Quién es Elizabeth Holmes y cómo engañó a todo Silicon Valley

El caso de la empresa estadounidense de biotecnología Theranos, de Elizabeth Holmes, sacudió a todo Silicon Valley hace más de una década. Declarado culpable este lunes en un tribunal de California, y a un paso de la cárcel, es uno de los fraudes tecnológicos más resonante de este siglo.

Holmes es un raro ejemplo en el mundo de los emprendedores tecnológicos, en una industria donde la inversión está plagada de promesas que no se materializan.


La ex promesa de Silicon Valley fundó Theranos a los 19 años. Afirmó que la compañía revolucionaría la industria de las pruebas de diagnóstico con máquinas que podrían ofrecer resultados rápidos con solo unas pocas gotas de sangre, un proyecto que atrajo a importantes inversores y la convirtió en multimillonaria a los 30 años.

Fue considerado la próxima figura en el mundo de la tecnología y recaudó millones de dólares de inversores que apostaron por su empresa. Sin embargo, su imperio colapsó cuando el diario El periodico de Wall Street publicó un informe que sostenía que sus máquinas no cumplían con la funcionalidad prometida y que el ejecutivo podría haber engañado a inversores y pacientes.

Deberías leer:   el satélite de Mar del Plata viaja a bordo de un cohete de SpaceX

Holmes colocó los logotipos de gigantes farmacéuticos como Pfizer y Schering-Plough en informes de Theranos que elogiaban la tecnología de su compañía para analizar análisis de sangre, y que eran luego se envía a los inversores.


Esto se hizo sin la autorización de esas empresas, lo cual fue pieza clave en los argumentos de la Fiscalía que sostuvo que ella intentó deliberadamente aumentar la credibilidad de Theranos para ganar apoyo económico.

Theranos atrajo a figuras prominentes como el magnate de los medios Rupert Murdoch, el exsecretario de Estado Henry Kissinger y el exsecretario de Defensa James Mattis.

La decisión del jurado

La prueba. Foto de Reuters

Su caso también trazó una línea divisoria entre innovación tecnológica y deshonestidad criminal.

El jurado pasó una semana analizando el caso y concluyó que Holmes era culpable de cuatro cargos de fraude, considerando que engañó a los inversores para que pusieran dinero en su ‘startup’, que prometía revolucionar los análisis de sangre con herramientas más rápidas y económicas que las utilizadas por laboratorios tradicionales.

Deberías leer:   ¿Alguien puede satisfacer el deseo de Amazon de furgonetas eléctricas?

Pero el panel de doce personas, que escuchó durante semanas los argumentos de la defensa y la fiscalía, así como pruebas complejas, eximió al ejecutivo de otros cuatro cargos y no logró llegar a un acuerdo. en relación con tres de los cargos que enfrentó.

Holmes, 37 años, enfrenta la posibilidad de pasar años en la cárcel. Ella permanecerá libre y la semana que viene habrá otra audiencia para fijar las condiciones de su fianza. No se definió la fecha de la audiencia en la que se fijará su sentencia, ni se pronunció cuando salió del juzgado.

Aunque todos estaban en la lista de testigos, la defensa solo convocó a Holmes, argumentando que ella creía en Theranos y trabajó duro en el proyecto, pero fracasó.

Holmes también culpó a su ex socio y ex novio Ramesh “Sunny” Balwani, un hombre de negocios durante casi veinte años. mayor que ella, que era su mano derecha en Theranos.

Hasta las lágrimas, el estadounidense aseguró al jurado que Balwani la maltrató y la obligó a tener relaciones sexuales, acusaciones que él refutó.

Deberías leer:   cómo descargar e instalar en tu PC

Balwani enfrentará otro juicio por su papel en Theranos, cuyos cargos rechaza.

El caso causó repercusiones en Estados Unidos, por colocar a una figura del mundo de la tecnología en el banquillo y por apuntar a la cultura ambiciosa de los emprendedores: no es común ver a emprendedores fallidos de Silicon Valley enfrentando cargos de fraude.

Uno de los clichés más repetidos en el mundo de las startups es “fingir hasta que lo consigas”, que apuntala la idea de que convencer a las personas de que inviertan grandes cantidades de dinero con la esperanza de que funcione. algún día lograrán el éxito prometido.