Diego Rodarte: En busca de la bestia

El artista comenzó con animales comunes como los perros, pero encontró otros seres al participar en «Bestiario», un proyecto de arte colaborativo, integrado por más de 70 monotipos y esculturas, generados desde el Taller de Monotipia y Experimentación Gráfica, guiado y dirigido por la artistas Carmen Parra y Emiliano Gironella

YS: Diego, ¿cómo surge la idea de crear un bestiario en tiempos de interpandemia?

DR: Tengo la sospecha furtiva de que fue una repercusión del encierro por la pandemia, de esta rabia, de esta bestialidad que experimentamos gran parte de nosotros estando encerrados. En algún momento me sentí como una fiera encerrada. Quizás también sea una especie de proceso autobiográfico, irónicamente los cuatro, quizás, somos mitad bestias después de todo. Siento que este período posterior a la pandemia fue un punto de inflexión e incluso fue un trampolín para el proyecto.

YS: ¿Cómo relacionarías esta serie con el cuerpo de tu obra?

DR: Ya conocía a Filo Naxin, pero nunca había trabajado con él. Tengo una relación directa con Demián Flores y, en esta ocasión, conocí a Emiliano Gironella. Era como una consecuencia de la amistad, cuando menos nos dábamos cuenta ya estábamos manchando placas entre los cuatro.

YS: ¿Puedes contarme cómo ha sido para ti trabajar en un grupo?

DR: Creo que una de las cosas que más me ha sorprendido de este proyecto es la comunidad, la interactividad entre nosotros. Los cuatro somos muy diferentes, lo que nos une, quizás, sean esas diferencias. Creo que las piezas son consecuencia de esa sinergia que se siente en el estudio cuando estamos trabajando con los impresores.

YS: ¿Cómo elegiste los animales que pintas en estas obras?

DR: En mi caso fue un proceso evolutivo. Empecé con animales muy comunes, cotidianos, con perros. Y luego la obra mutó para mostrar bestias de tres cabezas y, más tarde, con patas de avestruz. Interactuar con mis compañeros me dio la oportunidad de salirme de los temas clásicos y experimentar más.

YS: ¿Normalmente pintas animales?

DR: No, al contrario, es raro que pinte animales. Pasé de algo muy figurativo, hacia la bestia. Empecé a alejarme cada vez más de la imagen realista y la fui distorsionando. Empecé a dibujar más de memoria y de imaginación.

YS: En tu trabajo, ¿fusionas figuras de animales con las de estructuras arquitectónicas?

DR: Trato de representar lo que nos gobierna, la emoción y la razón. En realidad, la bestialidad siempre ha estado ligada a la emoción y la arquitectura a la racionalidad; Son los hemisferios derecho e izquierdo. Me interesa más una postura, una educación que consiste en pensar en los demás que una postura refinada, me parece mucho más consistente. Y, después de ver lo que le pasa a mi entorno, me cuestiono quién es la bestia y quién el educado.

POR YUNUÉN SARIEGO

MAAZ

Continuar leyendo: Diego Rodarte: En busca de la bestia