Altamira, la ciudad donde el tiempo se ralentiza

Los habitantes de Altamira establezca su configuración regional en «ciudad lenta”, Y las razones son varias. Por ejemplo, no hay comida rapida, pero platos de sartén que requieren horas de cocción y mucho después de horas. En las calles, malhumorados y hombres a caballo se mezclan con camionetas.

Otro: ir de compras va más allá de conseguir lo que necesita; Medio pasar tiempo con amigos en el barrio en cada almacén. Siguen vigentes las costumbres gauchas como las cabalgatas, hipódromos y caballos.

Altamira, en la fiesta de Mercedes, nació con la llegada del tren en 1908.

Tan cerca pero tan lejos. Altamira se encuentra a 100 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Turismo en la Provincia de Buenos Aires.

La recolección y producción de frutas y verduras fueron las principales actividades económicas de sus ciudadanos hasta que, a mediados de la década de 1950, la fábrica de Corinema generó una gran cantidad de puestos de trabajo.

En ese momento se respiraba prosperidad y la ciudad brillaba gracias a las carreteras y la industria.

Pero las esperanzas y las oportunidades laborales después de sesenta años de auge se han desvanecido. En 1977 Ferrocarriles Argentinos ordenó el cierre de la estación y el 18 de enero de 1994 Corinema cerró sus puertas dejando a 100 familias en la calle.

Entonces gente empezaron a migrar a las grandes ciudades y Altamira empezó a pasar desapercibida en el mapa cada vez.

De la Sociedad de Desarrollo local Se realizan diferentes actividades para que esta ciudad de 330 habitantes no siga encogiéndosey puede atraer a turistas interesados ​​en las costumbres argentinas todos los fines de semana.

Almacenes de campo

En un camino de tierra él está ¿Qué pasa con Puri?, una bolera rural, como la llama su dueño, Mario Pollero. Es un Edificio de 1930 que mantiene la misma fachada luego.

Lo de Puri es una típica bolera rural construida en 1930, que siempre ha estado en manos de la misma familia.

Lo de Puri es una típica bolera rural construida en 1930, que siempre ha estado en manos de la misma familia.

“Mi bisabuelo hizo esto y siempre ha estado en mi familia. Lo único que hice fue cambiar la barra y ponerle dos paños fijos ”, dice Mario.

Con paredes y pisos de ladrillo, mesas y sillas de madera, una vieja escala en el interior, con sus dos placas originales y pequeños pesos, y el viejo juego de tragamonedas, de martes a domingo, recibe a los “patrones para jugar con la manada y tomar unas copas”.

El menú declara bocados, empanadas, pizzas, sándwiches de bondiola y choripanes. Además, por supuesto, funciona como depósito, donde encuentras harina, azúcar, hierbas y todo lo necesario para la casa.

Para llegar a Altamira desde Buenos Aires, Acceso Oeste y Ruta 5 hasta justo antes de Mercedes.

Para llegar a Altamira desde Buenos Aires, Acceso Oeste y Ruta 5 hasta justo antes de Mercedes.

En diciembre, el municipio organizó la «Camino de naturaleza muerta“, Un evento que reunió a más de 300 personas solo en este galpón.

Sí, el «turismo gastronómico» es el principal atractivo del lugar, ya que hay varias tiendas similares a Lo de Puri que ofrecen comidas típicas y de vez en cuando organizan bailes y música tradicional.

El rizado Es uno más de los que componen esta ruta de sabores. El edificio, ubicado en una esquina y con ladrillos a la vista, tiene más de 100 años. Siempre funcionó como una tienda de abarrotes, tenía una carnicería, una barbería y una barraca de refrescos.

Lo de Curly, otro de los típicos clubs de campo de Altamira.  Foto: Facebook Lo de Curly.

Lo de Curly, otro de los típicos clubs de campo de Altamira. Foto: Facebook Lo de Curly.

El local está abierto de jueves a domingo, de 16 a 12 horas, y está a cargo de la familia Curly. Ofrece salami, queso, pizzas y empanadas, todo casero.

“Vienen familias, parejas, abuelos. Delante hay un cuadrado, entonces los padres vienen con los niños y los dejan jugar. El ambiente es relajado, como si estuvieras en casa. Mi hija de 8 años me ayuda y trae los cacahuetes a la mesa ”, dicen.

Otras opciones son La taba, con un estilo más restaurante, y Antigua casa de Sandoval, un bodegón, más reciente que los anteriores.

Producción local

La tercera generación de la familia López continúa con plantación y comercialización de melocotones, una de las principales actividades económicas del pueblo. El pionero fue Manuel Rosello, que llegó de Italia en 1900. Hasta entonces, el fuerte era la siembra de leguminosas.

Así luce el frutal floreciente de la familia López.

Así luce el frutal floreciente de la familia López.

En 1957, su hija, Raquel Rosello, se casó con Pedro López, quien también se dedicó a la comercialización de frutas. Desde entonces, no ha dejado de crecer e invertir en este sector en el que hoy es muy reconocido.

Ganaron premios en el Festival Nacional del Durazno por la calidad de sus productos y, con el tiempo, agregaron otras frutas, como cabello y ciruelas.

Además de la producción al por mayor, dulces y conservas. En 2018, ganaron el tercer premio de Caramelo del año. Los fines de semana, la familia se traslada al pueblo Tomás Jofré para vender lo que tiene.

Es posible conocer el bosque frutal, que es especialmente atractivo en verano y primavera, cuando se pueden ver los árboles en flor y en plena cosecha.

Para acudir es necesario avisar a los propietarios, Cristina y Perico, con antelación. Las reservas se realizan llamando al 02324-15586727 o al 02324-15460437.

Otras actividades

En Altamira, el antigua estación de tren, por eso la gente se instaló en el sitio, se convirtió en un símbolo turístico. Está abierto las 24 horas del día y exhibe artículos antiguos del ferrocarril de forma gratuita. Además, cuenta con una zona de acampada.

Alrededor de la carretera, árboles silvestres formaron túneles de 500 a 700 metros, por los que se puede caminar, contemplando una gran cantidad de plátanos. El pueblo tiene una plaza y una capilla tan nueva, Nossa Senhora de Fátima, que aún nadie estaba casado allí.

Altamira, fiesta Mercedes.  Foto: Turismo en la Provincia de Buenos Aires.

Altamira, fiesta Mercedes. Foto: Turismo en la Provincia de Buenos Aires.

La ciudad también alberga el hipódromo Luis L. Bandoni, inaugurado el 9 de noviembre de 1986. Pilotos como José Luis Odda, Luis Zuffo, Roberto Salomon, Luis María Gianaschi, Fabián Grosso, Javier Funcia y Sebastián Arenas, entre otros. , pasó por este circuito.

Cuando se podían realizar grandes eventos, Altamira tenía una agenda muy ocupada: se realizaban cuatro fiestas típicas. Entre el 25 de enero y el 5 de febrero es el Celebración de cumpleaños del pueblo. En marzo el proyecto está listo Peñón Rural de Altamira, que convoca a motociclistas de toda la región y donde tocan bandas musicales.

Otro evento reivindica las tradiciones criollas. Se canta folclore, hay puestos de artesanos, paseos en carruajes y concursos de habilidades de caballos y tambores.

La cuarta parte es una jineteada, que con el tiempo se dejó de lado debido a la polémica que generó esta actividad. El 28 de abril debía realizarse una cata de vinos, pero debido a nuevas restricciones por la pandemia, se suspendió. Tendremos que estar atentos si se reprograma.

Más información: https://www.buenosaires.tur.ar/

Noticia de Argentina