadores rurales y los trabajadores de la construcción tendrán una excepción, en función de los riesgos laborales, y su edad no aumentaría.

La edad de jubilación de las personas nacidas antes del 1 de abril de 1966 no cambiará y el nuevo sistema comenzará con los nacidos en 1967.

El presidente Luis Lacalle Pou con el líder del Frente Amplio, Fernando Pereira. Foto AFP

Problemas

Los servicios técnicos del Gobierno estimaron que los impactos más relevantes comenzarán a verse a partir de 2030, con el fin de mitigar el déficit del sistema que, hacia finales de 2021, Eran alrededor de $ 600 millones.

A su vez, el Ejecutivo estableció un plazo de 20 años para que todas las cajas de ahorros converger progresivamente hacia un Régimen Común de Jubilación diseñado sobre la base del “principio de igualdad”.

Según Rodoldo Saldain, presidente de la Comisión de Expertos en Seguridad Social que diseñó el proyecto, la idea es que el nuevo sistema «debe mantener la cobertura actual, mejorar su sostenibilidad y garantizar la equidad generacional”. Para Saldain, “el aumento de la edad de jubilación es inexorable en Uruguay”.

El problema es que, mientras baja la natalidad, aumenta la esperanza de vida de los uruguayos. Ambas tendencias provocan el envejecimiento de la población: “El único grupo que crece, tanto en términos relativos como absolutos, él es el más viejo”.

Si esto continúa, casi un tercio de la sociedad uruguaya tendrá más de 65 años en 2070el doble que hoy. Un desafío, un riesgo, un problema que compromete el actual sistema de seguridad social desde el punto de vista del gobierno.

Luis Lacalle Pou llevó su proyecto de reforma al Frente Amplio.  Foto AFP

Luis Lacalle Pou llevó su proyecto de reforma al Frente Amplio. Foto AFP

Reforma

Reforma entrará en vigor cinco años después aprobarse con un régimen de transición hacia los 65 años. De esta forma, si se aprueba este año, los nacidos en 1967 se jubilarán a los 61 en 2027. Los nacidos en 1968 se jubilarán a los 62 en 2029; los de 1969 a 63 en 2031; los de 1970 a 64 en 2033 y los de 1971 a 65 en 2035.

A su vez, el Ejecutivo estableció un plazo de 20 años para que todas las Cajas de Ahorros convergieran progresivamente hacia un Régimen de Jubilación Común para todos diseñado sobre la base del “principio de igualdad”. Actualmente existen varios vigentes: el BPS (industria, comercio, civil, rural, docentes), la Caja de Policía, el Servicio de Retiro Militar, el Notariado, los Profesionales Universitarios y el Banco.

Dentro de 20 años habrá un sistema de pensiones común a todas las cajas.

Este nuevo sistema común tendría dos componentes: uno en solidaridad (distribución, como era histórico hasta 1996) y otra capitalización ahorro individual (AFAP), para todos los sectores, que se aplicará a los nuevos trabajadores.

Se busca que todos los uruguayos tengan las mismas reglas independientemente de la “caja” a la que aporten, aunque reconociendo las diferencias que tengan un fundamento sólido y proporcional.

La reforma propuesta establece un beneficio universal para todas las personas mayores de 70 años que no puedan justificar una causa de retiro por falta de antecedentes laborales, aportes y años de trabajo, entre otros problemas.

El borrador del proyecto también propone un aumento global de las pensiones mínimas y que ninguna persona gane menos de lo que se proyecta ahora. “Los más vulnerables van a ganar bastante más de lo que ganan hoy y los de menores ingresos (los primeros cinco deciles de ingresos) tendrán un beneficio superior al actual”, fundamentará el Gobierno.

Lacalle Pou ha dicho que la reforma es «buena» y que la población entenderá la necesidad de aprobarla si se les explica correctamente la urgencia que tiene el país de encontrar una solución de esta naturaleza. Según una encuesta realizada por el Ejecutivo, El 70% de los uruguayos cree que se debe reformar el sistema de pensiones y muchos ven que es injusto.

El presidente también ha dicho que la reforma es necesaria porque lo que está en juego es el futuro de los “niños” de esta generación y que la oposición lo apoye porque los principales líderes ya expresaron la urgencia de modificar el sistema.

Una vez conocido el texto, el Gobierno intentará transmitir que la reforma amplía derechos y que trata de que no sea tan pesada la «mochila» que deberán cargar las futuras generaciones.

Fuente: AFP, EFE y Clarín

PB