En Bienvenidos llegaron al peak hasta maquillándose solos



Pese a que el único animador de Bienvenidos que está actualmente en pantalla es Amaro Gomez-Pablo, los muchachos del matinal ayer lograron un combo en el rating como hace mucho que no pasaba.

Con un programa especial, entre las 09:00 y las 13:30 horas, ayer el espacio alcanzó un rating on line de 10,1 puntos, mientras que tuvo varios peaks de 14 unidades. En el mismo bloque, TVN marcó 5,7 puntos, Mega 6,7, Chilevisión 6,9 y La Red 1,2 unidades.

Para lograr esto han tenido que sortear “las de Quico y Caco”, incluso con el teletrabajo de Tonka Tomicic y Polo Ramírez, quienes debieron aprender cómo instalar en sus casas los equipos para poder transmitir. “Lo más difícil creo, y aunque ya le hemos tomado el pulso, es lograr esa fluidez que se necesita en pantalla, que no queden esos espacios muerto”, cuenta Amaro antes de almorzar a eso de las cuatro de la tarde.

“Para coordinarnos tenemos algunas señales como levantar la mano, o algo que de un aviso, y además pedimos ayuda en el switch para que nos ayuden con los pases”, agregó el eterno Ken de Barbie.

En cuanto a Tonka, que también ha sido un poquito plancha de campo al principio, contó cómo fue el procesopara transmitir a la distancia sin quedarse pegada. “Me enseñaron en el canal a ocupar la mochila, a conectarse al canal, y toda la cantidad de cables a conectar. Grabé un video donde me dieron un curso express para entender y no embarrarla. Y bueno, todo se veía mucho más fácil en el video que cuando lo tuve que hacer yo, pero con paciencia y práctica no hay problema. Ahora no me demoro nada en instalar las luces, el internet, el retorno con la antena, etcétera, etcétera”, aseguró la ahora computina ex Miss Chile.

Y lo mismo le pasó al Polo. “Tuve que aprender a usar el equipo de transmisión, saber ubicar bien la cámara, iluminar y hasta maquillarme yo mismo. Uno tiene que estar pendiente de hartas cosas al mismo tiempo: no sólo del contenido, sino también de las cosas operativas, desde cambiar las pilas del micrófono hasta asegurarse de que estás saliendo al aire”.

La rutina

Para Amaro la cosa es distinta, pues aunque no se tiene que enchufar solo, pasa por distintos niveles de seguridad antes de comenzar el programa todos los días. “Yo llego en mi moto, y lo primero que tengo que hacer en la entrada del canal es tomarme la temperatura, esto lo hace una persona de la Cruz Roja que te pistolea, y si no tengo fiebre ni nada, puedo pasar”. Pero los cowboys de la fiebre no terminan ahí. “Pasadas las dos horas de programa, me pistolean de nuevo para saber si sigue todo ok”, aseguró al diario de todos.

En cuanto a lo que es la interacción con Tonka, el otro rubio natural asegura que esos besos locos que se mandan “no valen, porque son virtuales”. Pero sin lugar a dudas le falta el estar con su equipo en el set. “El tema físico, aparte del afecto, importa. Lo difícil del teletrabajo es que hay atropellos, hasta que se aprende a manejar mejor los tiempos”, finalizó.